Un elenco de lujo lleva un gran clásico japonés a las tablas

La Escopeta de Caza en Bolivia

Tres actrices interpretan a las mujeres de la vida de un solitario escritor l Foto: Paola Ríos

La Escopeta de Caza, inquietante novela del célebre escritor nipón Yasushi Inoue, llega al escenario del CCP en esta adaptación teatral de Percy Jiménez. La obra estará en cartelera del 1 al 3 de marzo en el CCP, en Santa Cruz de la Sierra.

Soledad Ardaya, Glenda Rodríguez, Mariana Sueldo y Percy Jiménez integran el elenco que dará vida a los personajes de un verdadero clásico de la literatura japonesa. “La Escopeta de Caza” (1949), de Yasushi Inoue, ha sido adaptada para una inédita versión boliviana, en una puesta llena de atractivos para el público cruceño, que será el primero en poder ver uno de los grandes estrenos de la temporada.

Inquietante y dotada del suspenso y aire trágico de las grandes historias de la mejor tradición japonesa, La Escopeta de Caza presentará un relato sorprendente en medio de una atmosfera de pasiones y tensión palpables. Sobre el escenario, un grupo de experimentados actores —que incluye a Ardaya en su primer montaje realizado en Santa Cruz— interpretará a los personajes que catapultaron a Inoue como uno de los más prestigiosos autores japoneses del siglo XX.

La trama presenta a un escritor que conoce a un cazador de aura fría que vive en medio de una hostil y misteriosa soledad. Tiempo después, este le envía tres cartas de tres mujeres: su sobrina Shoko, su esposa Midori y su amante Saiko. La primera, la naif de la juventud; la segunda, la compañera inteligente y realista, pero amargada e infeliz; y la última, que no puede sobrevivir la tragedia. Cada una cuenta la misma historia desde su perspectiva. Ninguna sabe todo, pero todas están enredadas en una historia de amor y pasión, en un drama de la esperanza y desesperación.

Fue Percy Jiménez quien asumió la tarea de dramaturgizar la novela, considerada la más importante de Inoue. Luego, junto al alemán Tilman Raabke, que firma la dirección y con quien trabaja en colaboración una vez más, el fundador de la compañía Textos Que Migran eligió al elenco, conformado por grandes nombres provenientes de distintos lugares. “Este proyecto específico nació con el desafío de mezclar y confrontar tradiciones y culturas”, puntualiza.

La Escopeta de Caza se presentará del jueves 1 al sábado 3 de marzo en el Centro de la Cultura Plurinacional (CCP), siempre a las 20:00. El costo de las entradas es de Bs 70 (2×1 para estudiantes). Para mayores informes y reservas, llama al 731-47970 o al 765-10878 o ingresa a la página del evento en Facebook.

El elenco y el director

Soledad Ardaya, en La Escopeta de CazaSoledad Ardaya

Con 20 años de carrera en las tablas, la consagrada actriz cochabambina ha sido integrante del famoso Teatro de los Andes, compañía en la cual hizo parte de puestas históricas de las tablas nacionales, como Frágil y La Iliada, bajo la dirección de César Brie. También incursionó en el cine, en películas de Paolo Agazzi y Omar Villarroel, entre otros. Una de sus actuaciones más elogiadas ha sido en la cinta Di Buen Día a Papá, de Fernando Aguilar y Verónica Córdova.

Glenda Rodríguez en La Escopeta de CazaGlenda Rodríguez

También cochabambina y con dos décadas de trabajo en el teatro, la actriz empezó su carrera en el Kiknteatr, de Diego Aramburo, participando de obras como Ese Cuento del Amor y Feroz. Luego se trasladó a Santa Cruz, donde vive hoy, para formarse en la Escuela Nacional de Teatro. En el cine, trabajó con directores como Rodrigo Bellott y Juan Carlos Valdivia. Cofundadora de la compañía Chakana Teatro, fue asistente de dirección de la elogiada Tu Me Manques.

Mariana Sueldo, en La Escopeta de CazaMariana Sueldo

La única cruceña del elenco es también la más joven del grupo. Con 29 años recién cumplidos, la actriz viene de protagonizar el cortometraje Ella, ganador de la más reciente edición del 48 Hour Film Project. Formada en la Escuela Nacional de Teatro e integrante de Vértigo Teatro, participó de montajes como El Naufragio de Ñuflo de Chávez, ¿Por Venir? y Comedia Sin Título. Además de su labor en las tablas, es también instructora de acrobacia en telas.

