Tag Archive for Demetrio Nina

Ganadores del Fragmentos Visuales cuentan sus experiencias de rodaje

No Dijiste Adiós fue uno de los cortos premiados en el festival l Foto: Difusión

.

Hace exactamente una semana que concluyó la cuarta edición del Festival Nacional de Cortometrajes Fragmentos Visuales, en la cual compitieron 23 trabajos de Sucre, Cochabamba, Potosí, La Paz, Santa Cruz de la Sierra, Tarabuco y Azurduy. La entrega de premios reconoció el trabajo de jóvenes realizadores bolivianos, tres de los cuales compartieron sus experiencias con ALDEA CULTURAL.

Cuatro de los cinco cortometrajes galardonados en Sucre fueron elegidos por un jurado compuesto por Demetrio Nina, director ejecutivo del Consejo Nacional del Cine (Conacine), Rilma Guzmán, docente de la Universidad San Francisco Xavier, y Julián Caballero, integrante de Alucine, productora que organiza el festival. A su vez, Bajo Control, de los chuquisaqueños Humberto Torres y Amael Siles, recibió el Premio del Público.

En la categoría drama, el premio fue para Pescando en la Red, del cochabambino Grover Yauli, acerca de una joven que conoce a varias personas en internet, incluyendo a un muchacho que la involucra en una peligrosa trampa. También de Cochabamba es Noches de Poliestireno, de Luis Borda, que ganó en el apartado de comedia y experimental, presentando un triángulo amoroso en el que el tercer eslabón no es una persona y en que nada es lo que aparenta ser.

Por su parte, No Dijiste Adiós, del potosino Erick Cortés, premiado en la categoría de terror y suspenso, cuenta la historia de un joven que intenta superar una ruptura sentimental planeando junto a sus amigos una broma cuyo desenlace es macabro. Finalmente, El Caminar de las Hormigas, de Claudia Quinteros, ganó la competencia local, con un relato sobre un maestro rural que recuerda con nostalgia los momentos de su niñez.

Erick Cortés l Director
No Dijiste Adiós l Potosí

ALDEA CULTURAL (AC). Acabas de participar de un trabajo ganador del Fenavid (La Bici) y ahora te llega este nuevo galardón, en el Fragmentos Visuales. ¿Cómo recibes estos premios en tan poco tiempo?

ERICK CORTÉS (EC). Yo estoy muy contento porque es el reconocimiento no solo a mi trabajo sino al trabajo de todo el equipo de personas que hicimos el corto, tanto actores, técnicos y productores. Siento mucha alegría de que se haya exhibido en Sucre, una ciudad en la que viví muchos años y a la que quiero tanto porque allí aprendí el oficio de hacer cine, y claro, feliz de participar del festival de cine más importante que tiene Sucre actualmente.

AC. ¿Cómo fue el proceso de rodaje del corto y en qué te inspiraste para escribir la historia?

EC. La idea la tomamos de experiencias de personas cercanas a Mónica Chacón (coguionista) y a mí, y el desafío fue adaptarlas en una historia sencilla pero que siga la línea de suspenso que marcamos en el anterior corto que produjo Nexos Films. La preproducción comenzó en abril del 2011, el rodaje fue en julio y de agosto a octubre se realizó la posproducción. Lo mejor del corto fue descubrir el enorme talento de los jóvenes actores y técnicos que existe en Potosí.

Humberto Torres l Director
Bajo Control l Sucre

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Cómo surgió la idea de escribir la historia de Bajo Control?

HUMBERTO TORRES (HT). Bajo Control surge más que de la idea, de la necesidad de tener una historia con un final inesperado, de esta manera la narrativa fue hecha buscando dar una sorpresa para el final.

AC. El corto fue galardonado con el Premio del Público. ¿Tiene un significado especial, como director y guionista, haber sido el preferido en la votación de los espectadores?

HT. Es siempre gratificante el recibir un reconocimiento. Cuando escribí el guión y a la hora de producirlo la premisa era entretener al espectador, recibir este premio es una verdadera satisfacción porque es el reflejo de que la premisa se cumplió.

