Tag Archive for Teatro Argentino

Huellas de Mariposa lleva un drama real al escenario del CCP

Huellas de Mariposa

El grupo argentino presenta una obra tan estremecedora como fundamental l Foto: Teatro Abismo

Desde Argentina, llega el Teatro Abismo, con una obra de creación colectiva realizada en colaboración con el Teatro de Los Andes, de Bolivia. Una historia dura, basada en hechos reales, que será contada este 12 y 13 de diciembre en el Plurinacional Santa Cruz.  

Read more

Share

Mariposario e Hijo del Campo: las nuevas obras de Martín Marcou

Mariposario, de Martín Marcou

Mariposario es uno de los espectáculos presentados este mes l Arte: Vanina Moreno

Los más recientes montajes del director argentino Martín Marcou están en cartelera en los meses de agosto y septiembre en Buenos Aires. Mientras Mariposario se presenta en el Kafka, Hijo del Campo se estrena en el Espacio Tole Tole.

Read more

Share

Matemurga celebra 14 años con el estreno de Herido Barrio

Herido Barrio, de Matemurga

La compañía de Villa Crespo presenta una obra con 60 actores en escena l Foto: Prensópolis

¿Qué nos pasó? ¿Qué cosas laten detrás de una puerta de una casa abandonada que de pronto cruje y nos trae a la memoria aquello que fuimos alguna vez? “Hay una herida”, decimos, y es de todos. 

Este sábado se estrena en Buenos Aires el nuevo espectáculo del grupo de teatro comunitario Matemurga de Villa Crespo. Con la participación de 60 vecinos actores en escena, Herido Barrio se presenta en una función con entrada libre y a la gorra (es decir, cada espectador aporta lo que quiere).

Declarado de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, el espectáculo marca el inicio de los festejos por los 14 años de actividad de Matemurga, compañía nacida el 2002 y que anteriormente realizó las obras La Caravana (2004) y Zumba La Risa (2009), siempre apostando a la participación colectiva. “El teatro comunitario es teatro de vecinos para vecinos”, explica Edith Scher, directora del montaje.

Este tipo de teatro existe en muchos países, pero en Argentina se ha convertido en un fenómeno especial, razón por la cual es estudiado por investigadores de todo el mundo; y es que la síntesis de los diversos y valiosos aportes colectivos genera una propuesta única para el público. “Buscamos una poética, generamos emociones, queremos hacer una producción de calidad”, enfatiza Scher.

La directora, que además de su labor artística es periodista, ha sido crítica de Alternativa Teatral y actualmente es colaboradora de la revista Picadero. El espectáculo se estrena este 19 de marzo a las 20:00 en la puerta de su espacio de ensayo, La Matería (Tres Arroyos, 555). En caso de lluvia, la presentación se transfiere al día siguiente, en el mismo lugar y horario.

Más información de Matemurga: Sitio web l Facebook l Twitter

Edith ScherEdith Scher l Directora
“El teatro comunitario abreva en la
memoria y la identidad”

ALDEA CULTURAL. Cuéntanos sobre el espectáculo que presentan este fin de semana.

EDITH SCHER. Un barrio sueña (¿delira?). Una casa abandonada de Villa Crespo cruje y suena. Algunos dicen que el antiguo habitante de ese viejo caserón ha regresado. Hipótesis sobre su misteriosa partida, anhelos, odios y amores resucitan. Mientras tanto, los recuerdos, fantasmas que habitan la calle y la historia de ese barrio irrumpen por las esquinas, por las veredas. Un poco sin saber cómo, los vecinos se embarcan en la preparación de una cena en su honor. “¿Vendrá?”, se preguntan. “¿Volvió?”. Herido Barrio hace resonar aquello que está lastimado y no cicatrizó. “Hay una herida social —decimos—: la de los vínculos perdidos, la del deseo de estar en la vereda, de habitar las baldosas, de reconocerse en otros”. De eso habla el espectáculo. Puede parecer inocente, pero creemos que en una ciudad en la que se naturaliza el hecho de encerrarse bajo cuatro llaves para ver televisión, en la que el vecino es visto como potencial enemigo de los intereses individuales, en el que cortar una calle para hacer una cena es considerado por muchos como una osadía inadmisible, hablar de esto es profundamente político.

