Tag Archive for Cine Boliviano

El Día del Cine Boliviano tiene un variado menú de películas

Averno, de Marcos Loayza

Averno es una de las opciones que hace parte de la programación l Fotograma

Durante toda la jornada, películas como Averno, Bárbara y Las Malcogidas estarán en la oferta de las cinco salas cruceñas y de cines de todo el país. Las entradas tendrán un precio único de Bs 15: una excelente oportunidad para ponerse al día con el cine nacional.

Read more

Share

Engaño a Primera Vista, una muy bien lograda comedia juvenil

Engaño a Primera Vista, con Yecid Benavides Jr. y Johanan Benavides

Los hermanos Benavides interpretan a dos nerds que intentan ganar una apuesta l Foto: Difusión

Divertida, bien actuada y con una excelente factura técnica, Engaño a Primera Vista es una película que, con una historia sencilla pero efectiva en lo que se propone, entretiene de principio a fin y rompe con los paradigmas del cine boliviano.

Read more

Share

Juana Azurduy gana premio de mejor film y dirección en Ecuador

Juana Azurduy, de Jorge Sanjinés

Piti Campos es la protagonista de la premiada cinta de Jorge Sanjinés l Foto: Difusión

La más reciente producción de Jorge Sanjinés se quedó con los premios a la mejor película y mejor dirección en el Festival Internacional de Cine de Guayaquil, concluido el pasado fin de semana en Ecuador.

Read more

Share

Humor, acción y drama en la nueva película de Elías Serrano

La Mujer de tu Prójimo

Luis Andrés Zankis es uno de los protagonistas de la nueva cinta boliviana l Foto: Difusión

.

La Mujer de tu Prójimo, la más nueva película del director Elías Serrano, ya se encuentra en etapa de posproducción, luego de su rodaje en localidades como Cotoca y Porongo, concluido a mediados del mes pasado. Ambientada en los años 50, la historia promete escenas de drama, acción y, claro, mucho humor, como suele ocurrir en los trabajos del cineasta cruceño.

Este es el cuarto largometraje dirigido por Serrano y realizado por su productora, La Divina Comedia —los anteriores fueron Provocación, El Pecado de la Carne y La Viudita—. La trama del film tiene inicio cuando Darío se lleva a la novia de Cornelio justo en el día de su boda. La venganza se hará esperar hasta tres décadas más tarde, pero cuando ocurra llevará a una guerra declarada entre ambas familias.

Protagonizada por artistas conocidos de la pantalla nacional, como Nelson Serrano (hijo de Elías y actor en todos sus largometrajes), Hernán Hurtado (de La Viudita y producciones de Safipro) y Fátima Cuéllar (de la serie “Las Tres Perfectas Solteras”), la película presenta además a nuevos rostros de la escena local. Este es el caso de Luis Andrés Zankis, Gabriela Cuevas y Diana Tórrez, que interpretan algunos de los roles más importantes de la cinta, rodada también en Peji, La Guardia, Pailón y Santa Cruz de la Sierra.

A la espera de la nueva película de Serrano —la cual tiene estreno previsto para octubre de este año—, ALDEA CULTURAL charló con uno de sus protagonistas, Luis Andrés Zankis. En una breve entrevista, el actor comentó sus impresiones sobre la cinta, habló de su personaje y contó algunos detalles de la más reciente producción cruceña.

Luis Andrés ZankisLuis Andrés Zankis l Actor
“La gran energía que logramos crear
se verá reflejada en la pantalla”

ALDEA CULTURAL (AC). Cuéntanos un poco sobre tu personaje y el rol que juega en la historia.

