Tag Archive for Patricia García

Ceremonia Sade cierra la trilogía libertina en diciembre

Ceremonia Sade

Ceremonia Sade se presentará en una única función en Santa Cruz l Foto: Jorge Sierra

El 15 de diciembre de 2017, los personajes más libertinos de la historia se reunirán para cerrar la trilogía sadiana, luego de los éxitos de La santa cruz de Sade y Pornografía. Un gran elenco ya alista el espectáculo que se verá en el Teatro René Moreno.

Read more

Share

Teatro La Cueva presenta Radio Paranoia en la capital cruceña

Radio Paranoia, de Teatro La Cueva

La obra volteó taquilla en La Paz y ganó importantes premios l Foto: Teatro La Cueva

Son jóvenes, frágiles y solitarios. Los personajes de Radio Paranoia cruzarán una peligrosa línea en la premiada obra que el Teatro La Cueva presentará en Santa Cruz. El espectáculo se verá este sábado y domingo, en Tía Ñola.

Read more

Share

Un elenco de lujo lleva a escena el espectáculo Gula

Gula, de Eduardo Calla

Patricia García (centro) protagoniza la nueva obra de Eduardo Calla l Foto: Ariel Duranboger

.

Luego de su exitoso estreno en La Paz, con el Teatro Municipal repleto, el espectáculo Gula se presentará esta noche en Santa Cruz de la Sierra y el fin de semana en Cochabamba. Aparte de la dirección del experimentado Eduardo Calla y del texto —una adaptación del clásico “La Visita de la Vieja Dama”, del suizo Friedrich Dürrenmatt—, lo que más llama la atención es el verdadero dream team que constituye el elenco de la obra.

David Mondacca, Patricia García, Cristian Mercado, Bernardo Arancibia, Carlos Ureña, Percy Jiménez, Claudia Andrade, Paola Oña, Daniela Lema, Natalia Joffré y Denisse Arancibia son los once actores que se suben al escenario para interpretar los personajes de esta tragicomedia escrita originalmente en 1955. El montaje cuenta además con la voz de Luis Bredow.

Patricia García y David Mondacca son dos de los más grandes actores del teatro boliviano. La primera es española pero está radicada en el país hace años, con obras importantes en su carrera, como Crudo, Di Cosas Cosas Bien y Las Relaciones de Clara, estas dos últimas también bajo la dirección de Calla. A su vez, el actor paceño tiene una de las trayectorias más extensas del cine nacional, además de haberse notabilizado por interpretar a diversos personajes de Jaime Sáenz en las tablas.

Por su parte, Eduardo Calla es uno de los más reconocidos directores de teatro en Bolivia, habiendo sido responsable de diversas obras al frente de su compañía Escena 163, que lleva a cabo esta puesta. La historia gira alrededor de Clara (Patricia García), una excéntrica millonaria que regresa al pueblo de su infancia, prometiendo sacar a la gente de la pobreza pero estableciendo una condición que pondrá a prueba sus valores y principios.

Las presentaciones de Gula son gratuitas y posibles gracias al patrocinio de la Embajada de Suiza en Bolivia, además del auspicio del Ministerio de Culturas, del Gobierno Municipal de La Paz y de las empresas Sika y Sinchi Wayra, ambas de origen helvético. La cita en Santa Cruz es este miércoles, a las 20:00 en el Teatro Eagles’, mientras en Cochabamba la función se realizará el viernes 7, a las 19:30, en el Instituto Laredo.

Share

FIC 2012: luces y sombras de un festival que renace entre críticas y aplausos

Ópera Pánico puso el cierre en la muestra de teatro nacional l Foto: Bia Méndez

.

El FIC tuvo problemas serios de presupuesto y poco tiempo de planificación. Sin embargo, las muestras de teatro y cine lograron un nivel excelente y el público respondió muy bien a ambas, así como a varias otras actividades del festival. 

Terminó este jueves el Festival Internacional de la Cultura de Sucre (FIC), inaugurado el 9 de noviembre y que presentó decenas de actividades, como la exhibición de películas, montajes teatrales y conciertos de música, entre otros, en casi un mes de programación. Desde antes mismo de su inauguración, el evento ha recibido muchas críticas, pero también convocó a una gran cantidad de público a lo largo de su realización.

Los problemas presentados por el FIC fueron varios. Uno de ellos fue la evidente falta de organización e incluso improviso, con una programación desconocida por el público hasta un día antes del evento. El concierto de Los Pericos, que cerró el festival, solo fue confirmado faltando una semana para su realización —incluso no figuraba en el programa—. A su vez, el show de Los Hermanos Yaipén, que también fue anunciado casi a fines de noviembre, ni siquiera fue llevado a cabo, pese a los afiches que promocionaban la llegada de la agrupación peruana.

