Tag Archive for Humberto Mancilla

Cintas de diversos países fueron premiadas en el Festival de Sucre

La Vida en Espera, de Iara Lee

La Vida en Espera muestra la lucha del pueblo saharaui por su territorio l Foto: Difusión

.

Concluyó el último fin de semana en Sucre (Bolivia) la undécima edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, realizada del 17 al 23 de agosto en las salas del cine SAS, Musef, Teatro 3 de Febrero, Alianza Francesa y Casa Capellánica. A lo largo de una semana, el público local pudo ver 69 películas de 25 países y también elegir a sus cintas preferidas.

En la lectura del acta, el jurado, integrado por figuras como Alfonso Gumucio (Bolivia), María Elena Benites (Perú) y Benjamín Ávila (Argentina), entre otros, expresó su deseo de que las instituciones públicas y privadas sigan apoyando el festival. Asimismo, valoraron la importancia del evento, augurándole larga vida y cada vez más público.

Traigo Conmigo, de Tata AmaralTraigo Conmigo (Trago Comigo, en su título original), de la directora brasileña Tata Amaral, ganó el premio Pukañawi al mejor largometraje en competencia. De acuerdo con el jurado, la película utiliza una “representación teatral inteligentemente articulada con testimonios reales” en que “se logra reflexionar y visibilizar el periodo de dictadura militar en Brasil y su secuela de olvido”.

Aún en la categoría de largometrajes, se decidió otorgar tres menciones especiales. La tercera mención fue para la sudafricana Miners Shot Down – Mineros Derribados, del director Rehad Desai; la segunda para Los Años de Fierro, del mexicano Santiago Esteinou; y la primera para El Patrón, Radiografía de un Crimen, del argentino Sebastián Schindel.

Entre los mediometrajes, La Vida en Espera: el referéndum y la resistencia en Sahara Occidental (Estados Unidos/Sahara Occidental), de la documentalista y activista brasileña Iara Lee, ganó el Pukañawi, “porque muestra con eficacia y compromiso la lucha del pueblo saharaui por recuperar los territorios de su nación ocupados por la fuerza militar de Marruecos”. La mención especial en este apartado se quedó con Aún Tibet, del español Miguel Ángel Cano.

Jambo Amani?, de Unai AranzadiTambién la sección de cortometrajes tuvo un premio y una mención especial. El primero cupo al film español Jambo Amani?, de Unai Aranzadi, del cual se destacó el montaje, el sonido y la fotografía, para representar “el esfuerzo de un grupo de ex combatientes de las milicias del Congo por vivir en paz y buscar un mejor futuro”; la otra distinción se quedó con el documental boliviano La Vida es Mucho Más, de Frairiver Carbajal y Jhaqueline Dávalos, que refleja la vida de un joven alteño.

Finalmente, y de manera inusual, la votación por el Premio del Público quedó empatada, de tal suerte que este fue dividido entre dos films españoles: La Lucha Continúa, de Raúl de la Fuente, que aborda la problemática del sistema público de salud en Mozambique; y El Poder de la Música, Más Allá de Mozart, primer documental del realizador Joan Montón.

Organizado desde hace más de una década por el Centro de Gestión Cultural Pukañawi, bajo la dirección de Humberto Mancilla, el festival es un evento consolidado de exhibición y difusión de valiosas películas de todo el mundo. Asimismo, es también un importante espacio de formación con sus talleres y la construcción de la Cineteca y de la Escuela de Cine Documental, cuyos edificios serán erigidos en la ciudad boliviana.

Share

Cinta cubana Juan de los Muertos anima la tercera jornada del Fenavid

La película de Alejandro Brugués es una de las más esperadas del festival l Foto: Fenavid

.

El Festival Internacional de Cine Digital (Fenavid) llega hoy a su tercera jornada con la proyección de la película cubana Juan de los Muertos, la cinta más taquillera en la historia reciente de la isla caribeña. La duodécima versión del certamen cruceño, que es organizado por la Fundación Audiovisual, bajo la dirección de Alejandro Fuentes, se inauguró el lunes pasado y se extenderá hasta el domingo 7.

Juan de los Muertos, cuya proyección se llevará a cabo a partir de las 21:00 en la Casa Municipal de la Cultura de Santa Cruz de la Sierra, es una película que muestra a una horda de zombies que invaden La Habana en busca de carne humana y a un hombre que se especializa en exterminarlos a bajo costo. Dirigida por Alejandro Brugués, esta inusual comedia participó de más de 30 festivales internacionales en todo el mundo.

Lluvia de Luna l México

Al margen del film cubano, el Fenavid también proyectará los documentales ¿Por Qué Quebró McDonald’s? (del boliviano Fernando Martínez) e Iván, De Vuelta al Pasado (del brasileño Guto Pasko), además de la ficción española Semiprofesionales, de Juan Antonio Anguita. Todas las funciones son gratuitas, tanto en la Casa de la Cultura como en el Centro Cultural Franco Alemán, sedes del festival, junto a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

También desde el lunes se desarrolla el proyecto Santa Cruz 100×100, una de las actividades más interesantes del festival. En ella, 25 jóvenes realizadores de varios países de Latinoamérica deben escribir el guión, producir y editar un cortometraje en el plazo de 100 horas (es decir, hasta la medianoche del sábado). Los cuatro grupos están liderados por Verónica Paz (Argentina), Carlos Escóbar (Bolivia), Damián Sansone (Uruguay) y Guilherme Campos (Brasil).

Para la realización de los cortometrajes del Santa Cruz 100×100, se cuenta con la participación de los destacados actores bolivianos Yovinca Arredondo, Luis Bredow y Roberto ‘Chichi’ Kim, así como de la argentina Aymará Rovera, premiada en el Festival de Cine de Estocolmo por su rol en la cinta Nordeste. Un detalle sobresaliente acerca de los cortos es que estos deben ser silentes, ya que la presente edición del festival está dedicada al cine mudo, tanto es así que el clásico Metrópolis, de Fritz Lang, fue el encargado de abrir la cita cinematográfica el lunes pasado.

