Tag Archive for Sucre

Cintas de diversos países fueron premiadas en el Festival de Sucre

La Vida en Espera, de Iara Lee

La Vida en Espera muestra la lucha del pueblo saharaui por su territorio l Foto: Difusión

.

Concluyó el último fin de semana en Sucre (Bolivia) la undécima edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, realizada del 17 al 23 de agosto en las salas del cine SAS, Musef, Teatro 3 de Febrero, Alianza Francesa y Casa Capellánica. A lo largo de una semana, el público local pudo ver 69 películas de 25 países y también elegir a sus cintas preferidas.

En la lectura del acta, el jurado, integrado por figuras como Alfonso Gumucio (Bolivia), María Elena Benites (Perú) y Benjamín Ávila (Argentina), entre otros, expresó su deseo de que las instituciones públicas y privadas sigan apoyando el festival. Asimismo, valoraron la importancia del evento, augurándole larga vida y cada vez más público.

Traigo Conmigo, de Tata AmaralTraigo Conmigo (Trago Comigo, en su título original), de la directora brasileña Tata Amaral, ganó el premio Pukañawi al mejor largometraje en competencia. De acuerdo con el jurado, la película utiliza una “representación teatral inteligentemente articulada con testimonios reales” en que “se logra reflexionar y visibilizar el periodo de dictadura militar en Brasil y su secuela de olvido”.

Aún en la categoría de largometrajes, se decidió otorgar tres menciones especiales. La tercera mención fue para la sudafricana Miners Shot Down – Mineros Derribados, del director Rehad Desai; la segunda para Los Años de Fierro, del mexicano Santiago Esteinou; y la primera para El Patrón, Radiografía de un Crimen, del argentino Sebastián Schindel.

Entre los mediometrajes, La Vida en Espera: el referéndum y la resistencia en Sahara Occidental (Estados Unidos/Sahara Occidental), de la documentalista y activista brasileña Iara Lee, ganó el Pukañawi, “porque muestra con eficacia y compromiso la lucha del pueblo saharaui por recuperar los territorios de su nación ocupados por la fuerza militar de Marruecos”. La mención especial en este apartado se quedó con Aún Tibet, del español Miguel Ángel Cano.

Jambo Amani?, de Unai AranzadiTambién la sección de cortometrajes tuvo un premio y una mención especial. El primero cupo al film español Jambo Amani?, de Unai Aranzadi, del cual se destacó el montaje, el sonido y la fotografía, para representar “el esfuerzo de un grupo de ex combatientes de las milicias del Congo por vivir en paz y buscar un mejor futuro”; la otra distinción se quedó con el documental boliviano La Vida es Mucho Más, de Frairiver Carbajal y Jhaqueline Dávalos, que refleja la vida de un joven alteño.

Finalmente, y de manera inusual, la votación por el Premio del Público quedó empatada, de tal suerte que este fue dividido entre dos films españoles: La Lucha Continúa, de Raúl de la Fuente, que aborda la problemática del sistema público de salud en Mozambique; y El Poder de la Música, Más Allá de Mozart, primer documental del realizador Joan Montón.

Organizado desde hace más de una década por el Centro de Gestión Cultural Pukañawi, bajo la dirección de Humberto Mancilla, el festival es un evento consolidado de exhibición y difusión de valiosas películas de todo el mundo. Asimismo, es también un importante espacio de formación con sus talleres y la construcción de la Cineteca y de la Escuela de Cine Documental, cuyos edificios serán erigidos en la ciudad boliviana.

Share

Corporalia se presenta con tres espectáculos en el FIC 2013

La Caja Secreta es la obra que se presentará hoy en el festival l Foto: Fundarte

.

La Compañía de Danza Contemporánea Corporalia ha llegado a Sucre proveniente de Santa Cruz de la Sierra, para realizar tres presentaciones en el Festival Internacional de la Cultura. La primera de ellas fue llevada a cabo anoche en el Teatro Gran Mariscal, mientras hoy la agrupación exhibe su arte en la plaza principal y, mañana, en el Teatro al Aire Libre.

El primero de los espectáculos presentado por la compañía cruceña ha sido Rupturas, 4 Formas de Tomar el Té, en la cual los bailarines jugaron con las imágenes y abordaron los condicionamientos sociales a los que se someten los hombres. Con sarcasmo, mostraron diferentes modos de tomar el té, actividad que hoy es considerada femenina pero que en sus orígenes nació como una manera de interacción masculina.

La Caja Secreta es una obra de danza contemporánea en la cual el humor da las cartas y que cuenta cómo lograr un acuerdo entre los intérpretes y el público para conseguir una buena convivencia en el mismo espacio. El espectáculo, que podrá ser visto hoy en la Plaza 25 de Mayo a partir del mediodía, es apto para el público infantil y adolescente, aunque puede ser apreciado por gente de todas las edades. c

Finalmente, este viernes, en el Teatro al Aire Libre (desde las 20:00), será el turno de que los espectadores sucrenses vean Fragmentos. Esta obra habla de la vida de los bailarines: sus falencias, la competitividad, el compañerismo, el apoyo y cómo son también un reflejo de la sociedad de la cual forman parte, con los parámetros de belleza física e intelectual. Además, el espectáculo es una suerte de compilación de las piezas más destacadas de la compañía hasta hoy.

Corporalia es una agrupación joven, a cargo de la Fundación de Fomento a las Artes (Fundarte), y que inició su labor en febrero de 2012. Sin embargo, la compañía ya cuenta con reconocimientos pese a su aún corto periodo de vida, ya que en marzo fue galardonada con el Premio Eduardo Abaroa, otorgado por el Ministerio de Cultura de Bolivia.

De acuerdo con María Yovanna Farell, responsable de Comunicación de Fundarte, Corporalia llegó a Sucre con cinco jóvenes y experimentados bailarines, los cuales se presentan bajo la dirección de Miguel Marín, un artista sucrense que radica hace una década en Santa Cruz. Se trata de la única compañía de danza cruceña que es parte del FIC 2013.

Share

Sucre vive una nueva versión del Festival Internacional de la Cultura

Molotov llegará a Sucre para la noche dedicada al rock l Foto: Notigape

.

Una nueva versión del Festival Internacional de la Cultura (FIC 2013) se llevará a cabo desde hoy en Sucre (Bolivia), cuando diferentes agrupaciones tomen la Plaza 25 de Mayo para presentarse en el Encuentro Nacional de Mega Danza, que dará inicio a una serie de actividades en áreas como el cine, el teatro, la literatura, la música y las artes plásticas, a lo largo de tres semanas.

Además del encuentro de esta noche, que se prolongará por tres días (ver toda la programación), el festival prevé otros eventos de danza, como la presentación de la Escuela de Danza y del Ballet Universitario, a cargo de Marina Prudencio, y también del Ballet Oficial de Bolivia, con la participación especial de invitados nacionales e internacionales. Asimismo, Corporalia y el Teatro Colón de Danza exhibirán su arte junto a bailarines del Teatro Argentino La Plata.

En literatura, se llevará a cabo el lanzamiento del Concurso Sucre en Micro y de un fondo editorial, además de la presentación del libro “1813, Belgrano en el Alto Perú”. También las artes plásticas harán parte del programa, con actividades que realizarán de la mano de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos (ABAP) y de profesionales como Babi Ossio, Roberto Mamani Mamani y Fernando Suárez. En otro apartado, el Festival Nacional del Humor promete concitar la atención del público, con la participación del Pocholo y su Marida, Taquipayas y Jenny Serrano.

A su vez, el cine estará representado por una buena selección de largometrajes bolivianos, de tres diferentes directores. Así, de Paolo Agazzi se presentarán las cintas Mi Socio y Sena Quina, mientras que de Marcos Loayza se exhibirán Cuestión de Fe y Las Bellas Durmientes. Otro realizador cuyas películas podrán ser vistas en Sucre es Juan Carlos Valdivia, ya que American Visa y Zona Sur se proyectarán, al igual que las demás, en la pantalla del ex Cine Libertad. Además, Tabú (Portugal), premiada en Berlín, y Las Malas Intenciones (Perú), ganadora del Fenavid 2012, harán parte de la cartelera del festival.

Por su parte, la programación de teatro es una de las más nutridas de esta edición del FIC 2013. Se destaca el Circo del Sol, de Claudio Carneiro, que no solo subirá a tablas para el show Carneiro in Concert, sino que también estará a cargo de workshop de clown. Otro plato fuerte del festival será la puesta en escena de Romeo y Julieta, de Kíkinteatro, bajo la dirección de Diego Aramburo, que adaptó la obra de Shakespeare para este montaje en el cual actúa al lado de Camila Rocha.

Sin embargo, la grilla del FIC no quedaría completa sin las atracciones musicales. La Noche de Música Hecha en Bolivia presentará a Horizontes, Los Masis y Savia Andina, mientras que la Noche Internacional de la Cumbia llevará a Posdata, PK-2 y Tambó Tambó al escenario. A su vez, las noches de World Music permitirán al público apreciar a Roberto Laruta y la Sonora Final de los Andes, Gustavo Orihuela, Timpana (proyecto de Alejandra Lanza) y Harold Beizaga. Pero será sin duda el concierto de los mexicanos de Molotov, precedidos por Atajo y La Chiva, el evento de mayor convocatoria de esta edición.

El Festival Internacional de la Cultura de este año está dedicado a la cantautora Matilde Casazola Mendoza, que será homenajeada en el marco de la programación del evento. Tal como ocurrió en 2012, nuevamente todas las actividades del FIC son gratuitas, con excepción de la Noche Internacional de la Cumbia y de la Noche de Rock Internacional, en la cual se presentará Molotov.

Share

Festival de Cine de los DDHH en Sucre fue un éxito de público

Foto: Los Montoneros de Méndez se presentaron en el cierre l Foto: Aldea Cultural

La novena edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, concluida el último fin de semana en Sucre (Bolivia), arrojó excelentes números en cuanto a la cantidad de público registrada, con más de 5.000 personas que asistieron a las salas en los seis días que duró el evento, sin contabilizar las que acudieron a ver las cintas ganadoras, en la última jornada.

Tanto el Teatro 3 de Febrero como la Alianza Francesa tuvieron varias funciones a sala llena, así como ocurrió en algunas proyecciones llevadas a cabo en otras sedes. Asimismo, el festival dejó como legado la realización de cinco cortometrajes, producidos por cerca de una veintena de estudiantes de varios países, que participaron del Taller Iberoamericano de Cine Documental (Tidoc). Dichos cortos fueron exhibidos al público que se dio cita a la ceremonia de clausura del evento.

Además de las proyecciones de cortometrajes, el acto de clausura sirvió para dar a conocer las películas elegidas por el jurado para recibir el Premio Pukañawi. El jurado, presidido por el cineasta paceño Juan Carlos Valdivia e integrado también por Patrick Vanier (Francia), Humberto Ríos (Argentina), Tammy Clemons (Estados Unidos), Miguel Curiel (Venezuela), Gustavo Rodríguez, Cristina Bubba, Carlos Cordero y Alex Aillón (Bolivia), eligió las mejores cintas entre 84 producciones de 28 países.

La categoría de largometrajes tuvo como ganadores: en Ojo Boliviano, a Tan Cerca, Tan Lejos, de Michel Favre (Suiza, 2012); en Ojo Latinoamericano, a Justicia Para Mi Hermana, de Kimberly Bautista (Estados Unidos, 2012); y en Ojo Internacional, a Himself He Cooks, de Valerie Berteau y Philippe Wities (Bélgica, 2011).

A su vez, el apartado de mediometrajes reservó el Pukañawi / Ojo Boliviano a El Tesoro Blanco y Los Trabajadores de Sal de Caquena, de Katherina Buhler (Alemania, 2011), al paso que en Ojo Latinoamericano el ganador fue La Grandeza del Hombre, de Jana Richter (Alemania, 2011), y en Ojo Internacional, Velingara Thêatre, de Javier Arcos y Javier Janillo (España, 2011), con mención especial para El Caos Silencioso, de Spano Antonio (Congo/Italia, 2012).