Era muy previsible que el FIC enfrentaría problemas, desde su deficiente convocatoria, en la cual quedaba evidente que los organizadores no tenían claro cómo sería el festival. Dicha convocatoria fue realizada en agosto, lo que desnuda la irresponsabilidad de quienes estuvieron a la cabeza del evento*. ¿Cómo concebir que un festival de esta magnitud sea programado y organizado en poco más de dos meses? Que el FIC se haya llevado a cabo, y encima con un buen nivel, es casi un milagro, fruto del trabajo valiente y dedicado de algunos de sus encargados de área y de sus respectivos equipos.

Medea Material l Foto: Noé Portugal/Los Tiempos

Sé que faltando exactamente un mes para la realización del festival, algunos de los organizadores estaban completamente perdidos. Pero sé también que la programación de teatro —de altísimo nivel, dicho sea de paso— ya estaba toda diseñada, demostrando el gran trabajo de Alejandro ‘Pacho’ González, el responsable de esa área. También Roberto Carreño, que se hizo cargo de la muestra cinematográfica, logró una selección formidable de películas, así como la presencia de directores, actores y productores en Sucre.

Vamos entonces al análisis de las muestras. En teatro, Alejandro González reunió a los mejores elencos del país: Kíkinteatro, Escena 163, El Masticadero, Teatro Grito y Mondacca Teatro fueron solo algunas de las compañías que dieron un brillo muy especial al FIC. Las salas estuvieron repletas y muchas veces había que llegar más de una hora antes para asegurarse un lugar. A ejemplo de lo que ya había ocurrido en el Festival Nacional de Teatro, en mayo, Pacho demostró una enorme capacidad para organizar eventos de esta naturaleza.

El derroche de talento en las tablas y detrás de bambalinas ha sido notable: Marcos Malavia, Claudia Eid, Diego Aramburo, Denisse Arancibia, Eduardo Calla, Glenda Rodríguez, Bernardo Arancibia, Cristian Mercado, Patricia García, Lía Michel, Alejandro Marañón, Camila Rocha, Mariana Vargas, Claudia Andrade y David Mondacca, entre muchos otros, estuvieron en Sucre, lo que describe el nivel de la muestra. A lamentar, solamente el Teatro 3 de Febrero, escenario con graves problemas de diseño y mantenimiento y posiblemente elegido debido a la falta de espacios teatrales adecuados en la ciudad.

Maleficarum l Foto: Difusión

Por su parte, la muestra de cine boliviano tuvo una selección de gran diversidad temática y de estilos, presentando trabajos de admirable refinamiento estético, como las ansiadas Los Viejos, de Martín Boulocq, y Perfidia, de Rodrigo Bellott, hasta comedias comerciales como El Pecado de la Carne, de Elías Serrano, y cintas polémicas como Maleficarum, de Jac Ávila. La presencia de realizadores y productores relacionados con las películas fue todo un acierto, generando debates interesantísimos en la sala, con un público que se mostró maduro y abierto a las diferentes propuestas presentadas.

Además de la exhibición de películas, la realización del taller Predactores, a cargo de Rodrigo Bellott, fue otro punto anotado a favor de Roberto Carreño, que se vio perjudicado por recortes presupuestarios que llevaron a la cancelación, por ejemplo, de la Premiación al Cine Nacional, que debería haberse desarrollado el 2 de diciembre. Si no fuera por la labor incansable del también director y productor local, no habría sido posible una selección tan interesante de largometrajes. Fue gracias exclusivamente a su dedicación (y la de sus colaboradores Elizabeth Pérez, Julián Caballero y Mauricio Martínez) que el público pudo disfrutar de una excelente muestra, pues no fueron pocas las trabas que su equipo tuvo que sortear.

No tejeré comentarios acerca de las demás muestras del festival, por la sencilla razón de que no las seguí de la misma manera que sí lo hice con el cine y el teatro. Pero es posible imaginar que hubo problemas, debido en parte a los frecuentes recortes de presupuesto y también, cómo no, a fallas graves de la organización del evento, que estuvo a cargo de la Alcaldía de Sucre y de la Universidad San Francisco Xavier —la Gobernación de Chuquisaca retiró su apoyo, por razones que nunca fueron explicadas del todo—. De cualquier manera, y aun con todos sus defectos, el FIC ha renacido con un alto nivel en varias de sus actividades y eso es lo más importante. Que esta sea la chispa para consolidarlo y lograr mejores versiones en los siguientes años.

* “Los que estuvieron a la cabeza del evento”: me refiero a los representantes de la Alcaldía y de la Universidad; no a los encargados de área (cine, teatro, artes plásticas, danza y otras), que trabajaron en condiciones que estuvieron lejos de las ideales, lo que incluyó plazos y presupuestos ajustados y la cancelación arbitraria de eventos que habían sido programados con anterioridad. 

Muestra de Cine

Perfidia. Una película rodada casi completamente en una sola locación y presentando a un único actor. Perfidia tenía todo para ser una gran prueba de paciencia, pero un magnífico trabajo del director (Bellott) y una notable entrega del protagonista (Gonzalo Valenzuela, de En La Cama) nos regalan una película fantástica, que aun con la casi ausencia de acción y diálogos nos atrapa y muestra lo fascinante que puede ser el cine. A triumph!, como dirían los estadounidenses.

El Pecado de la Carne. El segundo largometraje dirigido por Elías Serrano divierte y entretiene de principio a fin, con una historia que mezcla mucho humor y picardía y algo de erotismo. La sensualidad y desparpajo de Janaína Prates —el descubrimiento de la cinta— aportan mucho al éxito de la propuesta, así como la presencia impecable de la talentosa María Renée Liévana. El Pecado de la Carne no es una cinta pretenciosa: lo único que busca es hacer reír. Y lo logra con creces.

Los Viejos. Martín Boulocq es uno de los más talentosos directores bolivianos de videoclips y, desde Lo Más Bonito y Mis Mejores Años, también uno de los mayores referentes jóvenes del cine nacional. En Los Viejos, el realizador muestra nuevamente su talento para construir imágenes de inusual belleza, aunque se siente la falta de un relato más fluido; es una propuesta difícil y menos lograda que su ópera prima, pero aun así Boulocq nos hace esperar con ansias sus siguientes trabajos.

Muestra de Teatro

Amores Que Matan. Este montaje presenta a David Mondacca en varios monólogos en que el amor y la atracción sexual terminan de forma trágica o truculenta. Violación e incesto son algunas de las temáticas abordadas, lo que incomodó a más de un espectador, pero yo entiendo que el arte es amoral y que por lo tanto son propuestas más que válidas, si están bien elaboradas (lo que es el caso). Curiosamente, la única historia que no habla de amor ni deseos es la más lograda, con un Mondacca que maneja con rara destreza el ingenioso texto. Tremendo actor.

Di Cosas, Cosas Bien. Esta es una obra que ya lleva más de cinco años de recorrido en diferentes ciudades de Bolivia e incluso en el exterior. Al verla, es fácil entender por qué. Además de un elenco rebosante de talento (compuesto por Patricia García, Cristian Mercado, Bernardo Arancibia y Mariana Vargas), el montaje de Eduardo Calla habla de la incomunicación y la indiferencia en un texto notable, que cuenta con generosas dosis de humor —como las escenas de la presentación de García en la TV y de la entrevista de trabajo de Arancibia.

Pis. A estas alturas, el Teatro Grito ya se ha consolidado como una compañía que tiene una de las propuestas más sólidas del teatro boliviano. En Pis, Denisse Arancibia muestra su gran habilidad para componer relatos sencillos, pero que a la vez están llenos de contenido. Bernardo Arancibia, su hermano y uno de los actores de la obra, le roba carcajadas al público en más de una ocasión, pero en general el elenco trabaja bien este texto lleno de humor y que concluye con una muy bien lograda y emocionante escena.

Share

Patricia García y Enrique Gorena cautivan al público en obra de La Cueva

Denisse Arancibia dirige el más reciente montaje de Teatro La Cueva l Foto: Difusión

.

El Teatro La Cueva ha iniciado este sábado en La Paz una corta temporada de su más reciente obra. Usted, Una Cama y Mis Intenciones es la nueva puesta de la directora Denisse Arancibia y está protagonizada por Patricia García y Enrique Gorena, quien es además el autor del texto.

La historia presenta a Pelayo, el autor de una pieza teatral que trata de sustentar una de las máximas premisas de su autora favorita, aquella que dice que “la vida de horizontal es más linda”. Es así como propone esa temática para su texto, el cual pretende llevar a escena con Leonela, una actriz poco conocida. En los ensayos, ambos encuentran en la fragilidad y el desgaste del amor un puente entre lo ficticio y lo real, haciendo que sus personajes trasciendan a pesar de su autor y sus intérpretes.

Quienes conocen el recorrido de La Cueva por las tablas saben de la calidad del trabajo de esta excelente compañía sucrense, responsable de montajes tan pulcros como Entre Abril y Julia y El Libertador en su Abrigo de Madera. Su cooperación con el Teatro Grito, de La Paz, es por demás interesante, pues supone la unión de varios talentos de la escena boliviana, lo que resulta en un rico proceso artístico y creativo del que seguramente saldrán varios frutos.

La puesta, que ha sido presentada recientemente en Sucre, está amparada en un ágil y divertido texto, que juega con situaciones reconocibles relacionadas a la producción de cine y teatro (la actriz desesperada por que la llamen para el papel, el director que de alguna forma intenta aprovecharse de su condición). Pero además hay una suerte de romanticismo, de soledad en estos personajes que cruzan todo el tiempo la delgada línea entre la interpretación y la realidad, sin que uno logre, en diversos momentos, identificar dónde acaba una y dónde comienza la otra.

El éxito de la propuesta no sería posible sin la precisa actuación de Patricia García y Enrique Gorena. Ella, considerada desde hace años como una de las más talentosas actrices del teatro boliviano —aunque en realidad es española—, es capaz de lograr una variada gama de registros, desde lo más dramático hasta lo histriónico. A su vez, ‘Kike’ se presenta como otro de los grandes valores de las tablas nacionales y, con mesura y notable acierto, nos regala un Pelayo creíble y por demás divertido.