LUIS ANDRÉS ZANKIS (LAZ). Mi personaje se llama Gustavo Montero, es un joven muy tímido, temeroso, pero de buenos sentimientos, noble. Durante la historia Gustavo tiene algunos golpes en el corazón. Le arrebatan la única persona en la que él confía. Pasa por pruebas muy duras, tanto físicas como sentimentales, que lo impulsan a superar muchos de sus temores, lo ayudan a crecer como persona. Además, es un joven muy inteligente, es educado y ha sido mandado por sus padres a estudiar al extranjero. Es muy preparado intelectualmente. En el amor le va muy bien, pese a las trabas del principio. Es uno de los personajes que tiene romances muy fuertes. Hay un romance incestuoso, pasa algo con su hermana menor. Pero no digo más para que vayan a ver la película (risas).

AC. ¿Cuáles crees que son los principales atractivos de la película para enganchar al espectador?

Luis Andrés Zankis y Gabriela Cuevas

Zankis, junto a la actriz Gabriela Cuevas

LAZ. Para mí algo muy importante es que es una historia distinta, el guion es muy bueno. Es una historia que no es común, que va a sorprender a muchos y va a romper con muchas barreras en el cine boliviano. Además es un formato que tiene acción, comedia, drama y que va a jugar con el estado de ánimo de quien vaya a ver la película, va a hacer que el espectador ría, llore, se ponga triste, es un sube y baja de emociones. Cuenta también con la participación de hermosas mujeres, como Fátima Cuéllar, Gabriela Cuevas y Diana Torres. Y una cosa fundamental es el esfuerzo humano que cada uno aportó para sacar adelante esta producción, los técnicos, gente de vestuario, maquillaje, cáterin. Sin el trabajo de cada uno de ellos, no se hubiese logrado crear esta gran producción y un ambiente muy ameno en las grabaciones, que ha dejado una gran amistad entre todos.

AC. ¿Qué nos puedes decir sobre tu experiencia de haber trabajado bajo la dirección de Elías Serrano y al lado de los actores con los que compartes pantalla?

LAZ. Trabajar con Elías Serrano es un lujo. Para empezar, como persona es alguien muy educado, desde el primer momento en el que yo llegué a La Divina Comedia, me atendió de manera muy cortés. Es una persona muy humilde; pese a su gran trayectoria, no deja de sorprender con su sencillez. Y en el tema profesional es un capo, lo admiro mucho porque no es mezquino con lo que sabe, él enseña y ayuda a todos con su experiencia. Tiene mucha paciencia, y trata siempre de sacar lo mejor de cada uno. En todo el rodaje, aprendí mucho, tanto en el lado humano, como en el lado profesional; y con mis compañeros, fue un ambiente genial. Creé una gran amistad con todo el equipo, en especial con Fátima Cuéllar, Gabriela Cuevas, Hernán Hurtado, Maritza Ochoa e Iver Villarroel. En general, de cada uno de mis compañeros aprendí algo. Esa gran energía que logramos crear se verá reflejada en la pantalla.

Share

De Sucre a São Paulo: la historia de dos hermanos cineastas

Monique Lafond y José Rady

José Rady dirigió a Monique Lafond en la comedia Mujer Probeta l Foto: Cinemateca Brasilera

.

Corrían los años 70, en plena época de dictadura, cuando los hermanos bolivianos José Rady y Hugo Alberto Cuéllar Urizar decidieron hacer una película en su país natal, en una época en que la cinematografía nacional era casi inexistente, más allá de los films de Jorge Ruiz y Jorge Sanjinés. Basado en una novela del escritor Carlos Medinaceli, La Chaskañawi (1976) fue un gran éxito de público, lo que pavimentó el camino para un segundo largometraje: El Celibato (1981), inspirado en la leyenda potosina de Manchay Puytu, que narra el trágico amor entre un padre y una joven indígena.

Ya instalados en Brasil, donde pasarían a vivir en definitivo, los hermanos sucrenses arribaron a la célebre Boca do Lixo, región del centro de São Paulo donde se realizaron centenares de películas populares en los años 70 y 80. Fue allí que José Rady —que falleció en 2010— dirigió Mujer Probeta (Mulher de Proveta, 1984), una comedia picante que contó con nombres como Monique Lafond y Maristela Moreno en su elenco. El largometraje fue producido por Hugo, que se encargó también de la asistencia de dirección y fotografía.