Oro Negro l Brasil

Con el fin de ser un espacio de formación para los jóvenes, el Fenavid propone también la realización de cuatro talleres: “La Realización Audiovisual con Niños y Niñas”, a cargo de la alemana Stephanie Ruckoldt, “Marketing Cinematográfico – Cómo Desarrollar Un Plan de Negocios”, dictado por el brasileño Luis Carlos Nascimento, “NTIC en Educación – La Realización Audiovisual Como Estrategia Didáctica”, impartido por el argentino Fernando Foulques, y “Música y Sonido Para la Imagen en Movimiento”, bajo la dirección del boliviano Oscar García Guzmán.

La competencia oficial de largometrajes de ficción del Fenavid, cuyo jurado está integrado por Mary Carmen Molina, Homero Carvalho y Marcos Loayza, tiene nueve películas, entre ellas Las Malas Intenciones (de Rosario García-Montero, Perú), Lluvia de Luna (de Maryse Sistach, México), Oro Negro (de Isa Albuquerque, Brasil) y Rodante (de Ariel Soto, Bolivia). Es una selección muy fuerte, a la que se suman once documentales (cuya evaluación está a cargo de Paola Gozalves, Humberto Mancilla y Fernando Aguilar), para completar la veintena de producciones que hacen de esta versión una de las más interesantes de los doce años de existencia del certamen.

Más Fenavid: Sitio web oficial l Facebook l Twitter l YouTube

Share

Se cierra la fiesta del cine en Sucre con cintas premiadas y la magia de Wara

Wara encantó al público que colmó el Gran Mariscal en la clausura l Foto: Aldea Cultural

.

Se cerró anoche la octava edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos en Sucre, con la premiación de las películas ganadoras en las categorías de corto, largo y mediometrajes, así como la vencedora al Premio del Público, en votación realizada al final de las proyecciones en cada sala. La agrupación Wara le dio el toque de espectacularidad a la fiesta, cantando éxitos que levantaron al público que colmó el Teatro Gran Mariscal.

Liliana de la Quintana, Alejandro Fuentes, Paolo Agazzi, Raquel Romero, Ana Meléndez, Debra Zimmerman y Pascale Absi fueron los encargados de elegir a las películas merecedoras de los Pukañawi 2012. En cortometrajes, la cinta ganadora fue Jaulas, de David Corroto (España, 2010), “por su temática sobre la mujer y la libertad de elegir sobre su propio destino”.

En la categoría mediometrajes, el premio fue para Distancias, de Mariona Guiu y Lina Badenes (España/Cuba, 2010), por “poseer excelente calidad formal fílmica que se integra plenamente a un discurso argumental ideológico y filósofico”. Asimismo, Comer Bien/Sumaq Mikuna, del colectivo Vecinos Mundiales (Bolivia, 2011), y Autoridad Maya/K’amol B’ey, de Victorino Tejaxún (Guatemala, 2011), recibieron menciones especiales.

Finalmente, entre los largometrajes el premio fue para Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra, de Frauke Sandig y Eric Black (Alemania/Estados Unidos, 2011), “por el tratamiento temático Mujer, Madre, Naturaleza, y el excelente tratamiento narrativo y simbólico documental”. La mención especial en esta categoría ha sido otorgada a Detrás del Tipnis, de Karen Gil (Bolivia, 2012).

También los espectadores que asistieron a las funciones de la octava edición del encuentro eligieron a sus favoritas. En este apartado, el Premio del Público fue para Ovejas Azules, de Noel Gálvez (España, 2011), en cortos; Intervención, Agresión y Secuestro, del Colectivo Chaski Clandestino (Bolivia, 2011), en medios; y Cerro Rico, Tierra Rica, de Juan Vallejo (Colombia, 2011), en largometrajes.

El jurado decidió premiar seis películas l Foto: Aldea Cultural

Uno de los aspectos que realzaron la ceremonia de clausura fue la presencia internacional de tres de los galardonados de esta edición. El director guatemalteco Victorino Tejaxún, que estuvo en todo el festival, subió al escenario para recibir su Pukañawi, al igual que el realizador colombiano Juan Vallejo y el productor canadiense Alan Rackham, ambos en representación del largometraje Cerro Rico, Tierra Rica y radicados en Nueva York, desde donde llegaron para acompañar los últimos días del evento.

Además de la premiación, la ceremonia contó con un homenaje al realizador Jorge Ruiz, las palabras de agradecimiento del director del festival, Humberto Mancilla, el reconocimiento a los jurados y la proyección de la película Wara Wara, el único registro de la era silente en Bolivia. La exhibición fue una gentileza de la Cinemateca Boliviana y fue posible gracias al trabajo de Eduardo López, que se encargó de presentar la cinta.

La fiesta se cerró con un derroche de energía que contagió a todos en el Gran Mariscal. Dante Uzquiano, Omar León, Carlos Daza, George Cronembold, Clarken Orosco, Nicolás Suarez, Juan Carlos Mamani y Félix Arturo Rodríguez hicieron que el público quedara de pie para bailar y luego para ovacionar la notable presentación de Wara, que puso el punto final a esta octava edición.

Todas las cintas ganadoras de las diferentes categorías que hicieron parte del festival volverán a ser exhibidas hoy desde las 15:00, en el mismo escenario, posibilitando que el público pueda ver las mejores películas de esta versión, con entrada libre y gratuita. La próxima cita ya tiene fecha para llevarse a cabo: será del 22 al 28 de julio, cuando Sucre volverá a respirar aires de cine.

Programa del día l Teatro Gran Mariscal 

15:00 Proyección: Premio del Público
16:30 Proyección: películas premiadas en Cortometrajes
17:30 Proyección: películas premiadas en Mediometrajes
19:00 Proyección: películas premiadas en Largometrajes

Más festival: Sitio web oficial l Facebook l Programación l Catálogo

Share

Hoy se conocerán las películas ganadoras del Festival de Cine

Habana Muda es una de las cintas a exhibirse en la última jornada l Foto: Difusión

Esta noche se darán a conocer las películas premiadas en el octavo Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, en la ceremonia de clausura que pondrá término a una semana llena de impactantes películas y gratas experiencias vividas por los miembros del jurado, invitados y público que asistió a las funciones. Con la apertura de los sobres, se desvelará las producciones galardonadas con los Premios Pukañawi.