Por su parte, la categoría de cortometrajes tuvo un premio para Quiero, de Bernat Gual (España, 2012), mientras la mención especial le cupo a Libre Directo, de Bernabé Rico (España, 2011). También fue distinguida la cinta Agua Bendita, de Octavio Guerra (España, 2013), con una mención a la mejor ópera prima, mientras El Corazón Que Ama, de Wouter Verhoeven (Holanda, 2012), fue la elegida por los espectadores para quedarse con el Premio del Público.

Share

Festival de Cine tendrá su premiación y clausura este sábado

El Che es el personaje principal de la cinta que cierra el festival l Foto: Difusión

.

Llega a su fin la novena edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, llevada a cabo en Sucre desde el lunes y que se extenderá hasta el domingo, con la presentación de las películas ganadoras. Estas serán dadas a conocer la noche de este sábado, en el Teatro Gran Mariscal, durante la ceremonia de clausura del encuentro cinematográfico, que este año tiene la participación de 84 producciones de todo el mundo.

El largometraje elegido para ponerle cierre al festival es el documental La Huella del Dr. Ernesto Guevara, del director mexicano Jorge Denti. Con un sinfín de críticas positivas desde que se estrenó en el exterior, la película está basada en los viajes por América Latina que realizó el joven médico Ernesto Guevara en 1952 y 1953, junto a sus amigos de infancia Alberto Granado y Carlos ‘Calica’ Ferrer, recuperando impresionantes testimonios de aquel que sería uno de los mayores mitos de la historia del continente.

Luego de la exhibición del film, que iniciará a las 17:00, se prevé la realización del acto oficial de clausura del noveno festival, a partir de las 19:00. En la ceremonia, serán dados a conocer los nombres de las películas ganadoras de esta edición, en los apartados Ojo Boliviano, Ojo Latinoamericano y Ojo Internacional. Asimismo, se entregará el Premio del Público a la producción mejor votada por los espectadores en seis días de proyección.

Además de la entrega de los Premios Pukañawi, en una elección que está a cargo de un jurado internacional presidido por el realizador paceño Juan Carlos Valdivia, se llevará a cabo la presentación del grupo Los Montoneros de Méndez, que en casi medio siglo de trayectoria se ha convertido en uno de los más grandes referentes de la música chapaca y boliviana. Con su concierto, se pondrá fin a la gala de clausura del Festival de Cine.

Finalmente, el domingo, serán exhibidas en el Teatro Gran Mariscal las cintas premiadas de esta novena edición: a las 15:00 se proyectará la película distinguida con el Premio del Público, y en seguida las galardonadas en las categorías de Ojo Boliviano (16:30), Ojo Latinoamericano (17:30) y Ojo Internacional (19:00). Como en todas las actividades del evento, la entrada es libre y gratuita, incluso para la ceremonia de clausura.

Share

Festival de Cine tiene velada musical y presentación de Insurgentes

La más reciente película de Jorge Sanjinés se exhibirá esta noche l Foto: Difusión

.

La novena edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos ingresa a sus últimas jornadas con la presentación de la más reciente película del director Jorge Sanjinés. Insurgentes será exhibida esta noche en la Casa Capellánica, a partir de las 20:00, tras lo cual se llevará a cabo una fiesta animada por la Comunidad Nayjama y el Alcachofa Trío.

El largometraje de Sanjinés, considerado internacionalmente uno de los más grandes maestros del cine en todos los tiempos, reconstruye momentos históricos relacionados a la lucha indígena en Bolivia. La película, que no llegó a exhibirse comercialmente en Sucre, tiene algunas escenas rodadas en la ciudad, que contaron con la participación de varios extras, además de actores del Teatro de Los Andes.

Luego de la proyección de la película del director boliviano, la Casa Capellánica será el escenario de una gran celebración, como antesala a la clausura del evento. La Comunidad Nayjama comandará una fiesta comunitaria, a la cual se invita a todos los que quieran participar. Además, el Alcachofa Trío, formado por los músicos Juan José Flores, Tincho Castillo y Danilo Rojas, también hará una presentación especial.

El festival también prevé la exhibición de películas de varios países en esta quinta jornada, con funciones realizadas en los diferentes escenarios de la ciudad. Una de ellas será Agua Bendita, en el Teatro 3 de Febrero (10:00), que contará con la presencia de su director Octavio Guerra, que ha llegado desde España para compartir su trabajo con el público sucrense.

Finalmente, el sábado, se llevará a cabo la ceremonia de clausura del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, con la presencia del jurado internacional, presidido por el cineasta boliviano Juan Carlos Valdivia, y que tiene entre sus integrantes a figuras como Humberto Ríos, Carlos Cordero y Miguel Curiel. Será entonces el turno de conocer las producciones premiadas en esta novena edición, cuya selección oficial incluye 84 películas de todo el mundo.

ALDEA CULTURAL conversó con dos de los directores que tendrán películas presentadas en esta jornada. Una de ellas es la argentina Mónica Discépola, que rodó el documental Las Tres Islas, en Cuba, país con el cual tiene una fuerte relación desde niña y al cual ha viajado decenas de veces. Sin embargo, la cineasta revela que solo hace unos años logró no verse como extranjera, al conocer el trabajo de un grupo de teatro local. “Por primera vez, cuando conocí a los integrantes de ese elenco, sentí que podía contar algo de Cuba, tratando de no caer en una mirada valorativa ni cuestionadora”, recuerda.

Por otra parte, el vasco Karlos Trijueque ha centrado su documental ¿Y Si Tú Sos Vos? en la historia de Carla Rutilo Artés, una hija de desaparecidos durante el régimen militar en Argentina que fue creada en España en el seno de otra familia y que vuelve a su país natal para enfrentarse a su verdugo. La terrible experiencia de la protagonista impresionó al realizador, que no dudó en filmar la película, cuando le propusieron el proyecto. “Ella no solo fue separada de su madre por uno de los asesinos de la dictadura, sino que tuvo que soportar malos tratos, insultos y humillaciones cuando era apenas una niña”, cuenta el cineasta.

Ver toda la programación

VIERNES 26 DE JULIO

Las Tres Islas
De Mónica Discépola
Argentina l 2011 l 61 minutos l Documental
Proyección: Teatro 3 de Febrero, 16:00
Cuba es una isla que contiene otras islas, una dentro de otra. Son parte de la isla grande, pero también son únicas y diferentes. Algunas de esas islas dejan que la directora se acerque un poco más, que pase por la muralla, le abren la puerta, le invitan un café o un vaso de ron y, aunque sea por un rato, ella siente que no es tan ajena. Y que, tal vez, algo pueda contar.

¿Y Si Tú Sos Vos?
De Karlos Trijueque
España l 2012 l 58 minutos l Documental
Proyección: Musef, 19:00
De 1976 y 1983, Argentina fue víctima de una terrible dictadura que acabó con miles de vidas y robó cientos de niños. Algunos viven actualmente en España y en otros países de Europa, sin saber quiénes son. Otros, como Carla Rutila Artés, desafían a la muerte: tras vivir varios años en Madrid, Carla regresa a Argentina para declarar contra Ruffo, el verdugo que le hizo pasar los peores años de su vida.

Ver toda la programación 

Mónica Discépola
Directora l Las Tres Islas
“En Cuba el futuro próximo es el día a día”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Cómo se ha dado tu acercamiento con Cuba y qué te motivó a realizar un documental allí?

MÓNICA DISCÉPOLA (MD). Mi relación con Cuba comenzó desde niña, con lo que me contaba mi papá (que era militante del Partido Comunista) sobre la isla y su revolución. En 1998, con casi 40 años, viajé por primera vez, a dar clases de dirección de actores, en la EICTV, una escuela de cine en San Antonio de los Baños, a unos 40 km de La Habana. Desde entonces sigo viajando, una, dos, tres veces por año, no recuerdo la cantidad exacta, pero deben ser cerca de 40 las veces que fui a Cuba. Durante todos esos años, traté de entender un modo de vida tan diferente, y siempre sentí que nunca dejaba de ser extranjera, que era muy difícil hablar de ese país, al que inevitablemente se llegaba desde una mirada idílica o sumamente crítica. En el 2006, viajé con un grupo de alumnos de la cátedra de guión de la EICTV, a realizar un taller con un grupo de teatro en la Ciudad Electro Nuclear, un extraño lugar cerca de Cienfuegos. Por primera vez, cuando conocí a los integrantes de ese elenco, sentí que podía contar algo de Cuba, tratando de no caer en una mirada valorativa ni cuestionadora.

AC. ¿Por qué hablas de tres islas en el título de tu película y de que existen varias islas pequeñas dentro de una isla mayor? 

MD. Las tres islas son: Cuba, la isla grande, la CEN, ciudad fantasma, donde se instaló un reactor nuclear que luego quedó abandonado, y el Grupo de Teatro de la Fortaleza. Son islas concéntricas, porque no podrían existir sin la otra isla que las contiene, y porque comparten elementos en común. Las tres islas están atravesadas por la pasión, por la sensación de que algo se perdió en el camino, por el surrealismo de algunas situaciones cotidianas, por la tensión inevitable entre irse y quedarse.

AC. ¿Cuáles fueron las dificultades y, por otro lado, las facilidades de rodar en Cuba?

MD. Necesitamos tramitar algunos permisos para ingresar la cámara y no pudimos ingresar micrófonos inalámbricos. Contamos con el apoyo de la gente del grupo de teatro, que gestionó ante las autoridades de Cienfuegos y el Ministerio de Cultura, y la EICTV, que nos ayudó en el tema de visado. Particularmente, filmar en la CEN no es fácil, tuvimos que restringirnos a los lugares ‘lógicos’ de funcionamiento del grupo de teatro.

AC. El país caribeño vive actualmente un momento de apertura en varios aspectos. ¿Cómo sientes que los cubanos están recibiendo esos cambios y qué expectativas tienen ellos acerca del futuro próximo?

MD. Creo que este momento de apertura era muy esperado, sobre todo por los jóvenes, que no tienen el registro mítico de la revolución. Hay expectativas sobre estos cambios, y algunas veces, cierta ingenuidad, sobre este paso a formas más ‘capitalistas’ de producción, y sobre todo de servicios y comercialización. En el área de la cultura, muchas voces están tratando de abrir espacios independientes, instando a que los organismos del Estado no sean lugares estancos y parciales, sino dinámicos y al servicio de las distintas miradas. El futuro próximo es, en Cuba, el día a día.

Karlos Trijueque
Director l ¿Y Si Tú Sos Vos?
“La historia de Carla es realmente impactante” 

ALDEA CULTURAL (AC). Eres más conocido por tus documentales cuyo tema es el fútbol. ¿De dónde viene tu interés en contar este hecho relacionado a la dictadura argentina? 

KARLOS TRIJUEQUE (KT). Hace unos tres años, el periodista Danilo Albín —un uruguayo que lleva varios años radicado en el País Vasco y que ha realizado varias investigaciones sobre lo ocurrido durante la dictadura argentina— me habló sobre uno de los aspectos más terribles del régimen militar de Videla: el robo de niños. Danilo, con quien ya había trabajado en otros proyectos, me propuso que hiciéramos un documental sobre esta temática para difundirlo principalmente en Europa, y no dudé ni un momento en embarcarme en esta aventura.

AC. ¿Por qué te interesa especialmente la historia de Carla Rutila Artés y cuál crees que es su importancia dentro de la lucha por la resolución de los casos de hijos de desaparecidos? 

KT. La historia de Carla es realmente impactante: no solo fue separada de su madre por uno de los asesinos de la dictadura, sino que tuvo que soportar malos tratos, insultos y humillaciones cuando era apenas una niña. Afortunadamente, Carla fue rescatada por su abuela materna y creció en España, donde pudo vivir en libertad. Creo que su valiente testimonio —y el increíble final que contamos en ¿Y Si Tú Sos Vos?— nos muestra que, por encima de todo, la vida siempre puede ganarle a la muerte. 

AC. ¿Cómo fue acompañar a Carla a Argentina en su encuentro con su verdugo?