Grover Yauli l Director
Pescando en la Red l Cochabamba 

ALDEA CULTURAL (AC). Participaste con dos cortos del festival, en ambos casos como director. Coméntame un poco acerca del trabajo de la productora UPS, especialmente sobre el corto Pescando en la Red. 

GROVER YAULI (GY). UPS Vision Films es una productora que recién comienza, queremos llegar a la gente de una manera diferente, que nuestros materiales audiovisuales lleven un mensaje de reflexión a las personas que los vean, con mi grupo (conformado por cuatro personas) decidimos agarrarnos de esa idea, con todos los problemas de nuestro país creemos que esta sería una buena manera de aportar con la sociedad. Por ahora estamos en etapa de guión de cortos cómicos y también reflexivos, muy pronto los produciremos. Tal es el caso de Pescando en la Red, una anécdota muy hermosa, justamente cuando mi grupo estaba reunido pensando en que tema deberíamos tratar para hacer nuestro corto, Brenda (la más joven del grupo) nos contó una historia que nos gustó bastante por su tema denso. Al principio parecía fácil, pero cada vez se iba haciendo más difícil. Antes de nuestra última reunión, mi guionista (Guido) y yo vimos una marcha acá en Cochabamba; nos acercamos curiosos y por una rara coincidencia era una marcha por las personas desaparecidas en nuestro país. Gracias a Dios llevábamos una cámara, nos acercamos a conversar con la gente, y nuestro guión salió de ahí, de lo que la gente nos contaba. La sensación que vivimos nosotros y el momento que se vivía en la plaza principal nos contagió y decidimos sin pensarlo dos veces que ese sería nuestro tema. Luego comenzamos a buscar información y poco a poco se fue armando la historia, terminamos el guión y comenzamos a producir el corto, nos tomó dos días el rodaje y como cinco días la posproducción. Para nosotros es muy especial el tema del corto, es justamente el pan de cada día en nuestro país, y más ahora con el tráfico de órganos, es muy repulsivo saber que personas inescrupulosas se dediquen a eso, pues tratamos de reflejarlo en nuestro corto mostrando el medio común para eso, las redes sociales, en que todo es con engaños y seducción hacia las personas, haciéndolas creer una cosa mientras la realidad es otra.

AC. Por cierto, dos trabajos de Cochabamba estuvieron entre los premiados. ¿Cómo ves el panorama actual de la producción audiovisual en tu departamento? 

GY. Como en el resto del país, la producción nacional va en crecimiento, tanto en largos como en cortometrajes, ni qué decir de los videoclips musicales. Muchos artistas nacionales dicen: “El público cochabambino es el más difícil, si puedes llegar a ganar al público cochabambino ya te ganaste a todos del país”. Es cosa cierta, aquí los espectadores son muy exigentes, eso obliga automáticamente a subir el nivel de las producciones y no tanto ya en la parte técnica, sino en el mensaje que les vayas a dar, que la gente se identifique con lo que esté viendo, que no le cuenten mentiras, pues esa es nuestra propuesta como productora. La cantidad de productoras existentes en Cochabamba es grande, cada una con su rubro; unas se dedican más a lo que es la música, otras a documentales, otras a publicidad y animación, y pocas son las que hacen cortos, y tal vez esa es el área que se debería apoyar. A UPS Vision Films no nos apoya nadie, no estamos patrocinados por ninguna empresa privada ni pública, ni escuela de cine, nos autosostenemos con los pocos ingresos que tenemos, pero siempre estamos peleando la batalla con los grandes, porque nos apasiona el cine. Estoy alegre y feliz por haber ganado este concurso nacional, felicito también por este medio a Luis (Borda, director de Noches de Poliestireno), el otro participante de Cochabamba.

Share

El festival alza vuelo y presenta algunos de los platos fuertes de esta edición

Orillas se rodó en Argentina y Benín y presenta a dos jóvenes predestinados l Foto: Difusión

.

La tercera jornada del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos lleva al público sucrense algunos de los platos fuertes de esta séptima edición, como es el caso de Chocó: Una Tragedia Colombiana, de Joseba Macías, Los Invisibles, de Gael García Bernal y Marc Silver, Rehenes, de Bruno Ortiz León, y Orillas, de Pablo César.

Ayer, se ha iniciado el Primer Taller Iberoamericano de Cine Documental de Derechos Humanos, a cargo del jefe de Audiovisuales de Amnistía Internacional, el holandés Rob Brouwer. Asimismo, el boliviano Nelson Martínez —que participa de la programación con tres películas— dirigió la mesa de Los Derechos Humanos y el Cine en América Latina, llevada a cabo en el Colegio de Abogados, y que contó con la asistencia de realizadores y aficionados.

La jornada anterior también tuvo la llegada del recientemente posesionado director del Consejo Nacional del Cine (Conacine), Demetrio Nina, que mañana se reunirá con productores locales en la Casa Capellánica de Sucre, en el marco del festival. El flamante ejecutivo expresó su voluntad de aunar esfuerzos con los realizadores chuquisaqueños para impulsar el sector audiovisual en todo el país.

Por otra parte, el vasco Joseba Macías, hoy, estará a la cabeza de la mesa técnica de Migraciones, que se realizará luego de la exhibición de su documental sobre la región colombiana del Chocó, donde expone la situación de los aborígenes locales, que luchan por conservar su identidad; lo hacen frente a una despiadada globalización y enfrentándose la acción genocida de las bandas paramilitares.

También hoy se presentará uno de los cortometrajes más esperados de esta versión, Los Invisibles, del mexicano Gael García Bernal y del británico Marc Silver, en el cual los directores se acercan a la realidad de los inmigrantes latinoamericanos que intentan ingresar ilegalmente a los Estados Unidos. En esta odisea, que empieza al sur de México, los viajeros deben alojarse en albergues a la espera de La Bestia, un lento tren de carga que hace la peligrosa ruta de más de 5.000 kilómetros.

A su vez, en Rehenes, el peruano Bruno Ortiz León lanza una nueva mirada hacia un episodio que marcó su país hace quince años: la toma de la residencia del embajador de Japón en Lima por parte del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). En la trama, un periodista logra entrar a la casa y, en el cautiverio, concibe y monta una obra teatral para capturar el sentido de opresión y sufrimiento de las víctimas.

Finalmente, el largometraje Orillas, del cineasta argentino Pablo César, promete ser una de las películas más fantásticas e interesantes y de la selección oficial. La cinta presenta a Shantas, un joven delincuente de la Gran Buenos Aires y que ha sido señalado por el sacerdote umbanda del barrio como un ser inmortal. A muchos kilómetros de allí, en las afueras de Benín, Babárímisá es un adolescente de una comunidad africana que sufre de una extraña enfermedad del corazón. Los caminos de ambos confluyen trágicamente a cada lado del océano.

El director de Orillas, que tiene una extensa lista de películas en su haber, muchas de ellas rodadas en otros continentes, como África y Asia, charló con ALDEA CULTURAL acerca de la cinta y de sus motivaciones para realizarla. Asimismo, manifestó que fue una ‘gran alegría’ y un honor saber que su más reciente largometraje ha sido seleccionado para presentarse en el festival sucrense.

Más Festival: Sitio oficial l Facebook l Películas l Programación

Pablo César l Director
“Los afrodescendientes nos dejaron una cultura entrañable”

ALDEA CULTURAL (AC). Rodar en suelo africano es algo recurrente en tu filmografía. ¿De dónde viene ese interés por África y por temas relacionados a ese continente?

PABLO CÉSAR (PC). De chico tenía sueños con una aldea africana. Eran sueños cortos. Imágenes del África. Cuando hice mi primer largometraje en 35mm, La Sagrada Familia, me invitaron de jurado al Festival de Cine de Kelibia, en Túnez, en 1989. Fue mi primer contacto con el gran continente negro. Las cosas sucedieron con velocidad extrema y me fui interiorizando en sus civilizaciones contemporáneas, las antiguas, aquellas que aún hoy conservan ritos de los egipcios prediluvianos como son los yoruba (Nigeria, Togo y Benín) y los dogón (Malí). Esto despertó en mi un ansia de carácter antropológico y etnológico. Por supuesto que he pensado muchísimo en los misterios de la Puerta del Sol y de las civilizaciones que existieron en Tiahuanaco, pues considero que la historia ha sido cortada, fragmentada por los intereses de unos y otros. De esta forma el humano no puede conocer sus orígenes con facilidad y es al día de hoy que no se puede conocer verdaderamente la cadena ‘evolutiva’ del humano. De chico me llamó la atención la lectura de “El Principito” y su comienzo con la imagen del Baobab, lo que da un contexto directo con la cultura del continente africano. Yo era muy inconformista en la escuela y sentía que perdía el tiempo, que no aprendía nada. No me daba cuenta de lo que sucedía pues era un niño, poco a poco fui viendo cómo los manuales de estudios estaban completamente manipulados para que orientara mi ‘educación’ hacia lo que algunos habían decidido por mí. Entonces al empezar a explorar con el cine aparecieron las imágenes de los tribales, de la energía escondida y olvidada. Mi segundo largometraje fue una coproducción con Túnez, en 1990, un film basado en poesía y relatos del sufismo y que fue hablado en árabe, Equinoccio (El Jardín de las Rosas), y lo concebí como una trilogía. La segunda parte la filmé en la India, en el Rajastán, Unicornio (El Jardín de las Frutas), en 1996. Y la tercera parte fue en el territorio de los dogón, en Malí, una coproducción con el Centro Nacional de Cinematografía de Malí, en 1998, Afrodita (El Jardín de los Perfumes), trasladando el mito de Afrodita al territorio más ancestral del planeta, pues los dogón siguen tradiciones muy anteriores al mito de Afrodita, justamente a las raíces del mismo. En el medio de la trilogía filmé un drama-rock, para el cual Luis Alberto Spinetta compuso e interpretó 17 canciones. Unas escenas las filmé en Cabo Verde. En 2007 dirigí Hunabkú, palabra de la civilización maya que nos habla de un centro galáctico de donde procede la energía del universo. Ese film comienza con una murga, en Buenos Aires, en la que incluí artistas africanos dado que las murgas fueron creadas por afrodescendientes y prohibidas durante décadas. Al principio todo fue dificilísimo para mí. Nadie confiaba que iba a poder hacer un film en Túnez. Pensaban que estaba loco o que sería un ilusionista, o que simplemente yo imaginaba que sería posible. En el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina) al principio no tomaban en serio estas iniciativas que proponía, lo veían como foráneo, que no tenía nada que ver con la ‘cultura nacional del país’. Fue una lucha enorme todo. Con Orillas fue distinto, en general el apoyo fue bueno e incluso generó la firma de un Convenio de Cooperación Cinematográfica que se firmó en Buenos Aires en noviembre de 2010 entre la presidenta del INCAA, Liliana Mazure, y el director de la Dirección de la Cinematografía de Benín, Akalá Akambi.

AC. Orillas es un relato fantástico ambientado en ambos lados del océano. ¿En qué te basaste para crear y desarrollar esta historia? 

PC. En primer lugar nos reunimos con Jerónimo Toubes, quien escribió el guión de Orillas y conversamos sobre la posibilidad de hacer un film de ficción que hablara de las raíces africanas negadas en la Argentina. A partir de mis exploraciones por el África y también en un viaje que hice a Salvador (Bahía), en Brasil, donde contacté con un gran libro titulado “Orixás”, de Pierre Fatumbi Verger, siguiendo por la senda del esclavo, las huellas más que evidentes de toda una cultura que existe hoy pero a la que se le cambió el nombre de su creador, dejando al hombre africano en el más olvidado rincón de la historia, es que concluimos en realizar un film sobre esta temática. Se orientó por el lado de las huellas culturales existentes hoy, como por ejemplo la religión umbanda, producto del sincretismo religioso que fue generado durante siglos a partir de la llegada de los esclavos al Río de la Plata. La cultura yoruba, al atravesar el océano, llegó a América y se fue ‘sincretizando’ con las prácticas cristianas a las que los africanos y nativos eran obligados a realizar. Entonces se incorporó al panteón de los dioses africanos a la Virgen, al Cristo, a los Santos, etc. Se fueron transformando, así como el orishá Shangó es Santa Bárbara. Gran parte de la música de América ha sido creada por los afrodescendientes. Desde el norte de América el jazz, luego la salsa, el merengue, la rumba, la cumbia, el candombe, el hip hop e incluso el Tçtango. “Tocá tangó” decían en las milongas los africanos en Montevideo y en Buenos Aires. Tangó, vocablo que podría venir de Shangó, orishá del trueno y de la justicia. A los afrodescendientes no se los contaba en los censos en Argentina. A partir de la época de Perón fueron tenidos en cuenta. En 2008 hicimos un viaje de exploración a Benín, Jerónimo y yo. Buscamos lugares, contactamos gente, empezamos a ver si era posible esa idea que habíamos dialogado durante meses. Luego, en 2009 hice otro viaje de exploración a Benín junto a Pablo Ballester, productor ejecutivo del film, realizamos un contacto con Akalá Akambi. Convenimos en hacer el film en coproducción. Hice un casting con actores locales, estudiantes de teatro, profesionales de la actuación. También visité la escuela de cine ISMA. El film contó con el apoyo del Ministerio de Cultura de Benín, así como también del INCAA de Argentina, de la Cancillería argentina, en especial de la Dirección de Asuntos Culturales y de la embajadora argentina en Nigeria, Susana Pataro. Mientras en Buenos Aires buscábamos los medios para producir el film, seguíamos estudiando y leyendo toda bibliografía posible acerca de los africanos en América del Sur. En el censo del año pasado se obtuvo que más de dos millones de argentinos tienen ascendencia africana. En lo personal considero que los africanos son los primeros desaparecidos de la historia argentina. Los hicieron desaparecer porque no hablaron de ellos, son desaparecidos de los libros de historia. Sin embargo Buenos Aires se enorgullece de su obelisco como símbolo de la ciudad, y el obelisco es una edificación africana, es egipcio. ¿Pues qué hace ahí? El gorro frigio del escudo nacional argentino también es africano, lo usan los yoruba y especialmente los dogón. Luego estos elementos (gorro frigio y obelisco) fueron tomados por la masonería y los distribuyeron en sus edificaciones por el mundo, en Washington, en París, en Londres… Pero se ocultaron las raíces. En el caso puntual de los afrodescendientes, la mayoría de los historiadores argentinos hicieron creer a la población argentina y al resto del mundo que en Argentina no hubo africanos, que murieron en la Guerra del Paraguay o por la peste en 1871. No fue así exactamente. Los diezmaron pero no los acabaron. Como no tenían posibilidades de obtener trabajo, entonces se enrolaron en la Guerra del Paraguay y los enviaron ubicándolos en el puesto de vanguardia, por lo que murieron rápidamente. Al llegar la fiebre amarilla a Buenos Aires en 1871, las familias ricas vallaron la zona del puerto y huyeron al norte de la ciudad. Ni africanos ni nativos locales pudieron salir del lugar y fallecieron. Fue un asesinato más de esta historia llamada decorosamente “La Conquista de América”. Ellos nos han dejado una cultura entrañable, plagada de riquezas y de energías. Son los comunicadores de sabidurías cuyos orígenes son aún un misterio para el hombre, como por ejemplo los creadores de las pirámides de Gizeh en Egipto, así como han sido los creadores de las culturas de América. Hoy la ciencia utiliza estos elementos para su desarrollo. El sistema binario del I Ching es el mismo que utilizan las computadoras (1-0). Las fuerzas de la naturaleza de la que hablan los yoruba y los dogón son llamadas hoy fuerzas gravitacionales por la física cuántica. Estos elementos, entre otros, fueron los que dieron origen a Orillas.

Programa l Miércoles 27 de julio 

Teatro 3 de Febrero (10:30)
“Al-Madina” (La Ciudad) / De Gonzalo Ballester / España / 2011 / 14′
“La Tierra Se Quedó” / De Juan Sarmiento / Colombia / 2010 / 76′

Cine Cooperativa (10:30)
“Talleres Clandestinos” / De Catalina Molina / Austria / 2010 / 40′
“Persiguiendo el Che” / De Alireza Rofougaran / Irán / 2009 / 78′

Universidad Pedagógica (10:30)
“Memoria de Quito” / De Mauricio Velasco / Ecuador / 2009 / 48′
“Chocó: Una Tragedia Colombiana” / De Joseba Macías / España / 2011 / 52′

Teatro 3 de Febrero (16:00)
“Un Día en Smara” / De Fany de la Chica / España / 2010 / 92′
“A La Vuelta de la Esquina” / De David de la Rosa y Jorge Curioca / España / 2010 / 92′

Cine Cooperativa (16:00)
“Sombra” / De Juan Caunedo / España /2010 / 27′
“Orillas” / De Pablo César / Argentina-Benín / 2010 / 96′

Penitenciaria de San Roque (16:00)
“El Edén del Oeste” / De Costa-Gavras / Francia-Italia-Grecia / 2008 / 106′

Teatro 3 de Febrero (19:00)
“Bienvenido a Tu Familia” / De Diego Ortuño / Ecuador-España / 2010 / 24′
“Los Invisibles” / De Gael García Bernal y Marc Silver / México / 2010 / 24′ (Foto)
Mesa Técnica de Migraciones

Cine Cooperativa (19:00)
“Nosotras Centroamericanas” / De Unai Aranzadi / España / 2011 / 29′
“Rehenes” / De Bruno Ortiz León / Perú / 2010 / 90′

Share

Arranca en Sucre el Festival de Cine de los Derechos Humanos

La brasileña Besouro inaugurará oficialmente el festival de este año l Foto: Christian Cravo

 

Luego de haber sido inaugurada la exposición fotográfica Los Imaginarios de la Migración en la Casa de la Cultura, que dio inicio a las actividades de la séptima edición del Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos, llegó la hora de que se empiecen a proyectar las 74 películas programadas para la versión de este año.

La jornada de este domingo tendrá inicio a las 18:30, en el Teatro 3 de Febrero, con la Velada al Señor de Santiago, cuya celebración es el 25 de julio. Por tal motivo, los organizadores preparan un acto en su honor, antes de que se exhiba la película Dos Yotaleños en París, de Humberto Mancilla, que narra el viaje musical del grupo Bolivia Manta a Francia, en su búsqueda por conservar y comprender las tradiciones, fe religiosa y supervivencia de la cultura andina.

Posteriormente, en el mismo lugar, el exviceministro de Culturas de Bolivia y actual director del Museo Nacional de Arte, Édgar Arandia, estará a cargo del Diálogo Illapa – Tata Santiago, con la entrada libre para todo público, así como ocurre en las demás actividades del festival. Mañana el evento tendrá su inauguración oficial, con música chuquisaqueña, presentación de los jurados y de Raíces Afros en Bolivia, vino de honor y la proyección del filme brasileño Besouro, de João Daniel Tikhomiroff. El acto será llevado a cabo en el Teatro Gran Mariscal.

El festival, que este año presentará 74 películas de todo el mundo, entre largos, cortos y mediometrajes, cuenta con 57 cintas en la selección oficial y 17 fuera de competencia. Bolivia estará presente con diez trabajos, todos ellos aún inéditos en Sucre, con excepción del documental que será exhibido esta noche y que tiene como protagonista al músico Carlos Arguedas, uno de los jurados que le dará brillo a esta séptima versión.

Además de las decenas de proyecciones, se prevé la realización de talleres, charlas, presentaciones artísticas y otras actividades paralelas al festival. Asimismo, el cuerpo de jurados estará compuesto por diferentes personalidades del cine boliviano y de Latinoamérica, que llegarán a Sucre durante el festival, al igual que los invitados especiales. Entre ellos estarán Demetrio Nina, director ejecutivo del Consejo Nacional de Cine (Conacine), Édgar Arandia, director del Museo Nacional de Arte, y el holandés Rob Brouwer, de Amnistía Internacional; el primero llevará a cabo una reunión con los realizadores locales, el segundo dictará una charla y el tercero ministrará el Primer Taller Iberoamericano de Cine Documental de Derechos Humanos.

Pero no solo de cine estará compuesto el festival, una vez que diferentes disciplinas artísticas se harán presentes en la programación. En el Año Internacional de los Afrodescendientes, es un orgullo contar con la participación de Raíces Afros en Bolivia (Rafrobo), que llegarán desde los Yungas para deleitar al público local, así como el Conservatorio Plurinacional de Música, que ofrecerá dos conciertos, uno en la plaza principal y otro en Quila Quila. Asimismo, el grupo Entre Dos Aguas Un Teatro subirá a las tablas con el espectáculo Pass-Port, Puerto de Paso, en el cual aborda la migración con una buena dosis de humor. Finalmente, la exposición fotográfica Los Imaginarios de la Migración, inaugurada el jueves y que se mantendrá hasta el domingo 31 en la Casa de la Cultura, completa el rol de actividades de la séptima edición.

Más Festival: Sitio oficial l Facebook l Películas l Programación

Share

Cortas bolivianas: teatro en las tablas y elección en Conacine

Teatro de Los Andes presenta un relato contundente acerca de terremoto l Foto: Difusión

 

Teatro de Los Andes presenta En Un Sol Amarillo este fin de semana
Desde ayer la compañía Teatro de Los Andes presenta en Sucre una de sus obras más famosas y reconocidas. Con las actuaciones de Gonzalo Callejas, Lucas Achiricio, Alice Guimarães y Darío Torres, En Un Sol Amarillo – Memorias de un Temblor habla del terremoto de Aiquile y Totora, ocurrido en 1998, y de los abusos cometidos posteriormente al suceso, como el desvío de donaciones por políticos y militares. El texto de Cesar Brie, construido luego de una investigación en la zona del terremoto, está lleno de historias reales pero también cuenta con momentos de humor que convierten la obra en un relato aun más contundente. Las funciones, que se realizan este sábado (20:00) y el domingo (17:00 y 20:00) en el Teatro 3 de Febrero, tienen un costo de Bs 30.

Septiembre vuelve a Santa Cruz para narrar una fuerte historia de amor
Luego de su presentación en el Festival América del Sur, en Corumbá (Brasil), la obra Septiembre, escrita y dirigida por Yovinca Arredondo, vuelve a los escenarios cruceños, para una corta temporada que se extenderá desde el lunes 8 hasta el sábado 14 de mayo. Inspirado en un hecho real, el espectáculo narra una historia marcada por encuentros y desencuentros que tiene como conductores principales la internet y el teléfono. La directora partió de una experiencia personal para elaborar el texto que habla de una pareja que se conoce virtualmente y que poco a poco empieza a enamorarse. Las presentaciones se llevarán a cabo en el Paraninfo Universitario Humberto Parada Caro, siempre a las 20:00. Para mayores informes y reservas, se puede llamar al 780-04332.

El cochabambino Demetrio Nina es el nuevo director del Conacine
El realizador cochabambino pero actualmente radicado en La Paz Demetrio Nina ha sido elegido como nuevo director del Consejo Nacional del Cine (Conacine). Nina, que en su carrera fue premiado por cortometrajes como Socavón Sin Salida y Destinos Perdidos y que recientemente estuvo involucrado en las producciones de temática indígena Bartolina Sisa y Santos Marka T’ula, recibió el mayor puntaje en una elección en la que también se postularon José Aramayo y Andrés Miranda. El realizador de 33 años comentó que por el momento no concederá entrevistas, pues se tomará algunos días para sistematizar su plan de trabajo, tras lo cual el anuncio será público.

Share