El trabajo del jurado ha sido bastante arduo a lo largo de esta semana, ya que deben elegir las ganadoras de los premios en medio a una selección de 55 películas de casi 30 países. Sin embargo, se puede sentir la gran energía y entusiasmo de los miembros que integran dicho jurado y también de los invitados y realizadores llegados desde países como México, Guatemala, Argentina, Francia, Colombia y Estados Unidos, y que le han dado un brillo muy especial a esta versión del evento.

Como nunca antes, Sucre se ha llenado de directores y productores del cine latinoamericano, que por su cuenta han decidido venir a respaldar el festival y seguir las proyecciones y actividades paralelas que se llevan a cabo en diferentes escenarios. Dos de ellos han sido el realizador colombiano Juan Vallejo y el productor Alan Rackham, que llegaron ayer a la ciudad para acompañar la exhibición de su película Cerro Rico, Tierra Rica, filmada el año pasado en las minas de Potosí.

Hoy, la ceremonia contará con un programa especial y la lectura de la nómina de jurados, que elegirán las cintas ganadoras en las categorías de largo, corto y mediometraje. Asimismo, se conocerá el Premio del Público, otorgado a la película que haya obtenido más votos de los espectadores a la salida de las salas. Todas las vencedoras se podrán ver gratuitamente este domingo, a partir de las 15:00, en el Teatro Gran Mariscal, dando la oportunidad al público de disfrutar de las mejores producciones exhibidas en esta octava edición.

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia será sin duda el homenaje que se llevará a cabo en memoria del director Jorge Ruiz, fallecido el último martes en Cochabamba. Con ese fin, los organizadores preparan una sorpresa para el cierre, que estará a la altura de lo que ha significado el maestro y pionero del cine boliviano. Asimismo, el director del festival, Humberto Mancilla, reveló que el Archivo de la Cineteca de Derechos Humanos, que se construirá en Rumi Rumi, llevará el nombre del desaparecido realizador.

En la clausura también será presentada la película Wara Wara, estrenada en 1930 y extraviada durante décadas, hasta que la Cinemateca Boliviana –que gentilmente cedió la cinta al festival– recibiera los negativos originales y se dedicara a restaurarla, en una tarea que duró alrededor de 20 años. La película es la única del periodo silente en Bolivia que ha sobrevivido al tiempo, convirtiéndose de esa forma en un formidable tesoro de la cinematografía nacional.

Tanto el homenaje a Jorge Ruiz como la exhibición de Wara Wara, del realizador José María Velasco Maidana, tienen un significado especial para el director del festival, una vez que ambos han nacido en este departamento. “Estamos haciendo justicia a los chuquisaqueños, primero al reconocer al pionero del cine boliviano y luego al presentar por primera vez en Sucre la única película viva de la era silente en el país”, aseveró Mancilla.

Al final de la proyección, el famoso grupo Wara presentará algunos de sus mayores éxitos a lo largo de 40 años de carrera, tras lo cual se llevará a cabo la fiesta de clausura del octavo Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos. Será el broche de oro a un encuentro que ha dejado un sinfín de imágenes del mundo entero y experiencias imborrables para todos los que han participado en él.

Más festival: Sitio web oficial l Facebook l Programación l Catálogo

Share

Está en marcha el octavo Festival de Cine de los Derechos Humanos

Beatriz Junto al Pueblo inaugurará de forma oficial el festival l Foto: Difusión

.

Está en marcha la octava edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, que se realiza desde hoy en Sucre (Bolivia), en un homenaje a la Mujer y a la Madre Naturaleza. Serán siete días llenos de arte, charlas, talleres, actividades paralelas y, por supuesto, muchas películas de todas partes del mundo.

La cinta que abrirá oficialmente el festival es Beatriz Junto al Pueblo, del realizador Sergio Estrada, la cual arroja luz sobre la vida de la productora Beatriz Palacios, esposa de Jorge Sanjinés, desaparecida hace nueve años. Con este documental de poco más de una hora, el director lanza una mirada más íntima a la vida de esta notable ideóloga y mujer boliviana. La inauguración, que se llevará a cabo en el Teatro Gran Mariscal, contará asimismo con una programación especial prevista para arrancar desde las 19:30.

El festival, que se extenderá hasta el domingo 29 de julio, proyectará 76 películas de 27 países, en funciones libres y gratuitas, realizadas en diferentes escenarios de la capital. La lista contiene filmes de Argentina, Chile, Ecuador, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, México, Panamá, Puerto Rico, Venezuela, Canadá, Alemania, Estados Unidos, España, Francia, Holanda, Irlanda, Reino Unido, Suecia, Suiza, Bangladesh, Benín, Irán, Palestina, Sudáfrica y Bolivia.

La selección oficial de este año cuenta con 10 cortos, 20 largos y 25 mediometrajes, en un total de 55 películas que competirán por los premios Pukañawi. La nómina de ganadoras será dada a conocer el sábado 28, cuando se proyecte la cinta Wara Wara, histórico filme de la cinematografía boliviana, recientemente recuperado y restaurado. El cierre tendrá todavía la música del famoso grupo Wara, que interpretará sus mayores éxitos para ponerle punto final a la fiesta.

A su vez, los integrantes del jurado a cargo de elegir las cintas ganadoras de esta versión del festival ya se encuentran en Sucre. Son ellos Debra Zimmerman, Pascale Absi, Ana Meléndez, Alejandra Islas, Alejandro Fuentes, Cristina Bubba, Liliana de la Quintana, Paolo Agazzi y Raquel Romero. La conformación de este jurado es uno de los elementos más interesantes de esta versión del festival, una vez que de los nueve miembros siete son mujeres, lo que sin duda aportará una mirada más sensible a la elección.