KT. Empezamos a trabajar con Carla en Madrid, cuando acababa de regresar de Buenos Aires. En la maleta traía un DVD con la grabación de su declaración en un juzgado de Argentina, el mismo juzgado en el que se investigaban los crímenes cometidos en Automotores Orletti, el campo de concentración donde estuvo junto a su madre cuando tenía un año de vida. Durante aquella histórica sesión del juicio, Carla volvió a enfrentarse con Eduardo Alfredo Ruffo, el torturador que la había separado de su madre y le había hecho pasar los peores años de su vida. Recuerdo el día que vimos ese video como si fuera hoy: Carla mantuvo todo el tiempo la vista al frente, mientras que el cobarde de Ruffo —conocido por su crueldad con sus víctimas indefensas— no tuvo más remedio que bajar la cabeza.

AC. A diferencia de Carla, muchos españoles seguramente viven sin saber que en realidad son argentinos y que sus padres son desaparecidos de la dictadura. ¿Es un tema que de alguna manera se trata en España o hay una indiferencia total en cuanto a eso?

KT. En efecto, nuestro principal objetivo con ¿Y Si Tú Sos Vos? es intentar que aquellas y aquellos jóvenes argentinos que viven en España y que tienen dudas sobre sus orígenes terminen de dar el paso necesario para conocer la verdad. En el documental revelamos que se calcula que en España podrían vivir alrededor de 30 hijos de desaparecidos argentinos que no conocen su verdadera historia. Por eso mismo, esperamos que ¿Y Si Tú Sos Vos? pueda servir para que al menos uno de ellos conozca, por fin, la vida que le negaron.  

Share

El Festival de Cine de DDHH es un show de diversidad

Wouter Verhoeven cruzó el mundo para rodar su película l Foto: The Loving Heart

.

La diversidad es uno de los sellos presentes en todas las ediciones del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos y de esta vez no es diferente. La novena versión del encuentro sucrense presenta propuestas de los más diversos estilos y nacionalidades, como ocurrirá en esta cuarta jornada, llena de películas tan diferentes como interesantes.

El programa de hoy contempla la exhibición, por ejemplo, de Gimme The Power, de Olallo Rubio, que cuenta la historia del grupo mexicano Molotov, usando la música de la banda como soundtrack para el descontento popular con la situación política y social del país latinoamericano. Asimismo, desde diferentes latitudes llegan propuestas que comprueban la diversidad del festival: tal es el caso de Nosotros, Afroperuanos, sobre los afrodescendientes en Perú, A Través de la Tierra, A Través del Mar, acerca de la arriesgada fuga de una familia de Corea del Norte, y Al Khadra, Poeta del Desierto, que nos transporta al conflicto en el Sahara argelino.

Si hablamos de realidades diversas, sin duda hay que mencionar el largometraje del holandés Wouter Verhoeven, El Corazón Que Ama, un increíble documental rodado en diferentes continentes. La película muestra la historia de gente que vive en la pobreza en todo el mundo, retratando lo que ocurre desde Tanzania hasta el Perú, pasando por países como India y Kenya, además de Bolivia, donde el director tuvo una de sus experiencias más interesantes. “La filmación fue muy linda, pero también dura, la más dura de todas mis producciones”, evalúa.

En cuanto a las propuestas del cine boliviano, se destaca Teoponte, Volveremos a las Montañas, del premiado Roberto Alem Rojo, galardonado anteriormente en el festival, del cual también ya fue jurado. Su nueva película está basada en el libro del historiador Gustavo Rodríguez, recordando lo que ocurrió con los jóvenes guerrilleros que siguieron al Che, a través de entrevistas realizadas a los sobrevivientes. “Esta es una parte de la historia de Bolivia que está fuera de la memoria de las nuevas generaciones”, comenta el director del documental.

Ver toda la programación

JUEVES 25 DE JULIO

Teoponte, Volveremos a las Montañas
De Roberto Alem Rojo
Bolivia l 2012 l 56 minutos l Documental
Proyección: Federación de Fabriles, 18:30
Basado en el libro “Teoponte, la otra guerrilla guevarista en Bolivia”, de Gustavo Rodríguez, el documental rememora lo que sucedió cuando 67 jóvenes decidieron continuar con el proyecto del Che y se dirigieron a Teoponte sin contar con una preparación previa. El director entrevista a los sobrevivientes de esa historia y lanza una mirada sobre un grupo de jóvenes idealistas masacrado por el gobierno de aquella época.

El Corazón Que Ama
De Wouter Verhoeven
Holanda l 2012 l 71 minutos l Documental
Proyección: Teatro 3 de Febrero, 19:00
Un conmovedor y emocionante viaje en el cual se muestra el mundo de una manera que nunca se vio antes. Un viaje a las tierras altas de los Andes, al interior de Tanzania, las selvas de Bolivia y los barrios bajos de Mumbai, Nairobi y Lima. El espectador será testigo de la vida de personajes que viven la pobreza cada día. Y poco a poco descubrirá que en cada ser humano, rico o pobre, se encuentra un gran potencial.

Ver toda la programación

Roberto Alem Rojo
Director l Teoponte, Volveremos a las Montañas
“Los 67 combatientes son un ejemplo de vida”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿De quién y cómo partió la idea de llevar la historia contada en el libro de Gustavo Rodríguez a la pantalla?

ROBERTO ALEM (RA). Esta es una parte de la historia de Bolivia que está fuera de la memoria de las nuevas generaciones y es casi desconocida por el grueso de la población. Un grupo de investigadores, historiadores, cineastas, familiares y participantes de la guerrilla nos propusimos aunar esfuerzos para producir este documental. Teoponte trata de rescatar la filosofía de vida de la generación de los 60-70, basada en la concepción del Hombre Nuevo, propuesta por Ernesto Che Guevara y fortalecida con su ejemplo. Esa andadura intelectual y moral permitió que la experiencia guerrillera de Ñancahuazú se repitiera en Teoponte y que, a pesar de los resultados trágicos, no invalidan el perfil humano, tampoco la integridad y la fidelidad a principios y valores que marcaron el destino de esos aprendices de combatientes. Rescatar la memoria histórica y producir un mediometraje basado en la investigación del libro “Teoponte. Sin tiempo para las palabras. La otra guerrilla guevarista en Bolivia”, del historiador Gustavo Rodríguez Ostria, donde se cuenta la experiencia de esa generación de jóvenes que hace 43 años siguieron el ejemplo de vida del Che y confluyeron en la guerrilla de Teoponte.

AC. ¿Cómo fue el proceso de búsqueda de los sobrevivientes de la guerrilla y a cuántos encontraste?

RA. Gracias a la investigación y a los acercamientos realizados por Gustavo Rodríguez pudimos contactar a los tres últimos sobrevivientes guerrilleros, ‘Rogelio’, ‘Jesús’ y ‘Chato’. Nuestro objetivo estaba basado en sus testimonios. Para equilibrar la información y tener la contraparte de la historia, logramos acceder a una entrevista otorgada por ‘Coyote’, miembro de la patrulla Ranger y que participó de varias etapas de los acontecimientos y en muchos casos cuestionó la ejecución de prisioneros y el acorralamiento de los sobrevivientes indefensos, sabiendo que es una norma militar ofrecer rendición a los vencidos y respetar su integridad física.

AC. ¿Hubo algún problema en obtener información de las personas que participaron de los sucesos recordados en el film o todo fluyó muy bien en ese sentido?

RA. En todas las entrevistas existió confianza y una desinteresada apertura en la información brindada, salvo en una de las entrevistas en que sus respuestas siempre tendieron a desmarcarse de la respuesta concreta e intentar salir por la tangente ante los sucesos acontecidos, quizá por temor o por que después de 40 años la memoria es frágil, algunas de sus respuestas no fueron completamente claras y no llegaron a esclarecer el verdadero sentido de los momentos históricos por los que atravesó esta etapa revolucionaria contemporánea.

AC. En la última década, se han realizado varias películas nacionales y extranjeras acerca de la incursión del Che en la selva boliviana y de lo que ocurrió después. ¿A qué atribuyes esa fascinación por los acontecimientos de esa época?

RA. Considero que la realización de varios documentales y películas basadas en el periodo de la lucha guerrillera en Bolivia está basada principalmente en que la juventud latinoamericana de los 60 estuvo marcada por la Revolución Cubana, y el concepto de Hombre Nuevo ha quedado indiscutiblemente ligado, en el contexto latinoamericano, a la figura legendaria del Comandante Guevara. El Hombre Nuevo implica el nacimiento de la humanidad en una etapa diferente, en la que prevalezca el espíritu de solidaridad y no el egoísmo de los individuos. Hombre Nuevo como objetivo al que se llega por medio del resquebrajamiento de la propia individualidad para dar paso a una verdadera dimensión social. Eran jóvenes, campesinos, obreros y clases medias y en sus formas abandonaban las formalidades al uso de la vieja política tradicional y corrupta que acompañaba la historia del continente. Cada uno de los 67 combatientes es una historia y un ejemplo de vida. Todo cambio, sobre todo si es un cambio revolucionario, implica lucha, por una parte, y dolor y sacrificio, por la otra.

Wouter Verhoeven
Director l El Corazón Que Ama
“Los países en que rodé me han elegido a mí”

AC. ¿Cómo surgió el proyecto de rodar un documental en diversos países?

WV. El Corazón Que Ama es un testimonio de lo que he visto en el mundo desde 1999 hasta 2010. Sentí la obligación de hacer este testimonio cinematográfico para que la gente en todo el mundo se enterara qué significa vivir en una pobreza diaria, sin salida. El film es ‘confrontativo’ pero al mismo tiempo una invitación grande a abrir nuestros ojos y corazones. Detrás de la pobreza veamos que todas las personas en el mundo, ricos y pobres, tienen un gran potencial. El Corazón Que Ama es una invitación para desarrollar este potencial —que empieza con el amor del uno al otro.

AC. La película te llevó a viajar por todo el mundo. ¿Cómo fueron elegidos los países y cómo fue realizar una producción en tantos lugares diferentes?

WV. Podrías decir que los países me han elegido a mí. Cada año hacía uno o dos proyectos comisionados por ONGs que trabajan en países o lugares en desarrollo. He hecho varios documentales sobre niños con discapacidades y también sobre niños afectados por quemaduras severas. Pero también un documental sobre un ciclista de Riksja, en la India. Los problemas que tienen mis protagonistas en El Corazón Que Ama están ligados directamente a la pobreza. Quería hacer algo para promover el trabajo tan necesario de las ONGs y para mostrar cómo viven personas en situaciones menos favorables en el mundo. Por eso he viajado a los Andes de Ecuador, al Beni de Bolivia, al interior de Tanzania, y a los barios pobres de Lima, Nairobi y Bombay.

AC. ¿Cuáles son las historias que más te impactaron durante tu viaje para rodar el documental?

WV. Hay historias fuertes de desigualdad, pero también de esperanza. En Ecuador vi a un niño de seis años muriendo en casa en la cama. Sus padres no tenían dinero para una operación, mientras que un poco más adelante en el mismo país por una multinacional de EEUU miles de millones de dólares del petróleo se extrae de la selva. La riqueza está ahí, pero ¿cómo está dividida? En la India he encontrado a una niña de 13 años, su nombre es Gauri. Ella me mostraba a mí en su casita en los barrios pobres de Mumbai —y ahora al público del film— su gran vitalidad, su potencial y su sabiduría de estar feliz con poco. Gauri es la personificación de la esperanza. Ella muestra que la educación es clave en el desarrollo de una persona, de un país, de un continente. Todos somos flores, pero necesitamos agua para poder crecer.

AC. ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia rodando en Bolivia?