ALDEA CULTURAL. ¿Por qué el teatro comunitario? Más allá de lo obvio, ¿cuál es el diferencial de este tipo de montajes, con relación a las puestas más convencionales?

EDITH SCHER. Llamamos teatro comunitario al teatro de vecinos para vecinos. No es un teatro de actores. Sin embargo buscamos una poética, generamos emociones, queremos hacer una producción de calidad. El teatro comunitario se define por quienes lo integran, esto es, una porción de comunidad habitada por toda la heterogeneidad que ella contiene, tanto en lo que hace a las  ocupaciones, como en  lo que atañe a las elecciones religiosas, sexuales o partidarias. El grupo incluye personas de todas las edades. La diferencia con otros montajes radica, en principio, allí mismo: no es igual trabajar con actores que con ‘vecinos actores’. Por otra parte, dada la cantidad de integrantes (en nuestro grupo somos 60), dada la filiación con géneros como la tragedia o la comedia, el circo, la murga, el sainete, la zarzuela, la opereta y otros, se trata de un teatro más bien épico y coral que habla de y desde un ‘nosotros’. El teatro comunitario abreva en la memoria y la identidad, y se construye sobre la base de aportes colectivos, aunque luego haya una necesaria síntesis poética del material. No tiene protagonistas y no es íntimo. Está construido para ser puesto en escena en un patio de escuela, en la calle, en una plaza, en un galpón, en un club. A veces se presenta en salas pero siempre es de grandes dimensiones y desmesurado.

Share

Te Estaba Esperando: una mirada sobre el tema trans en la infancia

Te Estaba Esperando, de Martín Marcou

La obra se presenta todos los viernes en El Camarín de las Musas l Foto: Duche & Zárate

.

A kilómetros de una ciudad, en la zona rural, vive El Nene junto a una familia disfuncional, compuesta por el padre ausente, una madrastra exigente y la media hermana con síndrome de Peter Pan. Esa es la nueva historia que el director argentino Martín Marcou lleva al escenario de El Camarín de las Musas todos los viernes por la noche.

Una tragedia es el punto de partida de la obra, que aborda el tema trans en la infancia, el miedo a lo distinto y a lo que no es ‘convencional’: la nana que hace años los cuidaba acaba de morir en un accidente. Es necesario sustituirla, pero el remplazo traerá consecuencias para los personajes, interpretados por Sofía Bertolotto, Eugenia Iturbe, Silvia Trawier y A. Zedy.

Te Estaba Esperando, de Martín MarcouEl texto, finalista del Proyecto 34°S y recientemente publicado en Sudáfrica, fue escrito por Marcou, autor y director de diferentes montajes, como Antes de Ayer Me Dijo Te Amo y Hombres en Celo. El éxito de la puesta, que viene llenando la sala en todas sus funciones, demuestra la conexión que logra el director con su público, apostando siempre por representar la diversidad sexual en escena. “Pienso seguir indagando estas temáticas; me parece, además de necesario, apasionante”, afirma (ver abajo).

De esta vez, el director deja por un momento el ambiente urbano y se adentra en lo rural, donde considera que existen diferentes códigos y maneras de abordar la cuestión. “La obra está ubicada en este marco porque de alguna manera es mi referencia inmediata, los espacios donde habité de niño y adolescente y hay una decisión deliberada de poetizar estos lugares”, explica.

Las presentaciones de Te Estaba Esperando se realizan todos los viernes, a las 23:00 en El Camarín de las Musas (C. Mario Bravo, 960, Buenos Aires). Las entradas para la obra, cuya duración es de 60 minutos, tienen un costo de $160 (general) y $120 (jubilados) y pueden ser reservadas en esta dirección.

Martín MarcouMartín Marcou l Director
“Lo rural tiene su propia forma de entender la diversidad sexual”

ALDEA CULTURAL. La obra está ambientada en la zona rural, a diferencia de otros trabajos tuyos. ¿Le da esto una particularidad diferente a la historia, tomando en cuenta la temática trans?