Si en La Chaskañawi y El Celibato los hermanos Cuéllar Urizar hicieron una dirección a cuatro manos, llevando a la pantalla dos clásicos de la literatura boliviana, en Mujer Probeta optaron por realizar una comedia repleta de bellas actrices. También en Brasil eran tiempos de dictadura y las películas apuntaban al humor y la sensualidad, como una suerte de válvula de escape a la situación política del país. Aun así, el toque boliviano estuvo presente, con una imagen de la Puerta del Sol al inicio, como un sello distintivo de la productora.

Al frente de Sudameris, la empresa productora de la cual es director y que está situada en Osasco, en la región metropolitana de la capital paulista, Hugo sigue trabajando hasta hoy en el área audiovisual, aunque también es periodista y escritor. En esta entrevista exclusiva, el realizador recuerda las experiencias vividas haciendo cine en Bolivia, la cinta que rodó en la Boca paulistana y también los incontables documentales que lo llevaron a viajar por el mundo, visitando países tan lejanos como Nepal, India y Egipto.

Hugo Cuéllar UrizarHugo Cuéllar Urizar l Cineasta  
“Los paisajes de Bolivia son simplemente espectaculares y encantadores”

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Cómo usted y su hermano se interesaron por el cine y cuáles eran las condiciones para realizarlo en Bolivia?  

HUGO CUÉLLAR URIZAR (HCU). Era un antiguo sueño muy acariciado. Como ya hacíamos fotografía y realizamos un curso de filmación en 16mm, acumulamos  know how y equipos para un emprendimiento mayor. La literatura y los paisajes de Bolivia, entre otros motivos, son simplemente espectaculares, encantadores. Entonces para hacer una película de ficción en 35 mm fue un salto y un gran desafío, y tuvimos que guionizar la novela de Carlos Medinaceli, uno de los más grandes escritores bolivianos de todos los tiempos. Después empezamos a realizar películas pequeñas y hoy estamos habilitados para películas más grandes y que exigen tecnología de punta.

AC. Su primera película, La Chaskañawi, fue basada en un clásico de la literatura boliviana. ¿Cómo fue esa primera experiencia cinematográfica? 

La ChaskañawiHCU. Realizar La Chaskañawi fue una gran experiencia y, como dije, nos envaneció reproducir una famosa obra de Medinaceli ambientada en la Bolivia de fin de siglo XIX. En ese afán tuvimos que involucrarnos con las costumbres de esa época e intentar reproducir todo de la forma más fiel posible, especialmente en los contextos social y político de ese tiempo. Por  suerte contamos en ese entonces con un competente  equipo boliviano de realizadores y asesores. En resumen, fue una experiencia muy valiosa, y hoy ciertamente no tendríamos los mismos problemas que tuvimos que superar en esa época, pues todo era muy diferente y menos desarrollado, principalmente en el área tecnológica.

AC. Cinco años después, ustedes estrenaron El Celibato, inspirado en una conocida leyenda potosina y rodado en los Andes. ¿Cuán complicado fue realizar las filmaciones? 

HCU. El Celibato fue otro largometraje que producimos en Bolivia. Fue una feliz adaptación para el cine, y mi hermano, maestro en eso, transformó un famoso cuento en una adaptación libre y elaboró el guion, adaptándolo para las condiciones de [la ciudad de] Sorata, que queda más allá del altiplano boliviano, en las faldas del famoso nevado Illampu. Pero a pesar del estreno de una cámara top Arriflex de 35mm (fabricada en Múnich, en Alemania), con equipo de sonido suizo (Nagra), lentes Schneider y negativos Kodak norteamericanos, tuvimos problemas de compatibilizar todo, además del ciclaje local para el uso de reflectores. Todo, incluso en Brasil, es importado, lo que exigió repetidos viajes nuestros a Europa y Estados Unidos. El CelibatoOtro gran problema fue soportar el intenso frío. Nuestro equipo era casi todo formado por brasileños, por lo tanto acostumbrados al calor de los trópicos, y la actriz principal, Marí Martos, después de ese trabajo se trasladó a Italia, haciendo hoy películas para Cinecittà. Sin duda esta fue una bella experiencia en todos los sentidos, que van desde la producción, equipo técnico, elenco y ambientación hasta el acabado. Como siempre, las películas fueron montadas en Brasil, donde hay excelentes laboratorios, modernos y capacitados.