Ambos actores componen un dúo que funciona muy bien en el escenario y le aportan ese algo más a un texto que de por sí ya tiene mucho humor y risas aseguradas de principio a fin. Algunas referencias serán mejor comprendidas por quienes están familiarizados con la escena artística local, pero nada que quite el disfrute de esta pieza por todo el público. Asimismo, pequeñas imprecisiones de la puesta en Sucre ciertamente ya habrán sido resueltas por la directora, con experiencia y reconocido trabajo en estas lides, para presentar un montaje más pulcro en esta corta temporada llevada a cabo en La Paz.

Usted, Una Cama y Mis Intenciones es presentada este fin de semana (sábado 11 y domingo 12) y el próximo (18 y 19), siempre a las 20:00 en el Espacio El Desnivel. La sala está ubicada en la Calle Sánchez Lima, 2282, en el Edificio Da Vinci, en la capital paceña.

Share

Marcos Loayza: “La urgencia no nos permite ver lo importante”

El realizador boliviano debe presentar su más nueva película este año l Foto: Los Tiempos

Marcos Loayza

En su nueva película, Las Bellas Durmientes, el director boliviano Marcos Loayza incursiona en el cine de género, en un desafío que él mismo considera arriesgado pero del cual seguramente saldrá bien librado, ya que tiene acostumbrado al público con grandes historias, como ha ocurrido en su multigalardonado debut (Cuestión de Fe) o, posteriormente, en El Corazón de Jesús.

Además de su labor como realizador, Loayza fue director de la Cinemateca Boliviana, institución encargada de la conservación y difusión de la cinematografía nacional. Detrás de cámaras, su talento fue reconocido con invitaciones para dirigir en Argentina (Escrito en el Agua) y llevar a cabo el documental El Estado de las Cosas, en el cual retrató el ambiente de esperanza que se vivía en el país, luego de la elección de Evo Morales como presidente.

La más reciente producción del cineasta paceño fue filmada el año pasado en Santa Cruz de la Sierra, y deberá estrenarse en los próximos meses. Clasificado como un thriller, el largometraje cuenta con actuaciones de Luigi Antezana, Elías Serrano, Andrea Aliaga, Fred Núñez, Paola Salinas, Carlos Rocabado, Daniel Larrazábal y Patricia García, presentando un mundo sin ley, en el cual un humilde cabo procura descubrir la verdad sobre los asesinatos de lindas modelos, involucrándose en una intrincada y peligrosa trama.

Con un tratamiento de comedia realista y jugando con varios clichés cinematográficos, Las Bellas Durmientes es un paso más en la carrera de un director que ha cosechado premios en La Habana, Cartagena y Biarritz, entre otros festivales. En esta entrevista concedida con exclusividad para ALDEA CULTURAL, el realizador da detalles sobre su nueva cinta y habla de temas como la dificultad a la hora de exhibir un trabajo o de hacer gestión y de la calidad del cine actual en Bolivia.

Más sobre la película: Sitio web oficial l Blog l Facebook

Entrevista
Marcos Loayza l Cineasta boliviano

Yo no hago casting porque es bastante duro, entonces trabajo con la gente que me cae bien.

Si acaso uno estuviera haciendo su propia película, no tendríamos tiempo de pelearnos entre nosotros.

Ahora hay una sensación de desencanto general, creo que han caído muchas máscaras.

La única posibilidad de entrar al mercado es la calidad.

ALDEA CULTURAL (AC). Coméntanos un poco acerca de tu nueva película, Las Bellas Durmientes.

MARCOS LOAYZA (ML). Las Bellas Durmientes es una película filmada toda en Santa Cruz y la idea partió de realizar un thriller, no de hacer una película norteamericana, sino más bien de dialogar con el género. De alguna manera la propuesta era expresar cómo son los bolivianos y de construir un thriller.

AC. ¿Por qué elegiste Santa Cruz para ambientar la historia?

ML. Por varias razones. Una de las razones es que Santa Cruz es ahora el punto donde se discute más sobre lo que es lo boliviano, lo que es lo norteamericano, lo que es el progreso. Y la otra razón es que la historia misma lo pide; se muestra a modelos, cómo corre la plata. Santa Cruz permite mucho más aquello, es donde está presente el glamour, la riqueza.

AC. En el caso específico de esta película, ¿de dónde surgió la idea original y cómo fue el proceso desde esa idea hasta plasmarla en un guión?

ML. Lo que pasa es que es un trabajo muy lento, entonces no me acuerdo exactamente el origen, pero me imagino que había toda una clase de situaciones en mi cabeza, ciertos personajes que aparecen y se van dibujando. Creo que se debe tener una buena situación, personajes sólidos, que valgan la pena ser vistos, además que no sean desagradables, pese a que la película tiene narcotraficantes, asesinos, políticos corruptos, pedófilos…

AC. En el elenco podemos ver actores con los que normalmente trabajas, como ocurre con Elías Serrano, también actores que vienen de las tablas, como Daniel Larrazábal y Paola Salinas, y otros que están haciendo su debut, especialmente en el caso de las actrices. ¿Cómo fue la elección del reparto?