WV. La filmación en Bolivia fue muy linda, pero también dura, la más dura de todas mis producciones. Con una monja he viajado en barco al interior de la selva del Beni, donde hemos visitado algunas familias y colegios. Los indígenas eran muy amables pero estaba bien duro filmar ahí durante las primeras semanas de las lluvias. Era muy difícil trabajar con miles de mosquitos alrededor, que picaban sin parar, día y noche. Después de un día entero trabajando con una familia mi cuerpo era como la luna. Me sentí débil y necesitaba tiempo para recuperarme antes de poder seguir el trabajo. Pero igualmente era una experiencia única —al mismo tiempo mostrando qué valiente es el pueblo que vive ahí. Un día me gustaría regresar a su país para trabajar con vosotros, mis hermanos y hermanas, de nuevo. El bienestar de todos mis hermanos y hermanos me hace feliz.

Share

Tercera jornada del festival presenta algunos de sus platos fuertes

Ágape muestra la inspiradora historia de un refugiado en Tailandia l Foto: Promofest

.

La tercera jornada del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos se calienta con la presentación de algunos de los platos fuertes de la selección oficial. Luego de dos días de proyecciones, el encuentro cinematográfico prevé la exhibición de dos documentales en la Cárcel de San Roque, uno acerca del centro penitenciario de San Antonio, dirigido por Álvaro Olmos, y otro sobre el Psiquiátrico Nacional, realizado por Mario Domínguez.

Una de las películas más interesantes de la muestra es que la podrá ver el público de Yamparáez: se trata de Haití, Tierra de Esperanza, del español Asier Reino. El documental surgió a raíz de dos viajes realizados por el cineasta a la isla caribeña, en los cuales pudo constatar la extrema pobreza y las terribles condiciones en las que vive el pueblo de aquel país. Sobre el título, el director bilbaíno comenta la contradicción que encierra. “Yo no defiendo que haya esperanza tal y cómo está y funciona el mundo; tampoco la niego rotundamente. Lo que digo, ya desde el título, es que Haití es, y ha sido siempre, una tierra ligada a la esperanza”, reflexiona.

A su vez, Calafate, Zoológicos Humanos arroja luz sobre uno de los hechos más tenebrosos de violación a los derechos humanos en Chile. Junto al historiador Christian Báez, el director Hans Mülchi investiga la historia de indígenas que fueron llevados a Europa para ser exhibidos al público. El realizador cuenta que en ese proceso hicieron descubrimientos sorprendentes, como saber que el secuestro de miembros de cinco pueblos originarios tuvo no solo el conocimiento, sino la autorización del gobierno chileno de esa época.

La propuesta del español Carlos Quiles, Ágape, Historia de Un Sueño, apunta a otro lado: presentar a David Naing, un refugiado birmano que llegó a Tailandia escapando de la dictadura, para luego construir una inspiradora historia de amor, superación y libertad. El cineasta revela que al principio, cuando lo conoció, aún no pensaba hacer un documental. “Sin embargo me fui quedando un día más, un día más y al final estuve dos meses, día y noche viviendo con David y su familia de 300 niños”, cuenta.

También Bolivia estará representada en esta tercera jornada. Digna Resistencia, de Alan Zambrana, presenta imágenes inéditas y exclusivas de la novena marcha de los pueblos indígenas, en defensa del Tipnis, territorio actualmente amenazado por la construcción de una carretera. El tema no es ajeno al director, que el año pasado ganó el Premio del Público en la anterior edición del certamen por Intervención, Agresión y Secuestro. Por otra parte, San Antonio, de Álvaro Olmos, se adentra en la cárcel cochabambina para mostrar los diversos personajes que allí habitan, con el aval de haber sido elegido el mejor documental en el Festival de Cine Latinoamericano de Flandes, en Bélgica.

Ver toda la programación

MIÉRCOLES 24 DE JULIO

Haití, Tierra de Esperanza
De Asier Reino
España l 2012 l 54 minutos l Documental
Proyección: Yamparáez, 19:00
Este documental está basado en la experiencia personal de un periodista que, tras haber viajado a Haití en 2004, decide borrar ese país de su memoria debido a la horrible violencia presenciada. Sin embargo, siete años después de su primera incursión, y pese a haberse jurado no volver jamás, regresa a Haití, tras el terremoto de 2010. Pero el temblor, que había derribado muchas cosas, puede que hubiera ayudado a levantar otras.

Calafate, Zoológicos Humanos
De Hans Mülchi
Chile l 2011 l 96 minutos l Documental
Proyección: Musef, 19:00
A fines del siglo XIX, miembros de los grupos originarios mapuche, tehuelche, kawésqar y selk’nam fueron capturados para ser exhibidos en los llamados ‘zoológicos humanos’ europeos. El Estado chileno no solo tuvo conocimiento de esto, sino que autorizó su salida del país. El historiador Christian Báez y el documentalista Hans Mülchi reconstituyeron sus padecimientos e hicieron asombrosos descubrimientos.

Ágape, Historia de Un Sueño
De Carlos Quiles
España-Tailandia l 2012 l 22 minutos l Documental
Proyección: Teatro 3 de Febrero, 19:00
David llegó a Tailandia como un refugiado birmano de la dictadura más larga y dura en el mundo y pronto se convirtió en el padre y mentor de más de 300 niños. Una historia de la educación, la superación propia, la fuerza y el amor. La historia de un sueño.

Digna Resistencia
De Alan Zambrana Lineo
Bolivia l 2012 l 22 minutos l Documental
Proyección: Musef, 19:00
En abril de 2012 se inicia la IX Marcha Indígena por el Territorio y la Dignidad, en la que los pueblos indígenas de tierras bajas caminan 600 km para pedir que el gobierno boliviano respete sus tierras. En julio, la marcha llega a La Paz, pero el gobierno se niega al diálogo y los indígenas vuelven a sus comunidades para resistirse a la construcción de la carretera en su territorio.

San Antonio
De Álvaro Olmos
Bolivia l 2012 l 80 minutos l Documental
Proyección: Cárcel de San Roque, 16:00
El documental muestra de forma paralela el desarrollo de tres historias que involucran a personajes que conviven en el interior del Penal de San Antonio, en Cochabamba. Esos personajes comparten alegrías, experiencias y problemas vivenciados detrás de las rejas de la cárcel más pequeña y sobrepoblada de Bolivia.

Ver toda la programación

Asier Reino
Director l Haití, Tierra de Esperanza
“El título es intencionadamente engañoso”

ALDEA CULTURAL (AC). Tú eres conocido por tu trabajo como fotógrafo y periodista. ¿Por qué decidiste hacer una película sobre lo que viste en Haití?

ASIER REINO (AR). Porque una ONG llamada Cesal me convenció de que fuera y cambiara mi impresión sobre ese país. Haití era el lugar más complicado, difícil y desagradable donde yo había estado. Lo visité por primera vez en 2004 y tras estar allí, decidí no volver nunca más. Mi visión era totalmente negativa. No había esperanza para el país. Sin embargo, años después, esa ONG, Cesal, me propuso el desafío de volver para comprobar, como ellos pensaban, que sí había esperanza. Cosa que, a día de hoy, yo no me atrevería a afirmar. Porque por mucho que se pongan parches, la situación de la gente de estos países no va a mejorar con un sistema económico como el actual. Con la globalización y la dictadura de los mercados vamos a peor, también en el mundo desarrollado. Y como no se quiere cambiar, para mí no hay demasiada esperanza posible. La calidad de vida de muchas personas en el mundo, cada vez de más, es horrenda, y no es prioritario mejorarla. Más bien todo lo contrario. Se necesitan pobres para que haya ricos. La esperanza de Haití no es que mejore su PIB, sino que sus ciudadanos vivan mejor, y no sean esclavos de unos gobiernos internacionales que fomentan la corrupción y la pobreza del país. Yo no niego categóricamente la esperanza, pero creo que esta viene de desarmar todo el sistema económico que tenemos ahora. Habría futuro si nos replanteáramos que la vida no puede ser como la entendemos hoy, y cambiáramos tanto el sistema como las relaciones entre los países. Por otra parte, acepté hacer el documental, primero, porque es lo que me gusta hacer. Y luego porque el país me había marcado y porque, precisamente, tras la horrible experiencia que tuve en 2004 en esa tierra, la propuesta era doblemente atractiva. Volver allí, después de que había dicho que no volvería, y encima a intentar ver una esperanza en la que personalmente no creía, era como rizar el rizo. Como poner en cuestión a mi propia persona. Y eso, si eres crítico contigo mismo, y yo creo que lo soy, es un desafío interesante.

AC. Conociste Haití en 2004 y luego de esa visita prometiste no volver. ¿Qué encontraste allá que te impresionó tanto?

AR. Pues claramente el clima de violencia continuo y brutal que se vivía en 2004 cuando (el expresidente Jean-Bertrand) Aristide fue obligado a dejar el poder. Aquello era durísimo. Una guerra entre hermanos en mitad de la más cruel de las pobrezas. A nivel personal, además, recorriendo la Gran Rue de Puerto Príncipe, Karol, un fotógrafo polaco, y yo, sin dejar de hacer fotos, y absolutamente desprotegidos, tuvimos la sensación de que en cualquier momento aquellos que nos amenazaban, que eran muchos y de forma continua, iban por fin a disparar sus armas. La verdad es que nunca entendí porque no lo hicieron. Quizá porque estaban sorprendidos y desconcertados con el hecho de que dos fotógrafos locos, ocultando tras una sonrisa el miedo que nos embargaba, nos estuviéramos exponiendo de aquella manera. Supongo que pensaron que teníamos un as en la manga. Pero no lo teníamos. Simplemente confiábamos en el ser humano y supongo que en nuestra suerte. Y nos salió bien. Pero podía no haber sido así, porque también hubo una gran dosis de inconsciencia. De desconocimiento sobre lo terrible que era la situación. Así que cuando llegamos al cuchitril donde nos resguardábamos a diario, yo me derrumbé y me brotó todo el miedo que había escondido. Fue muy duro. Y lo mismo me pasó al dejar el país.

AC. Sin embargo, en 2010 regresaste luego del terremoto que destruyó el país. ¿Por qué decidiste volver y qué nuevas impresiones recogiste en esa segunda visita?

AR. Decidí volver porque soy crítico, o trato de serlo, también conmigo mismo, y Cesal me hizo poner en duda y querer revisar mis tesis sobre Haití. Respecto a las nuevas impresiones, como apuntamos en el documental, es posible que el terremoto haya sido un mal necesario para que el mundo se acordara de Haití y, sobre todo, para que los haitianos tomaran conciencia de sí mismos como pueblo y como sujeto activo, principal e ineludible de cualquier cambio que anhelen o que pueda producirse. Antes, los haitianos parecían no saber que las decisiones que tomaban otros les podían influir tanto. Realmente parecía que no eran conscientes de que todo estaba interrelacionado, y solo se preocupaban por sobrevivir. Ahora parece que saben, o que creen, que pueden hacer algo para cambiar su situación. Parece que ven ahora más claro que nunca, que la solución a su situación pasa por ellos. Por primera vez se han unido contra los políticos e, incluso, contra algunas ONG o, mejor dicho, contra el sistema montado alrededor de las ONG. Los ciudadanos se quejan de que ciertas organizaciones —es el país con el mayor número de ONG trabajando en el terreno— recaudan dinero de los estados y ciudadanos extranjeros, que es mucho, pero que no les llega a ellos en la medida que les debería llegar. Cada día se ven más iniciativas de haitianos, alternativas al trabajo de las ONG y los políticos. Hay, incluso, líderes de opinión dentro de los campamentos de refugiados y se están creando organizaciones de denuncia contra la propia ayuda humanitaria. Todo esto es un gran cambio. Pero el principal desafío de Haití, a mi juicio, es la depuración democrática y la creación de una conciencia social real que limpie la política para que los ciudadanos vean que su voto puede cambiar la sociedad, y acabar con la corrupción patrocinada desde fuera. Y que, de esa forma, se pueda crear, a su vez, un tejido productivo que realmente sirva para acercarse al ‘autoabastecimiento’ de Haití como país. Y así mejorar la calidad de vida de sus gentes, que debería ser lo fundamental y lo prioritario en Haití y en todas partes del mundo. Sería imprescindible, además, hacer más competitivos sus productos. Algo que Haití tiene muy complicado debido a los intereses de otros países, que venden sus productos, dentro de Haití, mucho más baratos que los de los haitianos.