Las sedes

Además del Teatro Gran Mariscal (denominado Pantalla 0 por los organizadores), las sedes del festival son el Cine Cooperativa (Pantalla 1), el Teatro 3 de Febrero (Pantalla 2) y la Universidad Pedagógica Mariscal Sucre (Pantalla 3). Asimismo, la Alianza Francesa y la unidad móvil que recorrerá diferentes barrios de la capital y sitios como la Penitenciaria de San Roque y el Instituto Psiquiátrico constituirán la Pantalla 4, donde también se llevarán a cabo distintas proyecciones.

Charlas maestras

Cuatro especialistas de distintas áreas dictarán charlas maestras que se realizarán gratuitamente en la Universidad Andina Simón Bolívar, en la sala Unesco. Los bolivianos Eduardo López y Fernanda Peñarrieta, el mexicano Eustaquio Martínez del Río y la colombiana Aidé Perdomo estarán a cargo de estas charlas, que son parte del Taller de Integración de Cine Documental – Guaraní Quechua (Tidoc-GQ).

Violeta Se Fue a los Cielos

Muestras paralelas 

Al margen de las 55 películas en competencia, otras 21 cintas participan del festival en calidad de invitadas, integrando diferentes muestras o presentaciones especiales. La sección Panorama consta de producciones como Culturas de la Resistencia, de Iara Lee, y Violeta Se Fue a los Cielos, de Andrés Wood, sobre la vida de la cantante chilena Violeta Parra. Asimismo, Voces Desde Mozambique, de Susana Guardiola y Françoise Polo, se exhibe como parte de la sección África Tiene Nombre de Mujer.

El homenaje a los 25 años de la Escuela de Cine y TV de San Antonio de los Baños, en Cuba, se realizará con Sustento, de un colectivo estudiantil, mientras la serie Conexiones, dedicada a la mujer, se hará conocer con Antonella, del paceño Eduardo López. A su vez, la panameña Empleadas y Patrones, de Abner Benaim, abordará el tema de las trabajadoras domésticas en una función especial. Finalmente, la Muestra en Versión Original con Subtítulos en Inglés o Francés se llevará a cabo en la Alianza Francesa, con producciones tan diversas como Habana Muda y Mujeres con Altura.

Invitados especiales 

El festival de este año atrajo la presencia de realizadores de diversos países, que llegarán a Sucre para seguir el evento. Confirmaron su asistencia los colombianos Juan Vallejo y Pilar Mejía, el mexicano Manuel de Alba, el guatemalteco Victorino Tejaxún, el argentino Juan Richieri y el canadiense Alan Rackham, además de los bolivianos Sergio Estrada, Nelson Martínez, Yesmina Cruz, Ingrid Domínguez y Cecilia Matienzo.

Más Festival: Sitio web oficial l Facebook

El Porvenir Adentro

Programa l Lunes 23 de julio

Cine Cooperativa

10:30
El Otro Mundo
De Rai Fernández / España, 2011 / 9 min.
El Abrazo de los Peces
De Chema Rodríguez / España, 2011 / 91 min.

16:00
Mujeres Indígenas y Otras Formas de Sabiduría
De Miguel Ramírez y David Hernández / Colombia, 2010 / 26 min.
El Porvenir Adentro
De Erika Harzer y Rainner Hoffmann / Suiza-Honduras, 2011 / 84 min.

Teatro 3 de Febrero

10:30
¿Hablamos?
De Javier Macipe / España, 2011 / 29 min.
Sobre la Misma Tierra
De Laura Sipán / España-Colombia, 2012 / 75 min.

16:00
Lejos de Saint Nazaire
De Lluc Guell Fleck / España, 2011 / 52 min.
Empleadas y Patrones
De Abner Benaim / Panamá, 2010 / 58 min.

Universidad Pedagógica

10:30
El Oro o la Vida. Recolonización y Resistencia en Centroamérica
De Álvaro Revenga / Guatemala, 2011 / 57 min.
Baile de Esperanza
De Deborah Shaffer / Chile-Estados Unidos, 1989 / 75 min.

Teatro Gran Mariscal

19:00
Acto Oficial de Inauguración
Beatriz Junto al Pueblo
De Sergio Estrada / Bolivia, 2010 / 63 min.

Share

Sucre tendrá un jurado de lujo en la octava edición de su festival de cine

Debra Zimmerman integrará un jurado mayoritariamente femenino l Foto: Linda Wiedmaier

.

El Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos tiene definida una nómina de jurados de lujo para su octava edición, que tendrá inicio el próximo 23 de julio en Sucre, Bolivia. Un detalle muy interesante y valioso de esta versión del certamen cinematográfico es que siete de los nueve jurados ya confirmados son mujeres, lo que dará un toque muy especial a esta edición dedicada a la Mujer y a la Madre Naturaleza.

Con un grupo compuesto por importantes personalidades del cine y diferentes artes y disciplinas tanto del país como del exterior, el festival asegura de esta manera una gran calidad profesional y humana entre los miembros de su jurado, que deberán elegir las películas que serán reconocidas con el Premio Pukañawi en medio a las alrededor de 70 producciones de todo el mundo que harán parte de esta edición.

Los miembros del jurado 

Debra Zimmerman / Estados Unidos

La estadounidense Debra Zimmerman es la directora ejecutiva de Women Make Movies, una organización sin fines de lucro que apoya mujeres cineastas desde 1983, y cuyas películas han sido premiadas diversas veces. Asimismo, participó de diferentes festivales de cine, como Sundance, tanto en calidad de expositora como de jurado.

Pascale Absi / Francia

La antropóloga francesa Pascale Absi trabajó en el Instituto de Investigación para el Desarrollo en París, pero desde hace varios años vive en Bolivia. Autora de artículos científicos y de un libro, coescribió junto a  Philippe Crnogorac los largometrajes La Femme, La Mine et le Diable  y La Tentación de Potosí.