AC. ¿Cuándo y por qué ustedes se fueron a vivir en Brasil?

HCU. Primero vino mi hermano a estudiar Medicina, en seguida yo, para estudiar Geología, y después vino mi hermana, que es médica también, y luego toda mi familia. Estamos radicados en Brasil, y nuestra familia vive en gran parte en Bolivia, otra parte en Estados Unidos y otra también en Francia, al sur de París. Como es de imaginarse, hemos formado familia aquí y nos quedamos en definitivo, lo que no quiere decir que no vamos siempre a Bolivia. Cabe destacar que después me formé como periodista en São Paulo, donde permanezco hasta hoy, y que anteriormente estudié Cine en Burbank (California).

Mujer ProbetaAC. En São Paulo, usted produjo otro largometraje, Mujer Probeta, dirigido por su hermano. ¿Cómo ustedes llegaron a la Boca y cómo fue la experiencia en ese mítico polo del cine brasileño?

HCU. Mujer Probeta fue una comedia. En esa época había mucho control de las películas y periódicos en el aspecto político, principalmente. Vivíamos un periodo de excepción y, obviamente, no podríamos producir otro tipo de película. Pero, para no quedar parados, atendiendo a un pedido de los profesionales de la Boca, como Ozualdo Candeias [maestro del cine independiente brasileño], invertimos en ese proyecto.

AC. Para esa cinta, ustedes convocaron algunas de las musas de la Boca, como Noelle Pine y Maristela Moreno, además de Monique Lafond, en ese entonces ya una estrella del cine y la televisión. ¿Cómo fue la elección del elenco y su trabajo con ellas? 

HCU. Como mencioné antes, vivíamos un periodo de espera, un camino cada vez más estrecho, y así formamos un gran elenco en el que se destacaban Noelle Pine, Maristela Moreno y Monique Lafond, además de la conocidísima Wilza Carla. Fue un trabajo muy profesional. Adquirimos mucha experiencia.

AC. Posteriormente, su productora se especializó en videos y documentales, algunos de ellos realizados en otros países. ¿Recuerda alguno de manera especial?

HCU. Realizamos casi 60 películas, algunas de ellas temáticas. Rodamos películas en Portugal, Israel y Egipto (en las Grandes Pirámides y en la Gran Esfinge de Guiza). Filmamos en Argentina y en Italia, para la RAI, sobre la inmigración italiana en Sudamérica. En África hicimos una serie en Angola y en Sudáfrica; en Brasil trabajamos casi diariamente en la Amazonia. Así también fue en Armenia, China, Japón, India y Nepal, entre otros. Todos son especiales, por la cultura y las costumbres. En India y en Nepal, filmamos, grabamos y  fotografiamos los extremos del planeta, como el Everest, la cremación de personas al aire libre, donde el color del luto es blanco, el Taj Mahal y su historia, en fin, todos son muy buenos, en todos ellos hay siempre cosas nuevas y sorprendentes que la vida nos reserva.

Share

Las Bellas Durmientes cierra con éxito un 2012 opaco para el cine boliviano

La película presenta una misteriosa serie de asesinatos de lindas modelos  l Foto: Facebook

.

La más reciente película del director paceño Marcos Loayza ya es, a tan solo tres semanas de su estreno, la cinta más taquillera y exitosa del cine boliviano en 2012, tanto en lo referente a público como en los comentarios de la crítica. Las Bellas Durmientes cierra un año de pocos logros para la producción local, con una historia ambientada en Santa Cruz de la Sierra y que presenta a Luigi Antezana, Paola Salinas, Fred Núñez y Gisely Ayub en algunos de los roles principales.

Catalogada como una suerte de thriller por su mismo director, Las Bellas Durmientes es una comedia en la cual el Cabo Quispe —o Quijpe, como buen camba— busca resolver el misterio que está por detrás del asesinato de lindas modelos, lo que lo involucra en una peligrosa trama. El mundo de la belleza y la fortuna es exhibido en la cinta, que por tal motivo fue rodada en la capital oriental. “Santa Cruz permite mucho más aquello, es donde está presente el glamour, la riqueza”, aseguró Loayza, en entrevista concedida a ALDEA CULTURAL en abril de 2012.

Entre los comentarios que se realizaron tanto en medios de prensa escrita como en las redes sociales, se puede observar que la mayoría ha aprobado la nueva realización de Loayza y que es unánime la opinión de que es la mejor película boliviana de 2012. Para los espectadores de Sucre, resta esperar que el Cine SAS —única sala de la ciudad y proclive a vetar cintas que no sean de Hollywood— se digne en exhibirla; a su vez, el Cine Center de Cochabamba y Santa Cruz la retira hoy de cartelera, fiel a su política despreciativa con relación al cine nacional. Los paceños, sin embargo, todavía podrán verla en diferentes salas.

Aquí están algunos de los comentarios acerca de Las Bellas Durmientes:

“Un retrato sensible e inteligente, sin prejuicios y con guiños exquisitos. Las Bellas Durmientes es, sin duda, la mejor realización del año.” (Boris Miranda, periodista de Página Siete) 

“La propuesta de Loayza es más profunda de lo que parece; tras la frivolidad de la belleza cruceña y de una simplona historia policial no resuelta, está la intención de explicar algunas lógicas del funcionamiento de la sociedad boliviana.” (Hugo José Suárez, sociólogo y escritor) 

“A destacar el parejo desempeño de los actores, junto a la usual solvencia narrativa de Loayza. La cámara no es aquí un mero aparato de registro. Es, por el modo de colocarla y moverla, el generador de un plus de sentido cargado exitosamente a cuenta exclusiva de la imagen. Vale decir, cine-cine, desentendido de las moralejas baratas, aferrado con uñas y dientes a una premisa: es cosa de contar algo y contarlo bien.” (Pedro Susz, crítico cinematográfico)  

“Con escenas magistrales (…), Loayza nos lleva al meollo del asunto, y es que la base de la corrupción y la injusticia es en cierto sentido el abuso del poder, estremecedoramente actual esta constatación” (Agustín Echalar Ascarrunz, columnista de Página Siete)  

“Lo mejor: buena calidad técnica, en la premiere se proyectó desde DCP, cosa que se agradece infinitamente. Y ya en su copia de BluRay se veía muy decente también. Lo peor: que le termina faltando algo… y cuando recién comienza a despegar en la parte de más contenido o de enganche con los personajes, ¡zas! ¡se acaba!” (Mónica Heinrich, crítica cinematográfica)  

“La historia funciona: no hay cabos sueltos en el guión, las conversaciones no son meros diálogos y los personajes son sólidos. (…) En el cine de Loayza lo que cuentan son las historias y esta es válida, pero algo en ella no crece, no cautiva. Las ambiciones son claras, pero finalmente terminan siendo chicas. El resultado es bueno pero insípido. Este es el mejor largometraje boliviano de 2012, pero está lejos del mejor cine de Loayza.” (Mary Carmen Molina, coordinadora de Cinemas Cine)

“El tiempo dirá si es la mejor película en la obra del cineasta paceño, pero sí podemos afirmar, sin temor a yerros ni haber visto todas las estrenadas, que es la mejor película nacional de 2012. Eso por si solo ya la convierte en una cinta encomiable. Gracias por volvernos a hacer querer nuestro cine.” (Franchesco Díaz Mariscal, crítico cinematográfico) 

Share

Dos muestras presentan lo mejor del cine boliviano en Sucre

Escríbeme Postales a Copacabana es parte del festival de cine boliviano l Foto: Difusión

.

Dos muestras llevadas a cabo en mayo en la ciudad de Sucre presentan más de una decena de producciones realizadas en Bolivia, ambas con entrada gratuita. Por un lado, la Cineteca de Derechos Humanos exhibe todos los jueves el ciclo Historia y Revolución, compuesto por cinco películas nacionales y otras dos extranjeras. Por otro, el Festival Mayo de Cine Boliviano, que arranca este lunes, mostrará siete largometrajes recientes, con la presencia de la mayoría de sus directores.

El ciclo Historia y Revolución, que tuvo inicio el último jueves, con la cinta El Coraje del Pueblo, de Jorge Sanjinés, proseguirá el 10 con la exhibición de Los Fantasmas de Juana Azurduy y La Marcha Por La Vida, y concluirá con el documental ¿Por qué Quebró Mc Donald’s?. Organizada por el Centro de Gestión Cultural Pukañawi, la muestra es realizada siempre a partir de las 19:00 en el ex Cine Cooperativa.

A su vez, la primera edición del Festival Mayo de Cine Boliviano, llevada a cabo por iniciativa de la productora Alucine, incluye la proyección de películas como El Cementerio de los Elefantes, El Ascensor, Vidas Lejanas y También La Lluvia. Las funciones, que se realizarán hasta el domingo y tendrán inicio diariamente a las 19:00 en diferentes salas, tendrán un debate al final con los directores de cada filme, o en algunos casos con un productor o actor de la cinta exhibida.

Ciclo Historia y Revolución

Jueves 10 l 19:00
Los Fantasmas de Juana Azurduy l De Danielle Caillet l Bolivia, 1994 l 19 min.
La Marcha Por La Vida l De Alfredo Ovando l Bolivia, 1986 l 24 min.

Jueves 17 l 19:00
Tupac Amaru l De Federico García l Perú, 1983 l 95 min.

Jueves 24 l 19:00
25 de Mayo de 1809 l De Humberto Mancilla l Bolivia, 2006 l 10 min.
Manuela Sáenz, La Libertadora del Libertador l De Diego Rísquez l Venezuela, 2000 l 100 min.

Jueves 31 l 19:00
¿Por qué Quebró McDonald’s? l De Fernando Martínez l Bolivia, 2011 l 78 min.

Festival Mayo de Cine Boliviano

Lunes 7 l Teatro Gran Mariscal l 18:30
El Cementerio de los Elefantes l De Tonchi Antezana

Martes 8 l Teatro 3 de Febrero l 18:30
El Ascensor l De Tomás Bascopé

Miércoles 9 l Paraninfo Universitario l 18:30
Vidas Lejanas l De Okie Cárdenas

Jueves 10 l Paraninfo Universitario l 18:30
Los Gringos No Comen Llajua l De Adán Sarabia

Viernes 11 l Teatro Gran Mariscal l 18:30
Los Restos del Último Amanecer l De Gustavo Castellanos

Sábado 12 l Teatro Gran Mariscal l 18:30
Escríbeme Postales a Copacabana l Coproducción boliviana (Paolo Agazzi)

Domingo 13 Teatro Gran Mariscal l 18:30
También La Lluvia l Coproducción boliviana (Gerardo Guerra)

Share

Claudia Coronel, una carrera en ascenso en el cine boliviano

La actriz paceña participó en diversas películas y obras teatrales l Foto: Archivo.

Claudia Coronel es uno de los rostros femeninos de mayor proyección en el cine boliviano actual. Con cuatro largometrajes en su currículum, la actriz conversó con ALDEA CULTURAL para hablar sobre su carrera y contar secretos detrás de cámaras.

Read more

Share