AC. Pese a la destrucción causada y a la pobreza y violencia extremas que caracterizan Haití, tú hablas de esperanza en el título del documental. Coméntanos sobre eso.

AR. Yo, como he dicho antes, no afirmo que haya esperanza para Haití. Ni para nadie. El título es intencionadamente engañoso. Yo no defiendo que haya esperanza tal y cómo está y funciona el mundo; tampoco la niego rotundamente. Lo que digo, ya desde el título, es que Haití es, y ha sido siempre, una tierra ligada a la esperanza. Desde que los esclavos, liberados a sí mismos, fundaron la República de Haití en 1804. Momento en que “el país de los negros” se convirtió ya en un auténtico símbolo de esperanza para todos los que, en aquel tiempo, rechazaban el sistema esclavista y abogaban por un mundo más justo. Pero también, desde aquel momento, aquella esperanza fue una esperanza malograda. Y, desgraciadamente, en estos dos siglos y poco, han sido unas cuantas más las esperanzas fallidas que ha vivido Haití. Y es muy probable que ahora, que el gobierno que ganó las elecciones de 2011 volvió a hacer brotar entre los haitianos un sentimiento de esperanza, estemos viviendo el enésimo desinfle del globo de color verde de ese maltratado pueblo. Y esta vez puede que, además de que se lo hayan reventado desde fuera, como siempre, también viniera un poco pinchado de fábrica. Y es que yo creo que los gobiernos extranjeros, que influyen de forma determinante en Haití, no han entendido nada o casi nada. Ni tampoco los que mandan la ayuda humanitaria con buena intención. O sí. Quizá han aprendido que, de momento, la cosa les sigue funcionando. Todo lo que ha pasado en el país entraba dentro del guión. Ellos sabían que no iban a acabar con la pobreza, ni siquiera con los campamentos. Así que lo que han aprendido es que el sistema les funciona. Porque todavía no ha estallado el país contra ellos. Y quizá nunca estalle. Así que el engaño sigue. Y eso es lo que me da miedo. Que las nuevas autoridades estén dentro también de ese juego y de ese engaño.

Hans Mülchi
Director l Calafate, Zoológicos Humanos
“El racismo prevalece en nuestras autoridades”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Cómo surgió el proyecto y cuándo fue la primera vez que escuchó hablar de la  terrible historia contada en el film?

HANS MÜLCHI (HM). La primera vez que escuché hablar del tema fue a través de Christian Báez, historiador que en 2003 me mostró algunas de las fotografías que les tomaron en París al grupo originario kawésqar, en 1882. Él comenzaba a investigar el tema junto al antropólogo inglés Peter Mason. Ya en ese momento surgió la idea de hacer un film documental que relatara esta historia. Ellos encontraron medio centenar de fotografías y reconstruyeron el itinerario que hicieron estas personas, desde su secuestro en el Estrecho de Magallanes y su paso por varias capitales europeas. El resultado de esta investigación lo plasmaron en su libro “Zoológicos Humanos”. Fotografías de fueguinos y mapuches en el Jardin d’Acclimatation de París, siglo XIX (2006). Una vez editado el libro, ya me aboqué de lleno a la tarea de producir el documental.

AC. ¿Cómo fue el proceso de realización de la película?

HM. El proceso fue muy complejo, pues nos lanzamos a hacer un viaje de reconstitución del itinerario de estas personas por Europa sin financiamiento específico para la película. Báez tenía una beca para terminar sus estudios doctorales, nos acompañó un amigo que residía en Francia, quien además consiguió los equipos, y por mi parte cogí el dinero de mi auto que acababa de vender. Así viajamos en febrero de 2008 por seis países: Italia, Francia, Inglaterra, Bélgica, Alemania y Suiza. Con esas filmaciones volvimos a la zona del Estrecho de Magallanes, a mostrarles el material filmado a los pocos kawésqar que quedan, dado los descubrimientos que encontramos, relacionados con sus antepasados. Y gracias a esos avances, fuimos consiguiendo financiamientos de fondos estatales en Chile. Después el esfuerzo fue conseguir que el gobierno chileno se involucrara en la restitución de los restos encontrados en Suiza. Fue un proceso muy complejo, que lamentablemente demostró la negligencia y el racismo que sigue prevaleciendo en nuestras autoridades para con nuestros pueblos originarios.

AC. ¿Cuáles son los descubrimientos que más les han impactado al momento de investigar y filmar el documental?

HM. Sin duda el descubrimiento más fuerte fue encontrar las osamentas de cinco personas de origen kawésqar en la Universidad de Zürich, Suiza. A nivel histórico, fue muy impactante saber que el secuestro de los grupos de cinco pueblos originarios fue autorizado por el gobierno chileno de la época, en 1878, con el pretexto que se trataba de un tema científico. Y en el presente, el descubrir cómo el manejo de los actuales funcionarios gubernamentales supeditó una problemática de tan profundo contenido humano a sus intereses personales y políticos.

Carlos Quiles
Director l Ágape, Historia de Un Sueño
“La gente y sus historias me mueven a viajar”

ALDEA CULTURAL (AC). Cuéntanos quién es David Naing y por qué su historia es tan inspiradora.

CARLOS QUILES (CQ). David Naing es un refugiado birmano en Tailandia. Llegó a Tailandia hace unos años huyendo de la dictadura más larga y cruel del mundo. Cuando no tenía dinero ni para alimentar a su familia recorría la zona de río que separa Tailandia y Birmania (Myanmar), llamada ‘No Man’s Land’, recogiendo niños abandonados o huérfanos, víctimas de la situación de total pobreza que hay en la zona. Poco a poco fue dando una educación y una familia a más y más niños, fue creando sueños más grandes a partir de sus pequeños logros, siempre sin perder el ánimo ni la confianza hasta crear lo que hoy en día es el orfanato Ágape.

AC. ¿Cómo llegó a tu conocimiento la historia del protagonista de tu documental?

CQ. Conocí a David a través de una ONG española que trabaja en Mae Sot y me dijeron que tenía que conocerlo porque era una persona muy interesante. Al principio no pensaba hacer nada en concreto, sin embargo me fui quedando un día más, un día más y al final estuve dos meses, día y noche viviendo con David y su familia de 300 niños.

AC. Has viajado por todo el mundo, pero en los últimos años has demostrado un especial interés por el sureste asiático. ¿Qué es lo que te atrae de esa región?

CQ. Nada que no me atraiga de Sudamérica, África o Europa, el ser humano. Fui a Asia simplemente con la idea de conocer el continente y fueron siete meses de aventuras increíbles y donde aparte de Ágape grabé otro documental acerca del parque nacional Leuser, en Indonesia. Aparte de eso, como en cualquier otro lugar la gente y sus historias son lo que siempre me mueven a querer viajar y conocer más y más de este fascinante lugar que habitamos y llamamos mundo.

AC. Como fruto de la película, ha nacido una ONG. Cuéntanos sobre el trabajo de esta institución.

CQ. La ONG esta aún en proceso, la idea es organizar eventos de proyección de la película en colegios, instituciones educativas y colectivos de modo que el público pueda aportar una donación y, de todo lo recaudado, parte va directamente para Ágape y parte para financiar la próxima película. Es un trabajo largo y duro pero está en proceso.

Alan Zambrana Lineo
Director l Digna Resistencia
“Los indígenas agotaron todos los mecanismos”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Qué te llevó a documentar la marcha indígena y cuáles fueron las dificultades en rodar el film?

ALAN ZAMBRANA (AZ). Nosotros somos un colectivo de contrainformación, que cubrimos conflictos y resistencias sobre todo indígenas, contra los estados coloniales y las empresas transnacionales. Desde el año 2011 marchamos junto a los pueblos indígenas en la octava marcha por el territorio y la dignidad, que partió de Trinidad a la ciudad de La Paz, desde ahí es que asumimos nuestro compromiso colectivo, comunitario y autogestionado de amplificar la voz de nuestros hermanos indígenas. Nuestro primer video sale a consecuencia de la brutal represión a la gran marcha indígena, y que el año pasado el público del Festival Internacional de Cine de los DDHH dio su apoyo y nos dio el Premio del Público. El 2012 también nos tocó acompañar a la novena marcha indígena, en todo el transcurso mandábamos reportes a nuestros compañeros y compañeras que están en las ciudades capitales y desde ahí subíamos a la red, para que otros medios de comunicación pudieran usar las fotos y los videos sin ningún fin comercial, estamos convencidos de que la autogestión es una forma digna de hacer resistencia al poder de los estados coloniales.

AC. ¿Cuánto tiempo estuviste con los indígenas del Tipnis y qué nos puedes contar de tu experiencia junto a ellos?

AZ. Después de que el gobierno impidiera entrar a la plaza central de La Paz a la columna de la novena marcha y negara el diálogo a la dirigencia indígena, los pueblos indígenas habían decidido llevar la lucha a los territorios y resistir a la carretera desde ahí. Nosotros dejamos de lado nuestras actividades laborales y académicas para ir junto a los hermanos y hermanas del Tipnis a resistir a la prepotencia estatal desde nuestra área, que es la comunicación. Es desde la resistencia digna que sale el video que participa este año del noveno Festival Internacional de Cine de DDHH. Estuvimos turnándonos con los compañeros para estar al lado de la resistencia, ahí vimos y pudimos registrar en video y fotos cómo el gobierno hacía la posconsulta, llevando regalos y prebendas a los dirigentes y como algunos de estos se corrompían y desobedecían a las bases, hechos que llevaron a que las comunidades desconozcan a los dirigentes traidores y fortalezcan la resistencia a la intención gubernamental de construir la carretera que partiría el corazón mismo del territorio indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure.

AC. A un año de la marcha, ¿qué evaluación haces del resultado de esa movilización y cuál es tu expectativa con relación al tema del Tipnis?

AZ. Creo que la dirigencia y las bases indígenas agotaron todos los mecanismos pacíficos y legales para evitar que la carretera parta en dos su último refugio, digo último refugio por que años atrás los latifundistas, ganaderos, madereros y cocaleros los desplazaron de sus territorios ancestrales, y el parque indígena Isiboro-Sécure se constituye en un territorio que garantiza su supervivencia como una cultura indígena en plena libertad. De construirse la carretera por medio de su territorio se invita abiertamente a los colonizadores a poblar el Tipnis, ese es el mayor temor, sobre todo de las mujeres indígenas, porque dicen que los cocaleros avasallarán su territorio como ocurrió con la parte sur de su territorio y ellas son la vanguardia en la resistencia porque dicen que luchan por dejar un territorio para sus hijos. El gobierno boliviano tapa sus oídos con soberbia a los informes de la Federación Internacional de Derechos Humanos y la Asamblea de DDHH de Bolivia que tras visitar 36 comunidades del Tipnis verificaron que 30 rechazaron la carretera, tres aceptaron de forma condicionada a cambio de ruta y las otras tres aceptaron la carretera, contradiciendo al informe gubernamental que dice que más del 80% de las comunidades del Tipnis aceptaron la carretera. El proceso de consulta a los pueblos indígenas del Tipnis ha estado plagado de irregularidades, los que hacían la supuesta consulta previa eran funcionarios de gobierno que días antes de proceder con la consulta, llegaban a las comunidades con regalos y prebendas para comprar conciencias, pero la gente de base dio al mundo una prueba de dignidad y rebeldía, se organizaron y en varias comunidades e impidieron el ingreso de los ‘consulteros’, decidieron eso porque en varias comunidades a las que ingresó la consulta y se rechazó la carretera, en los informes del gobierno aparecían como si la hubieran aceptado, incluso algunas comunidades impidieron el ingreso al censo, por la desconfianza que generaban los ‘consulteros’. El gobierno dijo que la consulta iba acompañada de organismos internacionales para que verificaran la transparencia de la consulta, pero nosotros tenemos videos de la ausencia de estos.

AC. Al margen de tu participación en el festival, también eres uno de los estudiantes del Tidoc. ¿Cómo evalúas esa experiencia?