Alejandra Islas / México

La realizadora mexicana Alejandra Islas estudió cine en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM y dirigió decenas de documentales desde entonces. Becada en diversas instituciones y docente de importantes universidades, es fundadora del Festival de la Memoria, en México.

Ana Meléndez / México

La especialista en historia del arte Ana Meléndez Crespo es doctora y maestra en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Escribió varios libros y de 1988 a 2006 fue articulista de los diarios Ultimas Noticias y Excélsior, siendo crítica cinematográfica por casi 20 años en este último periódico.

Alejandro Fuentes / Bolivia

Productor y director audiovisual, docente universitario, director de la Fundación Audiovisual (FUNDAV) y del Festival Internacional de Cine Digital (FENAVID), Alejandro Fuentes es un destacado videasta y maestro. Cursó estudios universitarios en Estados Unidos y produjo un sinfín de reportajes y piezas audiovisuales en su carrera.

Cristina Bubba / Bolivia

La etnóloga Cristina Bubba llegó a mediados de los años 80 al altiplano boliviano y desde entonces se involucró en la lucha por la recuperación del patrimonio cultural, especialmente de los textiles. La estudiosa organiza a los indígenas aymaras en el área de Coroma para identificar, catalogar y rescatar sus tejidos ceremoniales.

Liliana de la Quintana / Bolivia

Comunicadora, videasta, guionista y escritora de literatura infantil, Liliana de la Quintana es formada en Comunicación y trabaja desde hace tres décadas en la producción de videos y libros para niños y videos documentales y de ficción. Cofundadora de Nicobis, realizó cerca de 100 producciones, además de organizar muestras y festivales.

Paolo Agazzi / Bolivia

Aunque nació en la ciudad de Motta, en la región de Cremona, Italia, Paolo Agazzi ha construido su carrera cinematográfica en Bolivia. Estudió Ciencias Políticas y Económicas y Dirección y Guión en Italia, llegando a La Paz en 1975. Como director, realizó las exitosas películas Mi Socio y El Atraco, entre otras.

Raquel Romero / Bolivia

La cineasta y guionista paceña Raquel Romero estudió Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela, en Caracas, y se especializó en Cine y Televisión. De retorno a Bolivia, trabajó junto a Ukamau; luego participó en los largometrajes Mi Socio, Amargo Mar y Los Hermanos Cartagena, y dirigió una gran cantidad de cortos.

.

Fotos de Debra Zimmerman: cortesía de Women Make Movies

Más sobre el Festival: Sitio web oficial l Facebook 

Share

Festival de Cine de Derechos Humanos ya cuenta con su selección oficial

La cinta puertorriqueña La Otra Educación es parte de la selección l Difusión

.

El 8º Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos ya cuenta con su selección oficial, compuesta por alrededor de 70 películas, además de tres muestras y retrospectivas que harán parte de los seis días de programación. Del 23 al 29 de julio, Sucre vivirá una verdadera fiesta del cine, la cual estará dedicada a la Mujer y a la Madre Naturaleza.

La selección oficial está integrada por 16 largometrajes, 25 mediometrajes y 9 cortometrajes. Asimismo, 6 películas serán exhibidas en el marco de la sección Panorama y otras 8 se proyectarán en escenarios alternativos con subtítulos en inglés o francés. Se llevarán a cabo también presentaciones de la Serie Conexiones y muestras como África Tiene Nombre de Mujer y Women Make Movies.

El festival contará con producciones de Argentina, Ecuador, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, México, Puerto Rico, Venezuela, Canadá, Alemania, Estados Unidos, España, Francia, Holanda, Reino Unido, Suecia, Suiza, Bangladesh, Benín, Palestina, Sudáfrica y Bolivia. Cerro Rico, Tierra Rica, acerca de la vida de los mineros en Potosí y en el Salar de Uyuni, Intervención, Agresión y Secuestro, que muestra la represión a los indígenas en Yucumo el año pasado, y Cocaine Unwrapped, que sigue el camino de la droga por el mundo, son algunas de las que se filmaron en territorio nacional.

La presencia internacional también será bastante fuerte este año, con cintas como la mexicana Morir de Pie, una mirada a las historias de militancia y desencanto en Cuba, Rumania y Rusia, la germano-estadounidense Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra, que sigue a seis jóvenes mayas que se resisten a la destrucción de su cultura, la puertorriqueña La Otra Educación, sobre el derecho de los niños con discapacidad a acceder a la enseñanza, y la cubana Haití, La Llamada del Caracol Reina, un retrato de la situación actual en el país caribeño.

Otra producción que seguramente dejará huella en el festival es la cinta española El Abrazo de los Peces, un conmovedor relato sobre un adulto, una joven y un niño que son sordociegos y aman el agua. También del país ibérico llega Al Otro Lado del Mar, que investiga el fascinante mundo de la poesía oral improvisada. A su vez, la cineasta estadounidense Pamela Yates, que hace tres décadas filmó en un documental a la la gran luchadora guatemalteca Rigoberta Menchú, regresa al país centroamericano con Granito de Arena, un estremecedor documental sobre los responsables de la matanza de más de 200.000 personas en el país.

Descarga la selección oficial de películas del festival.

Share

Mujer y naturaleza protagonizarán el Festival de Cine de Derechos Humanos

El Abrazo de los Peces será una de las películas exhibidas en esta edición l Foto: Difusión

.

El octavo Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, a realizarse en Sucre (Bolivia) del 23 al 29 de julio de este año, ya se empieza a palpitar con la selección de las películas que harán parte de la programación. Para esta versión, cuyo tema es “Mujer, Madre Naturaleza”, se han inscrito alrededor de 180 trabajos de 40 países; el comité encargado ya cuenta con los nombres de las cintas finalistas, que deben ser anunciadas el próximo 25 de mayo.