MARTÍN MARCOU. En 2007 estrené un espectáculo que se llamaba Rancho Blanco, que ocurría en un pueblo diminuto en una zona rural. Te Estaba Esperando ocurre en una estancia que queda a kilómetros de ese pueblo. Tu pregunta me hizo unir ambos trabajos y encontrar un punto de conexión muy fuerte y claro. Pasaron nueve años de esa obra que estaba ambientada en ese contexto y vuelvo al mismo lugar. Soy yo y mi historia que me persigue o yo la persigo a ella y no la dejo tranquila. Te Estaba Esperando ocurre en la cocina de esa estancia y por esas cosas causales de la vida, la sala donde montamos la pieza tiene el mismo piso de aquella cocina de estancia que me inspiró para escribir el texto. De nuevo hay madres, hermanas, empleadas y niños que están construyendo su identidad sexual. La obra está ubicada en este marco porque de alguna manera es mi referencia inmediata, los espacios donde habité de niño y adolescente y hay una decisión deliberada de poetizar estos lugares. Lo rural tiene su propia forma de entender la diversidad sexual y sus formas de expresarse, hay códigos que se arman y modos de mirar y abordar la cuestión que son únicos y muy distintos a los de ciudad. Tengo una amiga que se reasignó el sexo en el 2013, vive en Santa Cruz, en un pueblo pequeño que aún está alejado de todo y recibía sus hormonas por correo. Fue a hacer su rectificación de DNI después de la Ley de Identidad de Género y no sabían cómo atenderla, no tenían herramientas para poder abordar un trámite tan sencillo y habitual en cualquier ciudad un poco más grande. La obra intenta rescatar esas luchas que se dan en la lejanía, no solo se pelea contra la inclemencia del tiempo, las distancias y la soledad, sino que además los prejuicios como en cualquier otro lugar están a la orden del día. El miedo a lo diferente, a lo que no se le puede poner nombre es algo universal.

Te Estaba Esperando, de Martín MarcouALDEA CULTURAL. El espectáculo es un éxito de público. ¿Cómo notas la recepción de los espectadores, sobre todo considerando que la diversidad que muestras siempre en tus montajes también ocurre en butacas, con un público que puede ser tanto hétero como LGBTTT?

MARTÍN MARCOU. Nunca soy muy consciente de eso. Las temáticas LGBTTTIQ se fueron instalando de un modo bastante natural de un tiempo a esta parte. Yo creo, y espero que sea así, que la gente cuando se encuentra con un personaje que representa una expresión de alguna minoría sexual, lo que quiere es saber cómo está mostrado, cómo lo contás, qué dice ese personaje y qué le pasa. Los estereotipos pasaron a ser denostados, creo que incluso incomoda mostrar a la diversidad sexual como una rareza a esta altura del partido. Eso no significa que no haya algunos dramaturgos y directores que insistan con formas de representación pre-gay en términos del escritor francés Frederic Martel (autor del libro “Global Gay”). Creo que mis personajes están introducidos en las historias de un modo hermoso y natural y esa siempre ha sido mi gran apuesta para con la visibilidad. Los modos de representación de la Diversidad Sexual en el teatro son un tema que siempre me ha inquietado. Pienso seguir indagando estas temáticas; me parece, además de necesario, apasionante.

Share

Con Fuerza Bruta se vive el teatro de otra manera

Fuerza Bruta

El montaje ya fue visto por más de 3 millones de personas l Foto: Fuerza Bruta

La periodista Verónica Terán cuenta la experiencia y sus sensaciones al disfrutar de este monumental espectáculo en Buenos Aires. 

Asistir al espectáculo Fuerza Bruta es tener la oportunidad de disfrutar el teatro de otra manera, olvidarse de la idea de sentarse en una silla y ser solamente un espectador. Es algo que para esta compañía quedó en el olvido: con Fuerza Bruta eres parte del espectáculo, te mueves cuando sus actores se movilizan, aplaudes, gritas y sobre todo vibras con cada sensación que sus actores te transmiten.