AZ. El taller de cine es un compromiso personal de compartir el conocimiento adquirido con la mayor gente que se puede, sobre todo con las hermanas indígenas, para que ellas hagan contrainformación y amplifiquen la voz de sus pueblos. Hay mucho nivel de los estudiantes, se ha formado una especie de familia, compartimos lindos momentos, despedirse de ellos va a ser muy difícil. El montaje de los documentales ya está en marcha y esperemos que el público que asista al teatro salga contento.

Álvaro Olmos
Director l San Antonio
“En las cárceles hay historias particulares”

ALDEA CULTURAL (AC). La película se adentra en una cárcel, lo que siempre conlleva dificultades y peligros extra. ¿Cuáles fueron los que tuvieron que enfrentarse?

ÁLVARO OLMOS (AO). En realidad no pasé por peligros, yo fui a buscar a mis personajes y nada más. En una cárcel si tú no molestas a nadie, nadie te molestará, solo tiene que ver con el respeto mutuo. Las dificultades las tienen todas las películas (enfático), no solo las filmadas en cárceles, la principal dificultad fue obtener permisos, pero aparte de eso, nada más.

AC. ¿Hay alguna particularidad especial que te ha interesado en la cárcel de San Antonio y no en alguna otra?

AO. Creo que sí, el hacinamiento, la pobreza y el caos de todas las cárceles bolivianas que son muy parecidas entre sí. En San Antonio encontré personajes interesantes, esa es la diferencia.

AC. En los últimos años se nota un interés de diferentes realizadores por documentar lo que ocurre en las cárceles bolivianas. ¿Por qué crees que el tema genera tanta atracción?

AO. Creo que la respuesta es bastante obvia; no tiene que ver precisamente con la cárcel como lugar, sino con los personajes, en las cárceles hay historias particulares y creo que eso es lo llamativo. Igual creo que por ahora hay dos películas en la cárcel, no es tanto.

Share

El Festival de Cine de Sucre vivió su inauguración a sala llena

El público llegó desde temprano a la sala del SAS l Foto: Gerardo Rodríguez

.

La novena edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos ya se realiza en Sucre, luego de la proyección de las primeras películas, la llegada del jurado internacional y la inauguración oficial, llevada a cabo anoche en el Cine SAS, ante un gran concurrencia de público, que colmó las butacas de la sala y se concentró también en los pasillos para ver la cinta El Capital, del francés Costa-Gavras.

Además de la exhibición de la película, el acto inaugural contó con la actuación del grupo musical Voz Abierta y la presentación de los jurados que ya llegaron a la ciudad: Miguel Curiel, Patrick Vanier y Tammy Clemons se sumaron a los bolivianos Alex Aillón, Carlos Cordero, Cristina Bubba, Humberto Ríos y Juan Carlos Valdivia. Este último fue elegido presidente del jurado, que también está integrado por Gustavo Rodríguez y Verónica Córdova, que aún están por llegar a Sucre.

Pero no solo la ceremonia de inauguración contó con buen número de espectadores en las butacas, ya que desde las primeras horas se han registrado funciones a sala llena, sobre todo para ver las películas exhibidas por la mañana. La gente que asiste al festival, por cierto, ya vota por sus preferidas para elegir la cinta ganadora del Premio del Público, que será entregado el sábado.

Con una selección que incluye 84 producciones de casi una treintena de países, el festival se extenderá hasta el 28 de julio, con funciones libres y gratuitas. Entre ellas se encuentran las cintas de Humberto Ríos, Daniela Wayllace, Daniel Samyn, Paco Torres, Jonathan Millet y Loïc H. Rechi, quienes han conversado con ALDEA CULTURAL acerca de sus películas, que serán presentadas en diferentes horarios durante esta segunda jornada del encuentro cinematográfico.

Ver toda la programación

MARTES 23 DE JULIO

The Rattle of Benghazi
De Paco Torres
España-Irlanda l 2012 l 11 minutos l Ficción
Proyección: Musef, 19:00
El ruido de una matraca es intenso, inconfundible e implacable. En Benghazi, un niño y una niña juegan con una matraca para silenciar el ruido de los bombardeos. Juegan a ser ellos mismos. Sus sonrisas se convierten en lágrimas silenciosas llenas de esperanzas. 

Fernando Birri, El Utópico Andante
De Humberto Ríos
Argentina l 2012 l 97 minutos l Documental
Proyección: Musef, 19:15
Humberto Ríos entrevista al legendario cineasta argentino Fernando Birri, director de películas como Los Inundados, Mi Hijo, el Che y El Siglo del Viento y creador de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en Cuba.

Memento Mori
De Daniela Wayllace
Bélgica l 2012 l 10 minutos l Animación
Proyección: Musef, 10:00
‘Memento Mori’ significa ‘Recuerda que tu también morirás’. Así, en este corto se explora una de las certezas inevitables de la existencia, a través de los recuerdos y vivencias de una niña, en su funeral. Las tres partes en las que está dividida la obra dan lugar a un ritmo creciente que desencadena un final trepidante.

Kajianteaya, La Que Tiene Fortaleza
De Daniel Samyn
Argentina l 2012 l 77 minutos l Documental
Proyección: Teatro 3 de Febrero, 10:00
Al norte de Argentina, en Salta, encontramos a Kajianteya. Ella es Niyat (autoridad) de una comunidad aborigen de la etnia Wichí. A través de su palabra descubrimos la tensión entre dos realidades. Por un lado, un mundo de discriminación y exclusión de los pueblos indígenas. Y, por otro, la pelea diaria por una vida digna.´

Ceuta, Dulce Prisión
De Jonathan Millet y Loïc H. Rechi
Francia l 2012 l 90 minutos l Documental
Proyección: Musef, 16:00
Entre tragedias y alegrías cotidianas, esta película describe la desgracia y las ínfimas esperanzas de hombres presos en las redes de un sistema financiado por cada ciudadano europeo, relatando el encerramiento sufrido por Marius, Simon, Iqbal y Hakim, encerrados en el enclave de Ceuta desde hace varios meses, como centenas de otros inmigrantes.

Ver toda la programación

Humberto Ríos 
Director l Fernando Birri, El Utópico Andante
“El festival tiene un espacio ganado”

ALDEA CULTURAL (AC). Fernando Birri es una leyenda viviente, con muchas historias para contar. ¿En qué aspectos de su vida ha enfocado el documental?

HUMBERTO RÍOS (HR). En principio, la entrevista iba a girar sobre un punto central: la creación en el cine documental. Pero como suele ocurrir con Fernando, la entrevista tuvo un giro importante: empezamos a hablar de su vida, de su infancia, sus aprendizajes, sus estudios, etc, con la idea de que en algún momento tendríamos que tocar el tema central, pero cuando llegamos a ese momento, Fernando se declaró muy cansado y levantó la filmación. Con una entrevista a medio hacer, quedé perplejo, sin saber que rumbo tomar con todo el material que ya habíamos registrado. Y a la espera de que Fernando decidiera proseguir lo esperé casi dos años. Entretanto yo revisaba el material buscando algún dato que me señalara el rumbo. Felizmente, revisando sus películas di con ORG y ese film me desconcertó, porque no era del estilo de Birri y leyendo y escuchando sus dichos finalmente encontré la clave que me permitiría armar esa especie de rompecabezas. No había orden que respetar. Nada o casi nada de cronología. Simples datos tirados al espacio y algunos que otros recuerdos como para informar de su existencia vital. Y entonces empezó para mí el tránsito de un largo camino para encontrar a Fernando Birri, el utópico. Momentos alegres, curiosos y algunos dolorosos y otros llenos de energía. Me apoyé en el sustrato de sus confesiones y mucho en su lenguaje corporal.

AC. ¿Cuál cree que es el legado que dejará Fernando Birri con sus películas y su labor dentro del cine latinoamericano?

HR. Fernando dejará como legado su inmensa sabiduría sobre todos los aspectos de la vida. Su simplicidad. Su mirada humanística hecha de mucha comprensión hacia el otro. Su afán de romper con los moldes con que los hombres suelen encerrar sus criaturas, la audacia para proponer objetivos y su falta de temor ante los desafíos. Es todo un inmenso río que hará falta recorrer sin temores pero con esperanza abierta al mundo.

AC. ¿Cómo encontró a Fernando a las puertas de cumplir nueve décadas de vida? ¿Sigue tan lleno de vitalidad e ideales como siempre?

HR. Fernando es un incansable ‘caminador’ de este mundo y de varios otros y está siempre presente a la hora del desafío y, a sus casi nueve décadas de vida, todavía tiene la energía para ayudar a quienes desean homenajearlo, como en el caso del homenaje que le rindiera la embajada argentina en Roma. Reunir sus filmes no fue tarea fácil, ni sus escritos, ni sus apariciones actorales. Espero y ruego que continúe enviando sus escritos y siga pensando el cine como una forma de vida y de pensamiento.

AC. ¿Qué impresión tiene del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, que este año presentará más de 80 películas de todo el mundo?

HR. El Festival de los Derechos Humanos que se lleva a cabo en Sucre (Bolivia) ya tiene ganado un espacio muy especial en Latinoamérica y sigue sumando prestigio junto al Tidoc, su taller de cine Documental. Es una cita imprescindible de todos los años y no es de extrañar el hecho de que esas 80 películas de todo el mundo estén en Sucre y en el festival. Este acontecimiento crece año tras año y es un orgullo para Latinoamérica que esté ubicado en el continente. Auguro nuevos desafíos y espero que su consagración se fortalezca aún más.

Daniela Wayllace
Directora l Memento Mori
“Es un tema que me llegó muy profundo”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Por qué decidiste abordar el tema de la muerte en tu película de graduación?

DANIELA WAYLLACE (DW). El ‘Memento Mori’ es una expresion artística y religiosa que viene desde la Edad Media y que consistía en una reflexión con relación a la muerte y la vida eterna con Dios (la luz eterna-lux aeterna). Cuando estaba en Conadanz, hablando con la directora Yolanda Mazuelos, alguna vez tocamos el tema de la violación a niños en el campo por parte de miembros de la familia próxima o de conocidos. Uno de los problemas más grandes es que las víctimas de estas violaciones casi nunca denuncian a sus agresores y tienen que vivir con ellos y con el dolor-miedo. Para muchas de estas víctimas, cierta parte de su vida es arrebatada y la inocencia quebrada. Me acuerdo que ese tema me llegó muy profundo y quise trabajar al respecto y decidí escribir dos historias sobre eso. Una de ellas es Memento Mori.

AC. Te has especializado en hacer animaciones. ¿Qué posibilidades te permite ese formato para que lo elijas al contar tus historias?

DW. Encuentro que la animación es un lenguaje próximo a las artes plásticas. Sin embargo, uno puede utilizar la técnica que crea que va mejor para el propósito de la historia.

AC. Naciste en Bélgica pero también has estudiado en Bolivia. ¿Qué te motivó a venir al país?

DW. Nací en Bélgica pero viví desde muy niña y la mayor parte de mi vida en La Paz. Solamente volví a Bélgica para realizar los estudios en animación. Es decir, vivo en Bélgica desde el 2006. Antes de eso, terminé la Carrera de Artes en la UMSA y estudié por cuatro años Ciencias Políticas en la UNSLP, en La Paz.

AC. ¿Será Bolivia y, más específicamente La Paz, una fuente de inspiración para tus futuras películas?

DW. Evidentemente que La Paz ha sido y es una fuente de inspiración, puesto que viví allí gran parte de mi vida. El imaginario paceño es rico y merece ser explorado en todas sus facetas. Está claro que Chuquiago Marka estará en el centro de mis creaciones porque adoro mi ciudad y es parte de mí, pero también creo que la vida es muy corta como para ponerse limites físicos, intelectuales o geográficos. Así que para responder tu pregunta, tendría que decir que no lo sé.

Daniel Samyn
Director l Kajianteya, La Que Tiene Fuerza
“Deseamos que disfruten de la película al mirarla”

ALDEA CULTURAL (AC). Cuéntanos un poco sobre tu película que será exhibida en el festival. ¿Cómo tomaste conocimiento de la historia de Kajianteya y que te llevó a filmar una cinta sobre ella?

DANIEL SAMYN (DS). La primera noticia que tuve de Kajianteya fue en 2006 a través de un diario regional del norte de Salta. Un hombre de la comunidad wichí embarazó a la hija de su mujer, de nueve años, con el supuesto consentimiento de su madre. Kajianteya fue la única dirigente aborigen que denunció el hecho. Afirmó que el abuso no es una costumbre ancestral ni tiene que ver con la cultura wichí. Por el contrario, las mujeres de su pueblo son celestiales y descienden de las mujeres estrella. Aportan la espiritualidad y complementan al hombre que representa lo terrenal. Detuvieron al hombre y varias personas de aquella comunidad protestaron sosteniendo que no es un delito. Kajianteya fue repudiada por los miembros de la comunidad. El hombre terminó siendo juzgado por violación y fue preso. A partir de aquel episodio comencé a acopiar información y fui descubriendo a un personaje capaz de encadenarse a las rejas de la catedral de Salta en defensa del trabajo de su compañero, como realizar una huelga de hambre en las puertas del Congreso de la Nación reclamando por los territorios ancestrales de su pueblo. De bloquear un pasillo de acceso a la municipalidad con media docena de mujeres durante días para mejorar condiciones de vida, o detener camiones con rollos de madera, producto de la tala indiscriminada en el medio de un monte de yungas. A veces reflexiva y otras fuera del razonamiento del ‘blanco’. Kajianteya, con rabia o con humor, a veces peleada con su propia comunidad, intenta. Siempre intenta. Durante la investigación nos preguntábamos como abordarlo con singularidad teniendo en cuenta que la exclusión, el racismo y la discriminación hacia el aborigen es un tema muchas veces tratado por el cine documental. Luego de conocer a cada uno de los personajes y recorrer su geografía, a veces urbana, a veces natural, siempre áspera, creímos encontrar la clave. Mediante su singular mirada, Kajianteya nos guía a través de su mundo, presentándonos personajes y situaciones. Y nosotros intentamos reflejarlo en un tejido de imágenes respetuosas, sonidos narrativos, y la contundencia de su palabra conviviendo con la dureza de la realidad y el humor de lo cotidiano. En síntesis, hemos procurado narrar poéticamente algo del pensamiento de una luchadora social que es relato y continente de muchas otras. Disfrutamos el intento y deseamos que ustedes lo hagan al mirarla.

AC. ¿Cuál es la situación actual de las comunidades indígenas en Argentina, en cuanto al tema de tener respetados sus derechos fundamentales?

DS. En Argentina, desde hace unas décadas, con el reconocimiento por parte del Estado de algunos derechos de los pueblos indígenas, comenzó a abrirse un espacio para el trabajo de la recuperación de la memoria y la revaloración de las prácticas culturales. Sin embargo, todavía se desconoce o se niega la situación de los pueblos originarios en general y de su religiosidad y de su arte en particular. Creo que en mi país, como en la mayoría de los países latinoamericanos, las comunidades indígenas pertenecen a los más excluidos entre los excluidos, porque a la situación de pobreza se suma la discriminación por ser ‘indios’. En el documental que participa del festival, Kajianteya cuenta como debían esconderse para realizar sus prácticas shamánicas cuando ella era chica. Cuarenta años más tarde, en nuestro documental del año 2010 Playa Ancha–Caraparí, una directora de escuela explica como el sacerdote de esa parroquia intentaba que los chicos de una comunidad chiriguano-guaraní no aprendieran el idioma porque esto “les quitaba posibilidades a la hora de buscar trabajo”. Razón por la cual, ahora los chicos de esa zona no conocen su idioma ancestral… Y lo más triste es que, en general, los padres piensan lo mismo. En Argentina existe una Ley de Bosques y una acordada de la Corte Suprema de la Nación que defiende zonas de bosques, sin embargo en muchas zonas del país no se respetan y el modelo de sojización termina siendo hoy el arma de despojo, como en la antigüedad fueron el Wínchester, el Remington y el Máuser.

AC. Fuiste director de producción de varias películas del notable realizador Pino Solanas. ¿Su trabajo ha influido de alguna manera en el tuyo a la hora de ponerte a dirigir documentales?

DS. Sin duda es así. Como también aprecio la obra de Jorge Preloran, el Resnais de Noche y Niebla o el Sokurov de Elegía de un Viaje, y me emociona la naturalidad que logra Eduardo Coutinho con sus personajes. La relación con Pino lleva más de veinte años. Comencé participando en uno de sus seminarios, luego me quedé organizando otros nuevos seminarios, impartiendo clases con él y armando la producción de cinco de sus películas. Y ahora estamos compartiendo un nuevo proyecto. Ha sido una gran experiencia para mí, pero lo que más valoro es lo construido en el plano afectivo. A esta altura Pino es para mí una “especie de tío de la familia” con el que a veces coincido y otras no, pero donde siempre prevalece el cariño, el respeto mutuo y las ganas de compartir momentos de la vida.

Paco Torres
Director l The Rattle of Benghazi
“Los niños no son conscientes del conflicto”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿De qué trata tu película The Rattle of Benghazi?

PACO TORRES (PT). La película trata sobre la inocencia de los niños en escenarios de guerras, en particular en la guerra de Libia, y como dos hermanos huérfanos pasan su día rodeados de bombas, miedo y terror, mientras los adultos juegan a matarse, los niños juegan a ser niños. El ruido de una matraca es intenso, inconfundible e implacable. En Benghazi, un niño y una niña juegan con una matraca para silenciar el ruido de los bombardeos. Juegan a ser ellos mismos. Sus sonrisas se convierten en lágrimas silenciosas llenas de esperanza.

AC. ¿Cómo surgió la idea de realizar este cortometraje?

PT. La idea surge como todas las que escribo, curiosidad, ganas de contar una situación de indefensa de los más desfavorecidos y gran conciencia emocional.

AC. ¿Por qué la elección de rodar en Irlanda?

PT. Por imposibilidad de rodar en Libia, opté por la opción de Irlanda, donde resido, una vez que vimos que había similitudes entre la costa de Dublín y la de Benghazi, en Libia.

AC. La película aborda la cuestión de los conflictos a través de la mirada de dos niños. ¿Cómo los niños se ven afectados por la guerra en diferentes lugares del mundo?

PT. Los niños no son conscientes del conflicto, un niño no tiene esa percepción, no conocen el por qué. Esa era mi intención, de retratar un cuadro realista de los niños en cualquier conflicto, ellos siguen jugando, soñando y en este caso protegiéndose entre ellos mismos.

Jonathan Millet y LoÏc H. Rechi
Directores l Ceuta, Dulce Prisión
“Muchos inmigrantes lloran por la noche”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Cómo se enteraron de la historia contada en su film?

JONATHAN MILLET/LOÏC H. RECHI (J/L). Fuimos a Ceuta por primera vez en marzo de 2010, por dos razones. Teníamos en la cara las imágenes terribles de 2005 y de esos inmigrantes intentando cruzar la Valla, y también coincidía, más o menos, con los 20 años de la caída del Muro de Berlín. Teníamos unas ganas fuertes de ver Ceuta, este sitio con uno de los últimos muros de Europa. En este momento, tuvimos un encuentro muy fuerte con unos inmigrantes indios viviendo en la selva, temiendo que se les expulsen. Nació la idea del documental, y volvimos a grabar seis semanas en agosto y septiembre de 2011. Los indios —por fin— habían podido pasar a la península. Pero cada día, llegaban olas de inmigrantes africanos. Fueron algunos de ellos que hemos grabado.

AC. Normalmente, vemos a Ceuta como un destino turístico fantástico. ¿Cuál es el lado oscuro de la ciudad?

J/L. De un lado, Ceuta es una estación balnearia; bueno, no la que tiene más ‘glamour’ en el mundo, pero con sol, donde existe una cierta tranquilidad, un ritmo de vida agradable, muy típico español. Pero del otro lado, Ceuta es como un centro de internamiento para inmigrantes, pero a la escala de una ciudad. Cada mes, especialmente en verano, muchos de ellos entran sin saber muy bien que una vez dentro, podrán salir únicamente según la buena voluntad del gobierno español. Esa realidad cotidiana de expectación sin respuesta les resulta muy complicada de aceptar. Se encuentran en una situación de inercia total, después de una aventura que les ha hecho recorrer toda África y se ha caracterizado por un movimiento continuo. La cuestión del trato de esos chicos es sensible. Por un lado, se puede considerar —lo que hemos mucho oído por parte de la población de Ceuta— que no están mal del todo, que con el CETI, España les acuerda un techo, comida diaria, etc. Pero al mismo tiempo, vivir diez personas en la misma habitación sin saber cuánto tiempo durará esa situación es algo muy difícil de aceptar para cualquier ser humano que aspira a un poco de dignidad.

AC. ¿Cuáles fueron las dificultades de rodar en Ceuta?

J/L. Lo más complicado fue ganar la confianza de los inmigrantes. Los primeros días, pensaban que éramos agentes del gobierno intentando recuperar informaciones. No lo sabíamos en este momento pero muchos de ellos mienten sobre sus nacionalidades, pretendiendo venir de otro país que no el suyo, países que no han firmado un acuerdo bilateral de expulsión con España. Pero al cabo de un periodo, viéndonos todos los días, después de haberles explicado mil veces que tipo de película queríamos hacer, se han abierto y han aceptado que les siguiéramos día tras día. Viéndonos recorrer los mismos caminos que ellos cada día, pasando horas y horas al lado del centro de inmigrantes con ellos, hemos ganado su respeto.

AC. ¿Y qué dicen acerca de las personas mostradas en la película? ¿Cómo se sienten, aún tienen la esperanza de mejores días?

J/L. Estos chicos han venido con un ‘sueño de Europa’. Pero al llegar, como lo dice uno de ellos en la película, tienen el sentimiento de ‘que han llegado a la puerta de Europa pero que los europeos la cierran al verlos’. Se sienten muy mal en Ceuta porque no saben cuánto tiempo van a quedarse. Como lo decía antes, destacan una impresión de inercia total, especialmente porque no tienen el derecho de trabajar. Muchos nos confesaron llorar por la noche. Siempre existe un poco de esperanza en sus palabras y sus pensamientos, pero más tiempo se quedan, y más este sentimiento huye. Es absolutamente terrible ver el estado psicológico de los que llevan tres o cuatro años en Ceuta. Están tan destrozados mentalmente que parece casi imposible que vuelvan a un estado más sano una vez este periodo en la ‘dulce prisión’ haya acabado. Es muy triste.

Share

Se abre la novena edición del Festival de Cine de DDHH

La película El Capital será exhibida en la fiesta de apertura l Foto: Difusión

.

La novena edición del Festival de Cine de los Derechos Humanos, a llevarse a cabo en Sucre (Bolivia), del 22 al 28 de julio, ya tiene todo listo para su inauguración, que se realizará este lunes, a las 19:00, en la sala del Cine SAS. La película que abrirá esta nueva versión del encuentro cinematográfico será El Capital, del director francés Costa-Gavras.

Este año, el festival tendrá 84 películas en su programación, en igual número de funciones. Serán exhibidas producciones de Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Congo, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Haití, Holanda, India, Irlanda, Italia, México, Nicaragua, Suiza, Tailandia, Uruguay y Venezuela.

La diversidad de temáticas, estilos y nacionalidades hace que el festival sea una oportunidad única para ver un cine diferente y con fuerte contenido social. El evento, consagrado este año a celebrar el Trabajo, la Dignidad y la Vida, tendrá lugar en las salas del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), Teatro 3 de Febrero y Alianza Francesa, además de otros espacios alternativos, como el Instituto Psiquiátrico Nacional, la Cárcel de San Roque y diversos centros de formación.

Además de las proyecciones, el festival está lleno de actividades paralelas, como charlas maestras con los realizadores Juan Carlos Valdivia, Humberto Ríos y Verónica Córdova, el concierto de Tincho Castillo Cuarteto y la exposición en homenaje a Miguel Alandia. Asimismo, concluirá también el Taller Iberoamericano de Cine Documental (Tidoc), realizado desde hace más de un mes con productores y estudiantes de las más diversas nacionalidades.

La ceremonia de clausura del noveno festival está programada para el sábado 27, en el Teatro Gran Mariscal, con la proyección de la cinta La Huella del Dr. Ernesto Guevara, del cineasta mexicano Jorge Denti. Esa noche también se conocerán los ganadores de los Premios Pukañawi, elegidos por un jurado integrado por once personalidades de Bolivia y del exterior.

Para este lunes, además de El Capital, se exhibirán diferentes producciones desde las primeras horas del día, en los distintos escenarios de la ciudad, como es posible ver en la programación adjunta. Tres de las películas que hacen parte de la primera jornada del festival son Los Ojos de Dante, corto del español Gonzalo Gurrea Ysasi, Más Náufragos Que Navegantes, largometraje del brasileño-uruguayo Guillermo Planel, y La Bala No Mata, mediometraje de la boliviana Gabriela Paz Ybarnegaray.

En vísperas del inicio del festival, ALDEA CULTURAL aprovechó para conversar con los dos directores. Gurrea habla sobre la experiencia de haberse internado en una cárcel venezolana para mostrar el trabajo de un artista. A su vez, Planel comenta sobre su película, en la cual entrevistó diferentes personalidades acerca de los derechos humanos en América Latina, mientras Ybarnegaray reflexiona acerca de lo que significó la Revolución del 52.

LUNES 22 DE JULIO

Más Náufragos Que Navegantes
De Guillermo Planel
Brasil l 2013 l 97 minutos l Documental
Proyección: Colegio Sagrado Corazón, 10:30
Los diversos conceptos de derechos humanos en América Latina son discutidos a partir del punto de vista de personajes que son, en algunos casos, protagonistas de la historia contemporánea del continente: músicos, escritores, arquitectos, profesores y gente común que trata de diversos temas que van más allá de lo que tradicionalmente se conoce como derechos humanos.

Los Ojos de Dante
De Gonzalo Gurrea Ysasi
España l 2012 l 6 minutos l Documental
Proyección: Teatro 3 de Febrero, 10:00
Un viaje artístico, una experiencia de vida: una experiencia que cambió su vida para siempre. El documental se adentra en una de las muchas cárceles de Venezuela, para conocerla a partir de la mirada de un artista.

La Bala No Mata
De Gabriela Paz Ybarnegaray
Bolivia l 2012 l 52 minutos l Documental
Proyección: Musef, 10:00
Sesenta años después de la Revolución Nacional, la película muestra a un grupo de personas que sobrevivieron y protagonizaron ese histórico acontecimiento. Gente común que vivió este suceso fundamental en la historia de Bolivia y que ahora tiene alrededor de 70 a 90 años.

Los Descendientes del Jaguar
De Eriberto Gualinga
Ecuador l 2012 l 28 minutos l Documental
Proyección: Colegio Sagrado Corazón, 10:00
La película muestra el proceso de demanda del pueblo indígena de Sarayaku ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos luego de que se entregara de manera inconstitucional el bloque 23 para explotación petrolera durante el gobierno de Lucio Gutiérrez. La entrega de estos territorios irrespeta la norma que indica que se debe hacer una consulta previa a los habitantes originarios del sector.

Ver toda la programación

Guillermo Planel l Director
“Todo viaje a Bolivia es un aprendizaje”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Qué te motivó a realizar este documental?

GUILLERMO PLANEL (GP). La primera motivación para la realización de este trabajo ocurrió en mi participación durante un festival de cine de derechos humanos en Asunción (Paraguay), en 2009. Al presentar una ponencia sobre mi trabajo, que se basa en derechos humanos, comunicación y seguridad pública en Brasil (violencia, tráfico de drogas, criminalización de la pobreza), un participante se sintió ofendido y colocó su argumento de que nunca un asunto relacionado a violencia podría ser relacionado con derechos humanos. Para nosotros en Brasil, la lucha contra la violencia es preponderante, de suma importancia, principalmente por considerar el derecho a la vida como un derecho humano fundamental.

AC. ¿Cómo seleccionaste a los personajes que harían parte de la película con sus testimonios?

GP. Este es un asunto muy interesante, pues este trabajo, desde su idealización hasta su finalización reciente, es independiente, sin ningún tipo de patrocinio, a no ser la ayuda de diversos festivales de cine de derechos humanos en Latinoamérica que me invitaron como jurado en algunos casos, pero principalmente para participar con mi película anterior Viviendo Otra Mirada. Eso me permitió, como en el caso de Bolivia, tener acceso a locales y entrevistas que no conseguiría sin ese tipo de ayuda. Otra forma de obtención de entrevistados fue a través de amigos que consiguieron importantes nombres como Eduardo Galeano, Pérez Esquivel, Oscar Niemeyer, Don Pedro Casaldaliga, Pino Solanas, Taty Almeida y Manu Chao, entre otros. No hay dinero que obtenga entrevistados como ellos, solo con amistad y el reconocimiento del trabajo se consiguen entrevistados tan fantásticos.

AC. La película propone a los derechos humanos como un elemento de integración del continente. ¿Qué tan lejos o cerca estamos de eso?

GP. Creo totalmente en eso, o sea, la diversidad de conceptos, la importancia que cada sociedad le da a cada un de los aspectos de los derechos humanos, ayuda en la construcción de un mosaico multicultural de conceptos de derechos humanos. Cada elemento, de cada sociedad, forma un panel grandioso de unidad latinoamericana, en nuevos ideales, en nuevas directrices de evolución de los derechos de los pueblos, así como los derechos individuales.

AC. Hace dos años, estuviste en el Festival de Cine de Sucre como jurado. ¿Qué recuerdos tienes de esa experiencia?

GP. Esa experiencia fue algo inolvidable. Fueron diez días fantásticos. Yo tengo un cariño muy especial por Bolivia. He estado diversas veces y cada viaje es una experiencia inolvidable, los recuerdos siempre son impactantes de una forma muy positiva. La cultura andina es algo mágico, lo veo como algo muy sagrado. Humberto (Mancilla, director del festival) nos proporcionó un viaje a Quila Quila y al cerro Obispo, en el cual se presentó una orquesta sinfónica de El Alto, que fue una de las cosas más impactantes que he vivido en mi vida. Además está la calidad de las películas y de la gente que participó como un todo en el festival. Deseo retornar a Sucre lo más pronto que pueda. Tengo recuerdos de la última experiencia de este viaje que están presentes muy seguido en mi día a día. Todo viaje a Bolivia es un eterno aprendizaje.

Gonzalo Gurrea Ysasi l Director
“La cárcel es un nido de muchas historias”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿De qué trata la película Los Ojos de Dante?

GONZALO GURREA (GG). Se trata de un cortometraje documental en el que, a través de la experiencia del artista venezolano Oscar Molinari, el espectador puede adentrarse en una de las cárceles venezolanas y conocer un poco más de cerca esta realidad.

AC. ¿Cómo y cuándo surgió la idea de hacer este corto documental?

GG. Todo comenzó a raíz de un documental que estaba realizando sobre la obra de Oscar Molinari, un conocido y polifacético artista venezolano. A lo largo de nuestras conversaciones para rodar el documental, Oscar me habló de una exposición fotográfica un tanto particular que realizó sobre los cuchillos que llevan algunos presos y para la cual tuvo que adentrarse hasta el interior de las mismas celdas de una de las prisiones de Caracas. Fue entonces cuando supe que ahí había una gran historia que contar.

AC. El tema de las cárceles ha sido común en varios documentales recientes. ¿Por qué cree que ese tema ha ganado tanta vigencia en la actualidad?

GG. Creo que es un mundo del cual la mayoría de la gente conoce muy poco y que es un nido de muchas historias. Historias de amor, de odio, de venganza, de violencia, de amistad, de redención… En definitiva temas universales que tienen lugar bajo un prisma tan particular como el de la cárcel.

AC. ¿Cómo fue su experiencia rodando en Venezuela?

GG. La parte del documental en que la cámara se adentra en la prisión fue rodada por el propio Oscar Molinari con el fin de tener material de archivo para su posterior obra pictórica. Incluso hay momentos en que los propios presos toman los mandos de la cámara para filmar. Es una de las partes más impactantes del cortometraje.

Gabriela Paz Ybarnegaray l Directora
“En 60 años tal vez una sociedad no cambia tanto”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Cómo surgió en tu cabeza el proyecto de realizar una película en que los sobrevivientes recordaran la Revolución del 52?

GABRIELA PAZ YBARNEGARAY (GPY). Mi padre, Danilo Paz, fue jurado de la tesis de Maestría de Mario Murillo Aliaga, el autor del libro “La Bala No Mata Sino el Destino”. Tuve la oportunidad de leer la tesis y me cautivaron los relatos de las personas que se citaban ahí, quería conocerlos en persona.

AC. ¿Y cómo has hecho para encontrar a esos sobrevivientes? ¿Cuál fue el proceso, todos aceptaron participar?

GPY. El proceso consistió en escoger y retomar algunos de los personajes que se citaban en la tesis. Entablar contacto y amistad con ellos y escogerlos por las distintas proveniencias e historias que podían contar. Todos aceptaron participar, creo que se generó un ambiente de confianza entre el equipo de filmación y los protagonistas.

AC. ¿Qué fue lo que más te llamó la atención al escuchar los relatos de los protagonistas?

GPY. Darse cuenta de que en 60 años tal vez una sociedad no cambia tanto y, sobre todo, llegar a conocer a personas maravillosas, ahora siento que tengo ocho nuevos abuelos.

AC. En el ámbito personal, al hacer este documental, ¿cambió en algo tu visión acerca de la Revolución?

GPY. Aprendí que la memoria es frágil, y que es importante repensar las ideas. Conocí una pequeña parte de los recuerdos de ocho personas específicas, cada una de ellas es un mundo, mi visión no ha cambiado se ha abierto por nuevos caminos que nunca me habría imaginado llegar a conocer.

Eriberto Gualinga
Director l Los Descendientes del Jaguar
“La película tiene mensaje y esperanza”

ALDEA CULTURAL (AC). Coméntanos sobre el conflicto retratado en el documental.

ERIBERTO GUALINGA (EG). Es un conflicto petrolero militar que ocurrió en el 2002 y 2003, en el cual la compañía general de combustibles CGC ingresó sin consulta previa a nuestro territorio. Mi pueblo logró expulsar de manera pacífica a esta compañía.

AC. La película fue rodada en 2012. Actualmente, ¿cuál es la situación del Bloque 23? 

EG. Bueno, en la actualidad el bloque 23 no existe, se han conformado nuevos bloques petroleros para las licitaciones de la denominado 11va ronda de explotación petrolera, en esta 11va ronda el territorio de Sarayaku y parte de la cuenca de Bobonaza han sido sacados de la licitación, presumimos que debido a la sentencia del caso Sarayaku. El argumento que da el Estado es que lo licitaran en el futuro, aun así las demás nacionalidades indígenas están dentro de la nueva licitación petrolera, con mucha resistencia de las nacionalidades, la experiencia de Sarayaku de haber sufrido violaciones a nuestros derechos puede volver a repetirse.

AC. En los últimos años, ¿ha habido una mejora en el respeto a los derechos de los indígenas ecuatorianos o estos siguen muy vulnerables?

EG. El actual gobierno sigue vulnerando los derechos de los pueblos indígenas con más fuerza, hay dirigentes enjuiciados, condenados por terrorismo, aun así la sentencia es importante porque nos hemos unido en base al motivo de que ya una Corte Internacional nos dio la razón.

AC. La cinta ha ganado premios importantes en el ámbito internacional. ¿A qué atribuyes el éxito obtenido hasta ahora en diferentes festivales y premiaciones?

EG. La película siempre es con un mensaje y una esperanza de vida, de algo que estamos defendiendo para no lamentarnos en el futuro, pienso que se debe a esto los éxitos que ha tenido la película; y más que todo es una película dirigida por un realizador indígena.

Share