Se estima que entre 70 y 80 películas formarán parte del festival, que será inaugurado el lunes 23 de julio en el Teatro Gran Mariscal, local elegido también para la clausura y que es denominada Pantalla 0 por los organizadores. Este año, la lectura del acta del jurado y la entrega de premios serán llevadas a cabo en la penúltima jornada, el sábado 28, quedando la última fecha destinada a la exhibición de las cintas ganadoras, en el mismo escenario, según informó el director del evento, Humberto Mancilla.

Otras sedes del festival serán el ex Cine Cooperativa, donde actualmente funciona la Cineteca de Derechos Humanos (llamada Pantalla 1 y en la cual se realizarán proyecciones con la participación de personas con discapacidades), el Teatro 3 de Febrero (Pantalla 2, en la que se buscará la inclusión de las trabajadoras del hogar) y la Universidad Pedagógica Mariscal Sucre (Pantalla 3). Asimismo, una unidad móvil llevará las películas a la Cárcel de San Roque, al Instituto Psiquiátrico Gregorio Pacheco y a algunos barrios de la capital.

Por el momento, ya están confirmadas en la programación películas como El Abrazo de los Peces, sobre la sordoceguera y dirigida por el español Chema Rodríguez, Cerro Rico, Tierra Rica, del colombiano Juan Vallejo y filmada en Potosí y en el Salar de Uyuni (Bolivia), acerca del trabajo de los mineros locales, Haití, La Llamada del Caracol Reina, un retrato de la situación actual del país caribeño, realizado por la belga Anne Delstanche, y la serie Mujer, Madre Naturaleza, del boliviano Eduardo López Zavala.

Más información: Sitio web oficial l Facebook

Una caravana llegará a 10 poblaciones

Aunque el festival solo tendrá inicio en julio, una primera actividad relacionada al mismo arrancará en 3 semanas más. Se trata de la Caravana por el Derecho al Cine, que partirá en un bus cedido por la Gobernación de Chuquisaca, desde la Plaza 25 de Mayo hasta 10 poblaciones del departamento, para presentar el ciclo “De La Nación Clandestina al Estado Plurinacional”.

El ciclo tiene el apoyo del Ministerio de Educación, a través de la Dirección Departamental y de los directores de distrito, y el respaldo de Amnistía Internacional. La finalidad es acercar el público de localidades en las que no hay salas a películas de gran calidad y contenido social. “Buscamos que el cine sea tomado en cuenta como parte del derecho humano de acceder al arte y la cultura, y el festival tiene como misión democratizar este acceso”, explica Mancilla.

La caravana pasará por Macharetí (5), Muyupampa (6), Monteagudo (7), Huacareta (8), Padilla (9), Tarvita (11), Sopachuy (12), Tomina (13), Zudáñez (14) y Tarabuco (15), en un recorrido de casi dos semanas. Se proyectarán cintas como La Nación Clandestina y El Coraje del Pueblo, de Jorge Sanjinés, Los Andes No Creen en Dios, de Antonio Eguino, Zona Sur, de Juan Carlos Valdivia, y Blackthorn, del español Mateo Gil y filmada en Bolivia.

Share

Crónica del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos

El festival salió a las calles en su más grande edición l Foto: Gerardo Rodríguez


A estas alturas, la séptima edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos ya es historia. Una historia que será contada por todos aquellos que han participado de esta nueva versión de la mayor fiesta cinematográfica del sur del país: realizadores, jurados, organizadores, invitados especiales y, por supuesto, el público, que demostró su apoyo con su presencia de principio a fin.

En siete días de realización (del 25 al 31 de julio) y otros tantos más de actividades paralelas, como la Velada al Tata Santiago y la exposición fotográfica Imaginarios de la Migración, el festival, dedicado este año a la migración y a los afrodescendientes, exhibió 74 películas provenientes de casi 30 países, en algunos casos distantes y cuya cinematografía es casi desconocida en Bolivia. Fue así que cintas de Benín, Camerún, Senegal, Austria, Bulgaria, Irán y Guatemala, por ejemplo, se proyectaron en las salas de los teatros Gran Mariscal y 3 de Febrero, en el cine Cooperativa y en la Universidad Pedagógica.

El mosaico de cintas y propuestas del festival nos permitió agudizar la mirada y conocer más acerca del mundo y de nosotros mismos. ¿De qué otra manera podríamos saber de la tragedia del Chocó, en Colombia, o de la existencia indignante de los Falsos Positivos, en el mismo país? Así como apreciamos la espectacularidad de la capoeira y la lucha por conservar esa bellísima tradición en Besouro, nos maravillamos con el misticismo de Orillas, rodada a ambos lados del Atlántico, y quedamos con la piel de gallina con Los Invisibles, retrato del drama de la travesía de México a Estados Unidos.

Desde Diversidad hasta Campo de Batalla, o de Circuito Interno a Kawsachun Coca, o todavía de Laberinto Verde a Rehenes, tuvimos un sinfín de problemáticas, visiones y sensaciones expuestas en la pantalla, para que juntos y desde nuestra experiencia personal, fuéramos construyendo un poco más nuestro ideario acerca de temas como la migración, la tolerancia y, fundamentalmente, los derechos humanos. Con Al-Madina, Operación Diablo y Operación Peter Pan, ganadoras de los premios Pukañawi, el público que acudió a las salas pudo ver cine de la mejor calidad y al mismo tiempo lanzar la mirada para mucho más allá de lo que Hollywood nos arroja ad nauseam a la cartelera.

Pero no solo a las salas quedó restringido este festival. Democrático, el evento tuvo proyecciones también en la cárcel de San Roque, en el Psiquiátrico Nacional, en el Colegio de Abogados y en la comunidad de Quila Quila, en una de las jornadas más interesantes de la programación. En esta última, luego de la exhibición de dos cortometrajes y de compartir con los residentes del lugar, organizadores, jurados e invitados se trasladaron hasta el pie del cerro Obispo, donde se llevó a cabo el concierto de la Orquesta Sinfónica Municipal de El Alto, calificado como ‘espectacular’ e ‘inolvidable’ por muchos de los que estuvieron presentes. O, como bien definió Édgar Arandia, integrante del jurado, “una de esas experiencias que uno no debería perderse”.