ML. Yo no hago casting porque es bastante duro, entonces yo trabajo con la gente que me cae bien, gente que trabaja conmigo desde hace mucho tiempo. Es importante que sea una buena persona, que sea agradable y que haya confianza mutua, que sea una persona que valore mi trabajo y tenga confianza en lo que estoy haciendo. Trabajo con los amigos y me dejo llevar mucho por la intuición, hay algo que tiene el personaje y hay algo que tiene el actor, el aspirante al papel. Pero si me preguntas por qué elijo a un actor, muchas veces no lo sé, después viendo la filmación y la película entiendo por dónde iba la intuición. También uso mucho el Facebook, el Twitter, el Skype. Veo películas, teatro, trato de ver el trabajo del actor. Pero no frente a un casting, sino más bien husmeando.

AC. Saliendo del tema de Las Bellas Durmientes, hace unos años filmaste El Estado de las Cosas, en un periodo de la historia de Bolivia en que había una atmosfera de esperanza, de cambio. Si tuvieras que filmarla nuevamente hoy, ¿crees que habría esa misma atmosfera o que la sensación sería diferente?

ML. Yo creo que ahora hay una sensación de desencanto general, creo que han caído muchas máscaras, hay discursos que quedaron en discursos nada más. Hay cosas que no acabamos de resolver como país, como la falta de institucionalidad, que se tenga que refundar nuevamente todo. Creo que el país no está haciendo más de lo que hacía antes y no por eso hay que cambiar de bandera, hay una necesidad de entrar en la modernidad y eso supone dejar de vivir en un mundo en blanco y negro, de izquierda-derecha, ciudad-campo, indígena-blanco, sino más bien entender que es un país lleno de matices y es en eso que tenemos que trabajar. Si tú ves el documental, la mitad de la gente del gobierno que es entrevistada ya no está más. Es gente que tenía un discurso y ahora está alejada totalmente de eso. Yo creo que el ejercicio del poder es complicado, es difícil, y no siempre se encuentra gente que esté a la altura.

AC. El Corazón de Jesús es una película que tuvo coproducción con otros países, como Alemania, pero igual enfrentó mucha dificultad para exhibirse en el exterior. ¿Cuál puede ser la fórmula para que las películas bolivianas se vean afuera y qué hacer con el tema del mercado interno, que es muy reducido y no permite al cineasta recuperar su inversión en taquilla?

ML. Falta una política audiovisual nacional, una sola política que no cambie por más que cambie el gobierno. Aquí no hay eso, no hay una política; si bien hay una ley, esta nunca se ha cumplido a cabalidad. Nunca ha tenido los mecanismos reales, nunca se la ha actualizado y modernizado. En Argentina, por ejemplo, yo calculo que se tiene mínimamente unos 70 millones de presupuesto para su política audiovisual, en Colombia un poco menos pero con mucha eficacia; Brasil tiene una situación más complicada, pero tiene mucho más dinero también, es un país más grande. Casi todos los países tienen una política audiovisual, buena o mala, aquí hay una ley que no se cumple, las autoridades y la sociedad en general no ven como parte de la cultura el derecho a tener una película. Los únicos países que no tienen una política de fomento y de subvención al cine son los Estados Unidos y la India. Pero si bien no subsidian su cine, lo protegen, tienen una política proteccionista muy grande. Otra cosa es que debemos ser realistas y ver el tamaño del mercado mundial. Estados Unidos produce más o menos entre el 25 y el 30% de la producción mundial, sin embargo distribuye entre el 65 y el 70%. Los 30% que quedan tenemos que repartir entre cinematografías más o menos grandes, como la alemana, española, francesa, argentina, hindú, egipcia, iraní. Y después las filmografías medianas, como Uruguay, Chile, Colombia, Indonesia, Corea del Sur, Japón, China. Y de ahí queda prácticamente nada para los más pequeños. Es muy difícil competir así. Cuando una película latinoamericana va a un festival, detrás de esa película está todo el aparato del Estado para apoyarla. El embajador considera que si una película nacional gana el premio, es algo que beneficiará todo el país. Pero además el instituto de cine de ese país le da los medios para que pueda mover esa película. Aquí es al revés. Las embajadas quieren que el beneficio sea para ellas, quieren que les des entradas para su gente. Realmente es muy difícil. Yo creo que la única posibilidad de entrar al mercado es la calidad, con buenas películas. Pero la calidad supone también un sostenimiento. Si se hicieran en Bolivia 30 largometrajes estándar al año, seguramente aparecerían buenas películas y directores.

AC. Hablas de un estándar, refiriéndote a la calidad. Actualmente, sí se producen muchas películas en Bolivia, por la llegada del formato digital, aunque paradójicamente el público les está dando la espalda, tal vez por el exceso de oferta, no siempre muy buena. ¿Crees que el formato digital le ha hecho más bien o más daño al cine boliviano?