¿De qué se trata Fuerza Bruta? Eso es algo que cada persona que mire esta espectáculo argentino, presentado en más de cincuenta ciudades del mundo, podrá decirlo. A mí me llenó de energía, mientras el techo lleno de agua descendía sobre mi cabeza. En él, cuatro mujeres bailaban y vibraban sobre el agua; me recordó la maravillosa sensación de nadar y sumergirte en un mundo único.

Cada momento de esta puesta en escena es diferente, pero sobre todo interactivo. Vas moviéndote en el predio mientras miras como sus paredes cambian y se transforman en papel celofán, y observas cómo los actores bailan sobre este atados de arneses. O tienes la oportunidad de emocionarte cuando uno de los actores muere y regresa a la vida y corre. ¿Por qué? Tal vez solo él lo sabe, o porque así es la vida, sentarse, descansar y volver a correr, porque es una vorágine de sensaciones.

Eso es lo que hace Fuerza Bruta con el espectador, llenarlo de emociones, propias y compartidas en las que vibras desde lo más profundo de tu ser, acompañado por el repique de los tambores, el agua que cae desde diferentes espacios y sobre todo por la conexión que se lleva a cabo con las personas que, como tú, están maravilladas siendo parte de una experiencia nunca antes vista.

Los números de Fuerza Bruta. El espectáculo visitó 50 ciudades de todo el mundo, con más de 5.000 funciones desde su debut en 2005 y más de 3 millones de espectadores. Desde su estreno, 820.000 personas han visto el espectáculo en Nueva York, 500.000 en Buenos Aires, 200.000 en Londres, 100.000 en México, 90.000 en Taipéi, 90.000 en Beijing, 55.000 en Tel Aviv, 50.000 en São Paulo y 40.000 en Miami.

Share

Compañía Rueda Mágica presenta su versión para el clásico de Cenicienta

La famosa historia gana un nuevo montaje a cargo de jóvenes actores l Foto: Difusión

 

La compañía Rueda Mágica, especializada en espectáculos para los niños y que anteriormente ha llevado al público obras como Hansel y Gretel: La Gran Aventura, Campanita: La Magia de Las Hadas y La Bella Durmiente y El Ladrón, vuelve al escenario bonaerense con el montaje de El Zapatito Olvidado: La Historia de Cenicienta, una nueva versión para el famoso clásico infantil.

En este montaje, interviene una serie de disparatados personajes, como un rey muy caprichoso, un sirviente atolondrado y unas hermanastras bastante malhumoradas, además de la protagonista de la historia, Cenicienta. En la trama, esta es obligada por sus hermanastras a encargarse de los quehaceres domésticos. Sin embargo, cansados de los maltratos, sus amigos, los ratoncitos Till y Rill, le regalan un par de humildes zapatos para que ella pueda salir a jugar sin depender de nadie.

La narración da un giro inesperado cuando, un día, mientras arreglaba su jardín, Cenicienta conoce a un muchacho que resulta ser el príncipe. El encuentro se convierte en el punto de partida de una historia de amor en que la bondad, el coraje y la búsqueda de justicia serán los protagonistas. A partir de ese entonces, la vida de la joven cambiará para siempre.

El montaje está lleno de diversión, enredos, juegos, música y baile, además de combinar elementos del clown y de la comedia musical. Sobre el escenario, actúan Barbara Lloves Millan, Emiliano Ramos, Nicolas Pasquette, Mariana Guazzelli, Laura Boschi, Antonella De Laurentis y Leandro Montgomery.

La dirección de la obra, cuya duración es de 75 minutos, está a cargo de Montgomery, mientras que la música original es Federico Vanagas y la escenografía de Magalí Luraschi y Sabrina Fernández, con vestuario de Gustavo Alderete, Natalia González e Ivana Perelmuter. Las presentaciones se llevan a cabo los domingos, a las 17:00, en Liberarte (Avenida Corrientes, 1555). Las reservas pueden ser realizadas a través del e-mail de la compañía.

Share