Al lado de Édgar Arandia, exviceministro de Culturas y actual director del Museo Nacional de Arte, integraron el jurado Carlos Arguedas, Guillermo Planel, Gustavo Guayasamín, Joseba Macías, Máximo Pacheco, Rob Browuer, Roberto Alem Rojo y Verónica Cereceda. Algunos de ellos bolivianos y otros oriundos de diversos países; algunos realizadores y otros involucrados con diferentes áreas artísticas; algunos conocidos ya del festival y otros en su primera participación en el certamen. Pero todos, absolutamente todos, comprometidos con el mismo y dispuestos a aportar desde su conocimiento y con mucha generosidad a esta historia que ahora también es de ellos.

De esta historia, que ya suma siete nutridos capítulos, también ya hacen parte el realizador nacional Nelson Martínez, moderador de mesas, Carlo Mesina, director italiano radicado en Chile y que arribó a Sucre para disfrutar de la fiesta, Demetrio Nina, director del Consejo Nacional de Cine, Ariel Soto, que mostró su mediometraje Waqayñan a la gente de Sucre y Quila Quila, y Juan Carlos Valdivia, cineasta que, además de llegar a la ciudad en la última jornada ‘festivalera’, puso el broche de oro con la presentación de su premiada película Zona Sur.

A su vez, forman parte también desde ahora la ya mencionada Orquesta Sinfónica Municipal de El Alto; el grupo Dos Aguas Un Teatro, cuyos integrantes, Danuta Zarzyka, Lucas Achirico y Naomí Achirico, presentaron el aplaudidísimo espectáculo Pass-Port, Puerto de Paso; el dúo Rendón, una verdadera tradición chuquisaqueña; Raíces Afros en Bolivia, que encantó la audiencia con la magia de la saya en la jornada inaugural; y cada uno de los directores, productores, actores y personas que participaron en alguna de las 74 películas exhibidas y que nos acompañaron en Sucre o a través de Internet y de las redes sociales.

Finalmente, es imposible dejar de mencionar a los organizadores del evento, tanto su director, Humberto Mancilla, como su esposa y administradora del certamen, Katia Andrade, y sus hijas, responsables de diferentes áreas. Así como al incansable Gerardo Rodríguez y tantos otros que estuvieron, desde diferentes frentes, ayudando a que el sueño fuera posible. Pero principalmente el público, ese mismo que copó el Teatro Gran Mariscal desde la primera jornada, el mismo que se emocionó y llenó diferentes salas en la exhibición de varias películas (como ocurrió con Vidas Lejanas, cuyo impacto en la audiencia le valdrá un Pukañawi extra, concedido por la organización), y el mismo que despidió con un cerrado aplauso la séptima edición del festival, ya seguramente palpitando su próxima versión.

Todos fueron testigos y a la vez partícipes de una fiesta única, que tuvo uno de sus puntos más altos en las faldas del cerro Obispo cuando, en medio del ensayo de la Sinfónica de El Alto, un par de cóndores cruzaron los cielos y abrieron sus alas, mostrando su majestuosidad y saludando al festival. Dos días antes, en Sucre, el director del Conacine y realizadores locales habían firmado un histórico manifiesto en defensa y reivindicación del cine nacional, al mismo tiempo en que un grupo de internos del Psiquiátrico Nacional se conmovía con la sensible Mundo Alas, otra de las grandes películas proyectadas fuera de competencia. Todo eso ya es historia grande, la de la séptima edición del Séptimo Ojo es Tuyo. Fueron imágenes de un festival que quedará en la memoria.

Gráficas del festival l Fotos: Gerardo Rodríguez

Quila Quila también disfrutó de la fiesta
Carlos Arguedas (izq.), zampoña en manos, comandó la rueda y dio inicio a la fiesta y la música en la comunidad de Quila Quila, que, con un par de proyecciones, también hizo parte del encuentro cinematográfico. Estuvieron presentes artistas, dirigentes, organizadores, invitados, jurados y, por supuesto, habitantes del lugar.

El cerro Obispo albergó una jornada mágica
Al pie del cerro Obispo se ha llevado a cabo parte de una jornada inolvidable para los que fueron partícipes. El concierto a cargo de la Orquesta Sinfónica Municipal de El Alto maravilló a todos los presentes y arrancó efusivos aplausos de quienes también se deslumbraron al ver un par de cóndores cruzar el cielo, en señal de buen augurio.

Actividades paralelas atrajeron al público  
Entre las diversas actividades paralelas del festival, se destacó la exposición fotográfica Imaginarios de la Migración, que presentó distintas miradas acerca del fenómeno migratorio. Esta actividad, que marcó el inicio del evento cinematográfico, contó con una importante concurrencia, que se admiró con la calidad de los trabajos expuestos.

Taller de documental se realizó en Sucre
A cargo del holandés Rob Browuer, jefe de Audiovisuales de Amnistía Internacional, se realizó el módulo inicial del Primer Taller Iberoamericano de Cine Documental de Derechos Humanos, que contó con un grupo entusiasta de realizadores y aspirantes. El taller, que tiene apoyo de Ibermedia, se llevó a cabo en la Universidad Andina Simón Bolívar.

Share

Festival concluye con Zona Sur y premiación de cintas ganadoras

Zona Sur pondrá el broche de oro al festival de cine l Foto: Difusión

.

La séptima edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos llega a su fin este domingo con un acto de clausura en el cual serán dadas a conocer las películas ganadoras en las categorías de largometraje, mediometraje y cortometraje, elegidas por nueve jurados que ya dieron su veredicto y que estarán presentes en la fiesta de cierre de esta versión, a realizarse en el Teatro Gran Mariscal, a partir de las 19:00.

Antes de que se lea el acta del jurado, compuesto por los bolivianos Carlos Arguedas, Édgar Arandia, Máximo Pacheco y Roberto Alem y el uruguayo-brasileño Guillermo Planel, el ecuatoriano Gustavo Guayasamín, el español Joseba Macías, el holandés Rob Brouwer y la chileno-boliviana Verónica Cereceda, se proyectarán los cortometrajes El Grandote, animación de Jesús Pérez y Elisabeth Hüttermann, y El Acordeón, del iraní Jafar Panahi.

Luego de la exhibición de los dos cortos, se procederá a la lectura del acta del jurado y a la correspondiente premiación de las películas ganadoras, que recibirán los premios Pukañawi. Asimismo, se sabrán cuáles cintas recibirán menciones especiales y se leerá la convocatoria para el festival del próximo año. Una vez finalizada la entrega de galardones, se presentará la película Zona Sur, del paceño Juan Carlos Valdivia —que estará en la ciudad para la proyección—. El filme será visto por primera vez por el público sucrense y colocará el punto final a la séptima edición del evento cinematográfico más importante del sur del país.

Zona Sur llega a Sucre con un gran recorrido por tierras extranjeras y los premios de mejor guión y mejor dirección en el Sundance Film Festival y mejor actor y mejor mejor guión en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Pese a ello, la cinta de Valdivia (Jonás y la Ballena Rosada, American Visa) nunca se ha exhibido en la capital, por lo que esta presentación se convierte en una oportunidad única de ver la aguda mirada del director hacia una familia de clase alta venida a menos en la urbe paceña.

Otra de las actividades programadas para la última fecha del festival de cine es el concierto de la Orquesta Sinfónica Municipal de El Alto, que presentará un variado repertorio a partir de las 11:00, en el frontis de la Casa de la Libertad, ubicada en la plaza principal de la capital. En poco más de una hora, los 40 músicos interpretarán piezas de Händel, Vivaldi, Piazzola, Nazareth, Anderson y Rosa Carmín, entre otros, además de la obra “El Amauta”, una suerte de rememoración a la grandeza del Imperio Inca.

El séptimo Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos de Sucre concluye luego de siete días en los que se han exhibido 74 películas, de las cuales 57 participan en la selección oficial y otras 17 se proyectan en calidad de invitadas, además de haber propiciado la realización de mesas redondas, encuentros y un taller para estudiantes de documentales.

Más Festival: Sitio oficial l Facebook l Películas l Programación

Programación de películas

El Grandote
De Jesús Pérez y Elisabeth Hüttermann
Países: Bolivia-Suiza-Alemania / Año: 2010
Género: animación / Duración: 6 minutos
Sinopsis. Ésta es una película acerca de la diversión de los niños, que rápidamente puede convertirse en crueldad: dos figuras animadas desarrollan una vida por su cuenta. Ellos humillan a una tercera figura, que aún está incompleta, hasta que la situación cambia y esta última aparece como el hermano mayor de aquellas.

El Acordeón
De Jafar Panahi
País: Irán / Año: 2010 / Género: drama
Duración: 8 minutos
Sinopsis. Dos hermanos, un niño y una niña, viven en las calles de Teherán tocando su acordeón. Los transeúntes ofrecen monedas, pero un hombre les quita el instrumento a ambos por juzgarlos culpables de tocar justo fuera de la mezquita. Los dos se desesperan, porque necesitan el dinero para ayudar a su madre enferma.

Zona Sur
De Juan Carlos Valdivia
País: Bolivia / Año: 2009 / Género: drama
Duración: 109 minutos
En La Paz, al contrario de otras ciudades, los ricos viven abajo. La vida transcurre sin muchos contratiempos en esta gran casa rodeada de un hermoso jardín. Es un mundo maravilloso, una burbuja de confort donde conviven diversas esferas individuales: Carola, sus tres hijos y los habitantes aimaras de la casa.

Humberto Mancilla l Director del Festival
“No hay fronteras para las culturas”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Qué balance hace de esta edición del festival? 

HUMBERTO MANCILLA (HM). En calidad de evaluación podemos señalar que la programación oficial para los siete días se ha cumplido en su totalidad. Superamos especialmente retos que teníamos que cumplir: desde la exposición de fotos hasta el concierto planificado de la Orquesta Sinfónica Municipal de El Alto se han cumplido, hemos podido llegar a todas las muestras itinerantes en la cárcel de San Roque, en el Psiquiátrico y en Quila Quila. Se llevaron a cabo las mesas redondas en el Colegio de Abogados y se ha realizado el jueves la mesa técnica de migraciones. El Cine Cooperativa ha exhibido la totalidad de las películas, el cumplimiento de lo programado ha sido de más del 95%.

AC. Muchas de las funciones se han realizado a sala llena. ¿Cómo vio la participación del público este año?

HM. Hemos intentado desarrollar una estrategia de lo más amplia, porque la gratuidad de la entrada no significa necesariamente la presencia del público, lo que hemos hecho también fue convocar a las promociones y colegios. La organización de estos públicos ha permitido que tengamos una buena audiencia aparte de la gente interesada. Trabajar con el público nos permite ofrecer una programación como la del festival, que nos posibilita atender sus expectativas, además del placer que nosotros sentimos con un festival de esta naturaleza.

AC. En su criterio, ¿qué legado deja la séptima edición del festival?

HM. Hemos aprendido muchas cosas en este festival, primero la capacidad que ha tenido el jurado de integrarse. Es un jurado sensible, muy humano, no hay fronteras para las culturas, se ha creado una familia, los cineastas espontáneamente han llegado hasta Sucre. Ha llegado Carlo Mesina, un cineasta italiano que vive en Chile y que ha descubierto la sensación que tiene el festival. El caso también de la llegada del propio director del Consejo Nacional del Cine, Demetrio Nina, que ha venido a observar in situ el impacto que tiene el festival internacional. Otro legado es mostrar que los migrantes, sobre todo los bolivianos en Europa, constantemente están expresando que ningún ser humano es ilegal; y el otro legado que hemos vuelto a practicar y que estamos dejando como parte de nuestro horizonte a seguir es que de la unión de las artes nació el cine y que necesitamos sobre todo mayor unidad para poder progresar en estas actividades culturales.

Share