Percy Jiménez, en La Escopeta de CazaPercy Jiménez

Considerado uno de los más importantes dramaturgos y directores bolivianos de la actualidad, es también actor de una gran cantidad de obras. Con su compañía Textos Que Migran, ha demostrado un gran interés por la historia, como ha quedado evidente en puestas como Tamayo, ganadora del Premio Nacional de Teatro Peter Travesí 2015, como mejor obra y dramaturgia. También fue reconocido como mejor director en el Premio Plurinacional Eduardo Abaroa 2012.

Tilman Raabke, en La Escopeta de CazaTilman Raabke

Con 60 años recién cumplidos y una carrera que incluye un sinfín de obras como director y dramaturgo, este alemán de Braunschweig y formado en Filosofía realiza una nueva colaboración con Percy Jiménez y la compañía Textos Que Migran. Dueño de un estilo que apuesta por el realismo, el experimentado dramaturgo germánico ha estado a cargo de la adaptación al teatro de obras de autores como William Shakespeare, Bertolt Brecht, Henrik Ibsen y Elfriede Jelinek.

Presentaciones

Funciones: 1, 2 y 3 de marzo de 2018
Entradas: Bs 70 (estudiantes 2×1)
Lugar: Centro de la Cultura Plurinacional
Dirección: Calle René Moreno, 369
Sala: Guaraní
Hora: 20:00
Informes y Reservas: 731-47970 / 765-10878

Ficha Técnica

Dirección: Tilman Raabke
Dramaturgia: Percy Jiménez
Elenco: Soledad Ardaya (Saiko), Glenda Rodríguez (Midori), Mariana Sueldo (Shoko), Percy Jiménez (Escritor)

Asistencia de Dirección: Pedro Simoni
Iluminación: Ariel Muñoz
Diseño Gráfico: Paola Rios (CCP)
Producción Ejecutiva: Percy Jiménez
Dirección de Producción: Valeria Sandi
Asistencia de Producción: Gabriela Unzueta

Una coproducción de: Centro de la Cultura Plurinacional Santa Cruz, Centro Simón I. Patiño y Textos Que Migran
Con el apoyo de: Goethe Institut (La Paz), Imprenta Sirena, Fundación Smart Life, PSAT, CRE, Café Lorca y Casa Melchor Pinto

Percy Jiménez adaptó la obra l Foto: Rodrigo Urzagasti

Percy Jiménez: “La mujer es uno de los símbolos más claros de la tragedia”

.

ALDEA CULTURAL (AC). ¿Por qué decidiste adaptar esta novela japonesa al teatro? ¿Habrá alguna referencia a Bolivia en el texto o se eligió no hacerlo?

PERCY JIMÉNEZ (PJ). Yasushi Inoue es uno de los escritores más reconocidos de la literatura japonesa de la generación de posguerra. Y, si bien no ganó nunca el Nobel, siempre estuvo llamado a hacerlo. Con estos antecedentes Inoue reúne todas las características para ser un tentador autor a la vista de directores como nosotros —me refiero a Tilman Raabke y a mí—, siempre en búsqueda de nuevos materiales que nos permitan expresar, desde puntos de vista particulares, temas que nos interesan. Sumado a esto, la novela tiene características que casi nos permiten trasladarla al teatro sin necesidad de hacer grandes cambios, porque es epistolar, es decir, se trata de tres cartas escritas por tres mujeres a un mismo hombre. Este hecho la dota de una teatralidad muy especial que nos cautivó desde un primer momento. Por otra parte, la colaboración que venimos desarrollando con Tilman Raabke desde hace casi siete años se ha centrado en la ‘tragedia de mujeres’; con ello, no quiero decir que estemos en búsqueda de un teatro de género, sino que reconocemos en la mujer uno de los símbolos más claros de la tragedia, históricamente hablando, o podríamos decir de la injusticia histórica de este mundo. En cuanto a la segunda parte de la pregunta, en ninguna de las anteriores obras en colaboración con Tilman —Pieza de Corazón, de Heiner Müller, y Emilia Galotti, de Gotthold Ephraim Lessing— hemos intentado hacer referencias directas a Bolivia. Uno porque son piezas escritas por autores no bolivianos. Dos, porque creemos en la universalidad del arte, prueba de ello es la colaboración misma. Y, tres, porque nos negamos a ser didácticos, quiero decir, la pregunta es: si una mujer, por ejemplo, sufre la sospecha de haber sido violada y por ello es empujada a quitarse la vida (Emilia Galotti), ¿cambiaría algo que sea boliviana o alemana o china? Pensamos que el sentido trágico se da por igual para todos. Por otra parte, dejando de lado la colaboración con Tilman, en mi trabajo particular nunca ha sido un problema referirme específicamente a Bolivia o no hacerlo. Porque el parteaguas no ha sido nunca la mayor o menor comunicación con el público ‘boliviano’, considero que el espectador es mucho más perspicaz de lo que imaginamos y siempre está un paso adelante; y si no es así, es porque en él están funcionando determinados prejuicios que no le permiten ver con profundidad. En verdad, el parteaguas está en otra parte y en mí ha funcionado referido a la necesidad de hablar de la historia de Bolivia. En esas circunstancias, he tomado mi computadora y he escrito la obra de teatro Los B y Tamayo (las conocidas, por ejemplo), o, referidas a temas particulares de mi vida (Un Día Después de Navidad, Pintura Rupestre).