ML. Lo que pasa es que estamos en una etapa intermedia. Hay que decir las cosas claramente. No es que se hacen películas no muy buenas, sino que se hacen películas muy malas, pésimas, hay que decirlo. Y eso ahuyenta al público. La gente que ve una película muy mala, espantosa, no quiere ver más cine boliviano. Y otra cosa es que hay una tradición. Como en todas las artes, hay una acumulación social del conocimiento. Las mejores escuelas de fotografía del mundo estaban en Italia, en (la antigua) Checoslovaquia. Hay una tradición narrativa, dramatúrgica, de guiones. Aquí no hay, cada uno empieza a inventarse su propio discurso. Más allá del presupuesto, es muy fácil filmar ahora, yo siento que muchas veces filman guiones que ni siquiera se han terminado de escribir. Hay una inmediatez muy grande. También creo que antes se hacían películas para que duraran 50 años, y ahora se las hace sabiendo que van a durar lo que dure su estreno. Además, está el rigor del oficio. Un director de fotografía que hace varias películas al año tendrá más herramientas que el que acaba de egresar de la universidad. Todo eso suma para que haya esa situación. Ahorita la película boliviana está destinada prácticamente al olvido. En todas partes del mundo, tú compras el periódico el lunes o el jueves, dependiendo del país, y aparecen las críticas de los estrenos. Aquí no hay, no sabes qué se estrena, cuándo se estrena, no existe crítica cinematográfica. Y lo único que el director escucha son los amigos, admiradores, tíos y primos que dicen “Qué buen esfuerzo”. Y si el periódico habla mal, el director se enoja, de paso. También existe la soberbia de muchos cineastas y actores, para los cuales lo único que sirve es su trabajo, y que son incapaces de ser autocríticos, algo importante en todo artista.

AC. Bolivia tiene un medio cinematográfico bastante reducido, en el cual prácticamente todos se conocen. Es un medio en que existen, sin embargo, muchas rencillas y rencores, y en que la gestión es complicada, ya sea en el Conacine o en la Cinemateca (de la cual fuiste director). Hace años que no se puede acordar una nueva Ley del Cine. Ante todo esto, ¿es posible hacer gestión en el cine boliviano, por qué es una tarea tan complicada?

ML. Hay varias cosas. Una que es una torta muy pequeña, y en vez de juntarnos todos y trabajar para agrandar la torta, peleamos por la tajada más grande. Segundo, que es un país pobre, entonces tú le planteas al ministro de Educación que quieres hacer una película y te responde: “Tengo que pagar a los maestros”. Es más importante dar de comer a los niños o hacer una carretera que hacer una película. Tú ves la Asamblea Nacional, las leyes que sacan son con mucha presión social o del Ejecutivo. No es una entidad que funcione normalmente, que pueda sacar una ley sobre el cine, sobre la ecología, sino que tiene que sacar una ley para que no caiga el gobierno, para aplacar la marcha o tranquilizar un departamento al pie del levantamiento. La urgencia no nos permite ver lo importante. Y otra cosa es que somos desempleados, de alguna manera; el tiempo en que no estás trabajando en tu arte, estás mirando al que trabaja. Si acaso uno estuviera haciendo su propia película, no tendríamos tiempo de pelearnos entre nosotros.

AC. Volviendo a Las Bellas Durmientes, ¿en qué crees que se diferencia de tus anteriores trabajos?

ML. Es una película en que por primera vez manejo deliberadamante códigos de un género. Parto de un género específico y empiezo a conversar con ese género, a hacerme un poco la burla y aplicarlo a Bolivia, pero no para realizar un thriller a la boliviana, sino más bien para dialogar. Eso es riesgoso y no sé cómo saldré de ese desafío, pero pienso que Las Bellas Durmientes es más graciosa que El Corazón de Jesús, por ejemplo. Esta era una película muy triste, en que, si bien la gente se reía, al final salía con un mal sabor en la garganta, en el corazón, básicamente porque se le obligaba a estar de lado del pícaro. Cuestión de Fe era una película más esperanzada, más alegre. Yo creo que Las Bellas Durmientes tiene lo negro de El Corazón de Jesús, pero tiene también la alegría de Cuestión de Fe. Creo que en general nosotros tenemos una tradición del plano secuencia, de repente el punto de inflexión lo consigue Zona Sur (de Juan Carlos Valdivia, 2009). Entonces esta película, si bien tiene planos secuencia, tiene un sentido más narrativo que pirotécnico de la puesta en escena. El Corazón de Jesús tenía una puesta muy austera, esta no es tan austera, tiene más elementos, hay más cortes, es una película que tiene más conciencia del diálogo. Tiene varias secuencias en que la construcción de la escena requiere buenos diálogos. En general, en Cuestión de Fe había más realismo; en Escrito en el Agua, eran demasiados buenos diálogos, ya estaban como listos. Ahora hay un cierto equilibrio. Además, espero que se vea un manejo de más experiencia.

Fotos: imágenes de la película Las Bellas Durmientes

Share

Festival: Las Relaciones de Clara propone un texto sin concesiones

Luis Bredow y Patricia García protagonizan obra con texto de Dea Loher l Foto: La Razón

.

El Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra ingresa a su cuarta jornada con la expectativa por un espectáculo que se presenta por primera vez en Santa Cruz. Las Relaciones de Clara, de la reconocida autora alemana Dea Loher y con la dirección de Eduardo Calla, cuenta con un elenco que reúne a algunos de los mejores actores bolivianos de la actualidad.

Patricia García, Luis Bredow, Marta Monzón, Wara Cajías, Miguel Vargas, Anuar Elías y Matías Laguna dan vida a los personajes de la obra, protagonizada por Clara, una mujer que quiere comerse todo. Ella sabe que está rodeada de personajes mediocres que están a punto de explotar de deseo sobre ella, en su cara, en las tablas, en las butacas; y ella sólo quiere atragantarse, no quiere dejar más espacio a sus deseos.

Para Marta Monzón, actriz del espectáculo presentado por Escena 163, el texto es estupendo y tiene una excelente concepción y estructura dramatúrgica. Asimismo, pondera la dirección, que en su visión monta hasta los límites de la percepción de los sentidos. “Las actuaciones son muy fuertes, con un profesionalismo impecable que reúne gente de larga trayectoria con debutantes. En síntesis: texto, dirección, actuación y puesta sin concesiones”, asegura.

La autora del texto nació en la Baviera alemana pero vivió muchos años en Brasil, antes de instalarse definitivamente en Berlín. donde estudió Dramaturgia en la Escuela Superior de Arte Dramático. Hoy es una de las mujeres más importantes de la dramaturgia contemporánea actual. Sus textos han recibido varios reconocimientos en Alemania; entre sus principales obras, se encuentran Manhattan Medea, La Vida en la Plaza Roosevelt e Inocencia, además de Las Relaciones de Clara.

Además de Las Relaciones de Clara, hoy también será el turno de dos compañías brasileras, que presentarán A Máscara de Taré y As Folhas do Cedro, y de la argentina Sofía Koconós, con De Perfumes y Colores. Por su parte, el teatro boliviano estará representado por El Cóndor y la Niña, Do, Re, Mi, Y se Abrió El Telón, Solo Con Esto y La Muerte del Fauno.

Más festival:
Espectáculos l Programación en la ciudad l Programación en las provincias l Spot del festival l Venta de entradas l Facebook l Twitter l Flickr l YouTube l Sitio oficial

Marta Monzón
Actriz l Las Relaciones de Clara
“La obra es un verdadero desafío actoral”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Qué encontrará el público que vaya a ver Las Relaciones de Clara?
MARTA MONZÓN (MM). Antes que nada disfrutará de un texto estupendo, muy bien concebido y estructurado dramatúrgicamente. Una puesta en escena donde, al igual que el texto, todo está expuesto. Una dirección que monta hasta los mismos límites de la percepción de los sentidos, que va desde la carcajada incontenible hasta la repulsión de un texto ‘crudo y duro’, pero que nos habla sin duda de las relaciones humanas a través del personaje principal, que es Clara. Actuaciones muy fuertes, con un profesionalismo impecable que reúne gente de larga trayectoria con debutantes. En síntesis: texto, dirección, actuación y puesta sin concesiones.

AC. La autora es conocida por diseñar muy bien a sus personajes. Coméntanos un poco sobre la enorme fuerza e intensidad que tienen los personajes presentes en la obra.
MM. El texto de Las Relaciones de Clara propone y permite a actrices y actores un trabajo actoral exuberante, al mismo tiempo que medido y muy sincero. Los personajes son avasalladores, con tipicidades propias y con mundos interiores que se descubren en el después del último saludo. En todo el sentido del término: un verdadero desafío actoral (enfática).

Programación l Domingo 10

A Máscara de Taré
Escenario: Aecid (16:00)
País: Brasil
Concepción y coordinación muñecos: Mario de Ballentti
Dirección y texto: Jerson Fontana
Género: cuento
Duración: 60 minutos
Público: jóvenes y adultos
Elenco: Darlan Marchi, Maristela Marasca, Jerson Fontana
Sinopsis: história de um menino que, por meio de uma máscara, vê a história do seu povo, os índios guarani. O espetáculo utiliza a linguagem do teatro de atores, teatro de bonecos e máscaras para encenar episódios importantes dessa história: a vida dos índios na aldeia, a chegada dos padres jesuítas, a fundação das Missões, o Tratado de Madrid e a guerra guaranítica.

El Cóndor y La Niña
Escenario: Escuela Nacional de Teatro (17:00)
Dirección: Stuart Hopps
Texto: Dermot Murphy
Género: drama
Duración: 60 minutos
Público: todas las edades
Elenco: Yovinca Arredondo, Selma Baldiviezo, Christian Castillo, Ricardo Guillén, Mariela Morales, Carlos Guzmán
Auspiciado por Centro Boliviano Americano y por el Irish Drama
Sinopsis: Tiene 10 años y vive bajo el nivel de pobreza. Cuando uno de sus tíos regresa de Argentina, repatriado por ser inmigrante ilegal, la niña Clarisa aprende mucho sobre su familia y sobre la vida. A través de los cuentos que la encantan, intenta entender este mundo adulto que la acosa y que humilla también a su madre. Juntas van a luchar para conservar su hogar.

De Perfumes y Colores
Escenario: Centro Cultural Pampa de la Isla (17:00)
Grupo: Del Jazmín
País: Argentina
Texto: Sofía Koconós
Género: infantil / títeres
Público: todas las edades
Intérprete y manipuladora: Sofía Koconós
Sinopsis: El espectáculo consta de dos partes. La primera es la narración teatralizada de un cuento de tradición oral y la segunda parte es la obra de títeres que da nombre al espectáculo. Con un argumento sencillo, lúdico y participativo, los títeres nos llevan hacia el mundo de dos niños que, unidos por la necesidad y el afecto, descubren la vida de un jardín.

Do, Re, Mi… Y Se Abrió el Telón
Escenario: CBA (17:30)
Grupo: Libélula
País: Bolivia (Santa Cruz de la Sierra)
Dirección: Vanesa Fornasari
Texto: Libélula
Género: musical infantil
Duración: 60 minutos
Público: niños de 3 a 10 años
Auspiciado y coproducido por Grupo Editorial La Hoguera
Elenco: Carolina Bessolo, Guillermo Sicodowska
Sinopsis: Entre guitarras, tamboritas, pitos y matracas, Flor de Ñanaca y Avelento Todojunto viajan por el mundo cantando las vivencias propias y las de sus amigos o las del vecino de un primo. Así, en medio de las pelucas, narices, títeres y muñecos, los dos se enredan en distintas historias.

Solo Con Esto
Escenario: Paraninfo Universitario (20:00)
Grupo: Altoteatro
País: Bolivia (El Alto)
Dirección: Andrea Riera y Freddy Chipana
Texto: Andrea Riera y Freddy Chipana
Género: tragedia intemporal
Duración: 55 minutos
Público: todas las edades
Elenco: Carmen Tito, Rocío Quisberth, Jorge Lahor, Verónica Paye, Soledad Machaca, Freddy Chipana

La Muerte del Fauno
Escenario: Plaza de la CRE (19:00)
Grupo: Teatro Alu-k
País: Bolivia (Santa Cruz de la Sierra)
Dirección: Carlos Cova
Género: teatro de calle
Duración: 40 minutos
Público: todas las edades
Elenco: Mauricio Nogales, Nirka Pedraza, Jocelyn Herrera, Ruddy Martínez, Robert Prado, Pablo Vaca, Lena Boellinger, Freddy Pérez, Luis Alberto Cámara, Gustavo Cuartas, Laura Arteaga, Carlos Cova
Sinopsis: En una ciudad en el futuro, pero no distinta a la nuestra, la fauna está a punto de desaparecer. Un cazador exterminó a todos los animales. Sólo queda una pequeña parte de un bosque donde habitaban seres mágicos que también fueron eliminados; el último de ellos, un fauno, fue atrapado y puede desaparecer.

As Folhas do Cedro (Las Hojas del Cedro)
Escenario: Teatro Eagles (19:00)
País: Brasil
Grupo: Arnesto Nos Convidou
Dirección: Samir Yazbek
Texto: Samir Yazbek
Género: drama
Duración: 60 minutos
Público: mayores de 12 años
Elenco: Helio Cicero, Daniela Duarte, Douglas Simon, Gabriela Flores, Mariza Virgolino, Rafaella Puopolo, Giovanna Dorini
Sinopsis: La hija de una pareja de inmigrantes libaneses, una mujer en la São Paulo de hoy, revisita sus orígenes, buscando su identidad. Para ello, se transporta al Amazonas, en los años 70, época en que la madre fuera a buscar al marido que trabajaba como obrero en la construcción de la carretera Transamazónica, durante la dictadura militar.
Crédito de la foto: Fernando Stankuns

Las Relaciones de Clara
Escenario: Centro Cultural Franco Alemán (19:00)
Grupo: Escena 163
País: Bolivia (La Paz)
Dirección: Eduardo Calla
Texto: Dea Loher
Género: tragicomedia
Duración: 75 minutos
Público: mayores de 16 años
Con el apoyo de Goethe-Institut y Búnker Espacio Alternativo
Elenco: Patricia García, Luis Bredow, Marta Monzón, Wara Cajías, Miguel Vargas, Anuar Elías, Matías Laguna
Sinopsis: Clara sabe exactamente lo que no quiere. No quiere explicar más cómo funcionan las planchas u otros electrodomésticos. Clara no quiere más trabajos convencionales, no quiere más convenciones. Clara quiere derretirse con alguien en una pequeña cama. Clara tiene un hambre atroz, quiere comerse algo grande. Quiere comerse amantes, quiere comerse un préstamo, al niño, al doctor, al cuñado, a un chino, todo lo de la mesa del té… no quiere dejar ni una miga.

Share