Mariana Sueldo, en La Escopeta de Caza

Mariana Sueldo es Shoko l Foto: Rodrigo Urzagasti

AC. ¿Cómo fue la elección del elenco?

PJ. Con Tilman Raabke coincidimos que la elección de actores y actrices para una obra necesita de conocimiento más profundo que va más allá de sus capacidades para interpretar uno u otro papel. Esto debido a las características específicas de la producción de teatro, principalmente a la necesidad de una convivencia intensa durante el periodo de preparación de la obra. De esta manera utilizamos tres estrategias; la primera, muy simplemente se refería a encontrarnos, en este caso con actrices, para charlar y tomar un café o tal vez solo hablar, con la intención de encontrar huellas en su persona y en su carácter que nos llevaran hacia lo que requeríamos de esa actriz. La segunda estrategia provino de un taller que produjimos en noviembre del año pasado, sobre el realismo en el teatro y que dictó Tilman Raabke en el Centro Simón I. Patiño, acá en Santa Cruz. De allí salieron dos de las actrices, Glenda Rodríguez y Mariana Sueldo. Y finalmente, la tercera que podríamos describir muy simplemente con acudir a actrices que ya conocíamos en conjunto, fue la que nos aportó la última actriz, Soledad Ardaya, con quien comparto una larga amistad y a quien Tilman conoció en la puesta en escena el 2013, de Emilia Galotti.

AC. ¿En qué medida enriquece el trabajo el hecho de contar con un reconocido director alemán, que tiene bajo su orientación a un grupo de actores provenientes de lugares distintos?

PJ. Textos Que Migran, la productora de teatro que he venido desarrollando desde su fundación (oficial) en 2010, se ha caracterizado por este tipo de ‘migraciones’. He trabajado con artistas franceses, suizos, alemanes y argentinos, pero además con gente que no provenía del teatro, músicos, bailarines, cineastas… Es decir, la base fundamental de mi trabajo se alimenta de estas cuestiones. En el caso específico de Tilman Raabke, creo que tenemos muchos lugares en común cuando pensamos el teatro; a pesar de su ‘alemanidad’ y de mi ‘bolivianidad’, coincidimos en varias cosas, pero la principal es que ambos trabajamos desde el realismo. Obviamente cada uno tiene un (no me gusta la palabra pero no encuentro otra) estilo, pero desde el vamos, ya hay algo que nos acerca. Por otra parte, este proyecto específico nació con el desafío de mezclar y confrontar tradiciones y culturas, de allí que en el proyecto tenemos un alemán, cinco cambas, dos cochalitas y un chucuta. Pero hay otro aspecto importante, si bien como planteas en la pregunta, contamos con un reconocido director, hay que hacer notar que cada uno de los que componen el equipo, desde el asistente, la producción, la técnica y los demás están ahí por algo: un gran compromiso por el trabajo y cualidades brillantes en las actividades que desempeñan. No quiero pecar de soberbia, pero Textos Que Migran siempre ha buscado la excelencia, aun cuando esta haya significado el fracaso.

Share
Autor: Sergio Marcio Palacios (345 Posts)

Editor de Aldea Cultural. Periodista, gestor cultural y productor de los espectáculos "La santa cruz de Sade", "Fresa y Chocolate", "Pornografía", "Ceremonia Sade" y "El Color de las Despedidas". Brasileño de nacimiento y creación, viviendo desde hace 20 años en Bolivia.


Posts relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *